Una reforma que aún no empieza

Publicado Por

nperez@alcaldesdemexico.com @npvences

MéxicoLa Ley para la Reforma del Estado, aprobada por el Congreso de la Unión en 2007 y que parecía anunciar una voluntad política transformadora, debía establecer los mecanismos para el análisis, la negociación y la construcción de acuerdos para concretar necesarios e importantes cambios legales e institucionales para el país. Incluso se formó la Comisión Ejecutiva de Negociación y Construcción de Acuerdos del Congreso de la Unión, órgano rector del proceso legislativo encargado de llevar a buen puerto los trabajos de reforma.

Sin embargo, los resultados alcanzados a la fecha no son muy positivos ni productivos. Pareciera que todo ha quedado en buenos deseos. Las discusiones no resultaron en los pretendidos acuerdos para impulsar los cambios; las consultas públicas fueron, en su gran mayoría, ignoradas por las cúpulas partidistas, que no mostraron suficiente capacidad ni voluntad política para enfrentar la magnitud del reto, y la búsqueda de consensos interesó y ocupó apenas a unos cuantos. Así las cosas, todo parece indicar que, nuevamente, se está perdiendo una oportunidad histórica para rediseñar nuestro entramado institucional y consolidar nuestra joven democracia.

Por lo anterior, resulta necesario que la sociedad retome e impulse el debate acerca de importantes temas, como el federalismo, el régimen de Estado y de gobierno, las reformas electoral y del Poder Judicial, las garantías sociales y la democracia, todos ellos contemplados en la ley. Se debe exigir, en beneficio de la consolidación de nuestra incipiente democracia, al Poder Legislativo, los grupos parlamentarios y los partidos políticos pronunciarse en torno a estos asuntos torales.

<divid=”alcaldes suscriptores”>

Pero ahora se requiere ya no sólo del análisis y entendimiento de los problemas estructurales del país, sino también una revisión objetiva del funcionamiento y resultados alcanzados de las instancias encargadas de la instrumentación del cambio. Esta doble reflexión es la que nos permitirá adelantar en los propósitos reformistas nacionales.

La reforma del Estado es el tema central de la segunda entrega de Alcaldes de México. Nos dimos a la tarea de reunir testimonios de primera mano acerca de las ideas y pendientes en la materia con particular atención en el ámbito municipalista por tratarse de nuestra principal inquietud y ámbito de análisis. No se trata de revivir un debate estéril, sino de aportar ideas para aprovechar las grandes posibilidades que la transformación institucional abre para el país.

Con respecto a nuestras secciones acostumbradas, en este número abordamos la problemática actual de tres importantes municipios del país: Culiacán, Salamanca y Tuxtla Gutiérrez. Publicamos interesantes entrevistas con sus alcaldes a la vez que reconocidos especialistas en las dinámicas locales de estos ayuntamientos ofrecen los resultados de sus investigaciones especializadas.

El número se complementa con interesantes contribuciones que buscan coadyuvar a un mejor ejercicio de gobierno y al conocimiento de importantes programas dirigidos a los municipios.

Por el momento, sólo me resta agradecer los comentarios y felicitaciones que Alcaldes de México ha recibido en las últimas semanas con motivo de su nacimiento en el mundo editorial. Por ello es que refrendamos con nuestros lectores y amigos el compromiso de seguir promoviendo la discusión racional, crítica y objetiva de ideas y propuestas, para estar a la altura de todas sus expectativas.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: