Independencia La corrupción, cosa de virreyes

Publicado Por

Monedas¿A quién le dan pan que llore? Eso debió pensar el virrey José de Iturrigaray y Aróstegui, quien no perdió la oportunidad de aprovechar, para su propio beneficio, la época de bonanza por la que atravesaba la Nueva España en los años 1803-1808, cuando fue su periodo de gobierno, poco antes de que estallara la Guerra de Independencia. Iturrigaray llegó al poder por influencia del rey Carlos IV de España.

Olvídese de la rendición de cuentas, la transparencia en el ejercicio de las arcas virreinales era algo que nada preocupaba a Iturrigaray. La falta de fiscalización en la principal colonia de la Corona Española dejó al virrey con las manos libres para administrar los recursos, que bajo las reformas borbónicas sumaban ingresos anuales de hasta 20 millones de pesos en la Nueva España.

Debido a este comportamiento, por supuesto que el virrey no contaba con la aceptación de los españoles y criollos del territorio, así que los líos de corrupción se convirtieron en una razón más para derrocar al gobierno español. Las noticias de que España había sido invadida por los franceses, de la abdicación a favor de José Bonaparte, y de que habían prosperado las denuncias por cargos de corrupción sobre Iturrigaray, fortalecieron la causa insurgente.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: