Casas de cuidado, un segundo hogar

Publicado Por

EducadoraAquí en Chihuahua se empezaron a abrir casas donde se atendía a los niños de las mamás que trabajaban, porque surgió la industria maquiladora de una manera muy fuerte, y había muchos niños que necesitaban guarderías. Este programa, operado por señoras del voluntariado del DIF, más que guardería, implementa para el niño un segundo hogar, donde los pequeños se sientan amados, protegidos, mientras sus madres trabajan; que ellos puedan tener todos sus requerimientos cubiertos, en cuanto a salud, protección psicológica, emocional, etcétera.

Más tarde, en 1998, cuando ya iba a cambiar la administración, las señoras del voluntariado del DIF se constituyeron como una institución de beneficencia privada, con el fin de que no se perdiera el trabajo ya hecho, y porque ya se requerían los apoyos del sector privado, ya que era más fácil crecer y desarrollarse en la sociedad civil que dentro del gobierno.

Cimientos de una institución

Eran de 8 a 10 fundadoras de la institución quienes empezaron a trabajar, más o menos entre los años 93 y 94, y conformaron el Consejo Directivo. Todas ellas eran señoras de la ciudad, voluntarias que tenían un tiempo trabajando por la comunidad, y que realmente vieron en este programa un beneficio muy grande. Era precisamente eso, el costo social que iba a significar dejar a todos esos niños solos.

Entonces ellas empezaron a visitar a los empresarios, a la industria maquiladora y a fundaciones nacionales e internacionales que pudieran apoyar esta labor. Los primeros que apoyaron fueron las empresas maquiladoras, en la apertura de algunas Casas de Cuidado. Más tarde, cuando las señoras fundadoras se acercaron a la FECHAC (Fundación del Empresariado Chihuahuense), aproximadamente en 1999, a esta institución le interesó mucho el proyecto, y empezó también a brindar su apoyo en la apertura de casas.

KinderLuego fuimos creciendo, se establecieron las oficinas, empezaron a desarrollar el modelo como se opera en Chihuahua, a hacer los manuales y reclutar voluntarias que apoyaran a la institución. Por aquel tiempo, en el año 2000 había 18 casas. El modelo original que manejamos de atención establece de 12 a 15 niños en cada una, ya que contempla que la atención de la madre cuidadora (como se denomina a la persona responsable de la casa de cuidado diario) sea muy personalizada.

Se creó el grupo de las supervisoras quienes cada semana van a cada casa a checar su funcionamiento, a asesorar a las madres cuidadoras, etcétera. Y cada mes, hacen juntas con los padres de familia con el fin de que éstos se enteren de la dinámica de la casa y al mismo tiempo darles un poco de capacitación, de escuela de padres, de superación.

Por otro lado, también se formó el grupo de las capacitadoras, quienes se dieron a la tarea de conseguir profesionales en diversas áreas relacionadas con la atención de niños, para que vinieran a habilitar a las madres cuidadoras cada mes. Por su perfil, las madres cuidadoras no tienen determinado nivel académico, ni una carrera. Lo que se les solicita es ser madres, biológicas, con ganas de ayudar a su comunidad, con buena credibilidad dentro de su colonia, y a partir de esto desarrollamos sus capacidades dándoles las herramientas necesarias para ser madres cuidadoras.

Nora ManzanoNosotras instalamos la casa y asignamos a la madre cuidadora, y ella cobra una cuota a los padres de familia. Esta cuota la regula la institución para que se cubran los gastos, que sería la alimentación de los niños. Dado que los niños duran aproximadamente 12 horas diarias en la Casa de Cuidado Diario, entonces tienen que recibir desayuno, refrigerio, comida, los llevamos y traemos al kínder o escuela y compramos los materiales. Adicionalmente, la madre cuidadora requiere tener un auxiliar por cada ocho niños. Así la madre cuidadora administra las cuotas para todo lo que necesitan los niños, y le queda una remuneración para ella de aproximadamente tres salarios mínimos al mes.

Además, enviamos a las madres cuidadoras a cursar diplomados a la Universidad Pedagógica Nacional, aquí en Chihuahua, y a la Universidad Autónoma de Chihuahua, y enseguida las metemos en el proceso de certificación de competencias laborales. Entonces ellas en realidad hacen una carrera.

El empuje de la ciudadanía

Apoyo crecienteLa importancia del apoyo de la sociedad es muy grande, particularmente por la parte del voluntariado. Ahorita contamos con 100 voluntarias aproximadamente que trabajan en capacitación, en cursos depadres, en acompañamiento de las casas, en la parte operativa de las oficinas. No podríamos realizar todas nuestras laboressi no las tuviéramos

Actualmente se está desarrollando la franquicia como modelo social, para que se replique este modelo en otras partes del país, porque a raíz de nuestra participación en Iniciativa México, llegaron muchos mails y solicitudes de personas que querían implementarlo en otros estados.

Hace tres años empezamos a trabajar en el modelo de atención de niños de seis a nueve años, porque el modelo original de Casas de Cuidado Diario es de año y medio a seis años, y a raíz de la solicitud de los padres de familia, iniciamos la atención de los niños hasta nueve años para dar seguimiento a la formación que ya teníamos con los más chiquitos.

Adicionalmente a la apertura de las casas, a corto plazo también tenemos la estrategia de darle un valor agregado a la formación de los niños pequeños, por lo que ahora en septiembre vamos a implementar clases de inglés, de cómputo y de música; además de terminar la franquicia social y aliarnos con alguna fundación u organismo de gobierno que puedaapoyar a otras iniciativas ciudadanas en otros estados para que implementen el programa. Es lo que a nosotros como institución más nos importa, que tengamos más herramientas para trabajar, es decir, hay que invertir en la niñez para construir sociedades más sanas.

 

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: