Rescatan sustentabilidad ancestral.

Publicado Por

SembradíoEn mayo de 1977 decidimos crear una asociación civil sin fines de lucro, a partir de un proyecto emprendido por amigos que pertenecían a distintas disciplinas, como antropología, ciencia política, agronomía, ingeniería forestal y biología, y que tenían la inquietud de trabajar en temas socioambientales.

En esa época nadie hablaba de medioambiente y la ecología era algo muy especializado en el ámbito académico. Por aquellos años, algunos tenían ya una relación muy cercana con el maestro Efraim Hernández Xolocótzi, un etnobotánico y agrónomo que se formó en Estados Unidos y quien, al regresar a México, fijó su atención en la agricultura tradicional. El especialista acuñó un nuevo concepto que nosotros, hasta la fecha, reivindicamos: la “investigación de huarache”.

Se trata de la ciencia campesina, la cual reconoce que los agricultores —indígenas o mestizos— poseen un cúmulo de conocimientos heredados a través de generaciones, con una visión ecológica para trabajar la tierra. En ese sentido, podemos afirmar que fuimos pioneros en conjugar el aprovechamiento del campo con el cuidado del medioambiente.

SILVICULTURA COMUNITARIA

Trabajo conjuntoEl primer proyecto que pusimos en marcha data de 1977, en Xochimilco. Nos prestaron una chinampa que nos sirvió para realizar nuestras investigaciones. En ella aprendimos mucho y contribuimos a dar a conocer la riqueza de esos sistemas antiguos de cultivo. De hecho, en la década de los 90, nos pidieron participar en un proyecto para regenerar la zona chinampera.

Después, invitaron a uno de nuestros compañeros a ser delegado regional forestal en la sierra nororiental de Puebla. Un equipo de GEA se fue para allá y conseguimos que los habitantes de las comunidades se convirtieran en beneficiarios de sus propios bosques, desde la perspectiva de la silvicultura comunitaria. Asimismo, participamos en un proyecto de conservación y producción de maíz en una zona indígena de Oaxaca. Después de estas acciones, fuimos miembros fundadores del Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible.

Años más tarde constituimos los cuatro grandes programas que en la actualidad agrupan las actividades de GEA: Gestión Participativa Hacia la Sustentabilidad, Manejo Campesino de Recursos Naturales, Sistemas Alimentarios Sustentables y GEA Video.

Desde nuestra fundación hemos revisado constantemente nuestra misión, visión y objetivos, tomando en cuenta el contexto nacional, pero sin perder el foco de nuestra meta principal, que consiste en mejorar la vida en el planeta en condiciones de equidad, de mayor justicia y de sustentabilidad.

RELACIÓN ESTRECHA

Junta PuebloAlgunos de nuestros logros más importantes tienen que ver con recuperación de manantiales, restauración de barrancas, rescate de semillas criollas, reforestación, aprovechamiento y suministro de agua, asesorías para el desarrollo de parcelas orgánicas con base en técnicas tradicionales, entre otras.

También producimos videos, libros y folletos para difundir las actividades en las que participamos a nivel local, así como los problemas que aquejan al campo mexicano a nivel nacional, por ejemplo, la dependencia alimentaria y los riesgos que representan los productos transgénicos.

En GEA somos siete asociados y una veintena de colaboradores. También contamos con el apoyo de promotores campesinos animadores agroecológicos —quienes trabajan directamente en las comunidades— asociaciones de padres de familia y estudiantes que realizan su servicio social. Asimismo, tenemos una relación muy estrecha con científicos y especialistas de instituciones como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad Autónoma de Chapingo (UACh). Eso nos ha abierto muchas puertas.

SOBERANÍA ALIMENTARIA

Catherine MarielleEn GEA no sólo pretendemos contribuir a hacer de nuestro país una nación más sustentable, sino más soberana, con mayor equidad, en donde se reconozca la importancia que tienen las comunidades indígenas en el manejo Catherine Marielle. del territorio y sus recursos naturales. Estamos convencidos e la riqueza que tenemos, por ello, consideramos que es preciso avanzar para ue no haya más pobreza, hambre, ni desnutrición.

Creo que uno de los rasgos que nos distinguen, y por el cual se nos reconoce, es que trabajamos desde las comunidades para incidir en las políticas públicas. Eso le ha dado un plus a nuestra labor. Por ejemplo, el hecho de estar presentes en la lucha contra los alimentos transgénicos, con la seguridad plena de que se puede triplicar la producción en las parcelas comunes.

Con eso reivindicamos la soberanía alimentaria no como un mito, sino como un potencial.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: