El papel del INE en la conformación de la Ciudad de México

Publicado Por

El autor es consejero electoral del INE. Twitter: @ArturoSanchezG; Facebook: Arturo Sánchez Gutiérrez (Figura Pública)

La reforma política de la Ciudad de México traerá muchas novedades para los capitalinos. Conoceremos por principio la diferencia entre un jefe delegacional y un alcalde, y sabremos de la importancia de que cada alcaldía cuente con un Consejo plural que haga contrapeso a las decisiones que antes tomaba unilateralmente el delegado, en el extinto Distrito Federal.

Los detalles finales de la administración de la ciudad, de los derechos de los capitalinos e incluso de la conformación de las nuevas alcaldías, estarán definidas en la Constitución de la Ciudad de México. De ahí la importancia del proceso electoral en curso, en el que se elegirá a quienes se encargarán de su redacción final.

Escribir una constitución es parte de un proceso legislativo único, que tiene una temporalidad definida y un objetivo específico. A partir de que se instale el Constituyente de la Ciudad de México, el próximo 1° de septiembre, contará con siete meses para terminar su trabajo. Para ello, tendrá un borrador que previamente habrá preparado el actual Jefe de Gobierno, asistido a su vez por un grupo de expertos, ya designados, y que conocen las diversas problemáticas de la ciudad.

El papel del Instituto Nacional Electoral (INE) en este proceso es fundamental: organizar la elección de 60 de los 100 diputados constituyentes. Los 40 restantes serán designados así: 14 por la Cámara de Diputados federal, 14 más por el Senado de la República, seis por el presidente Enrique Peña Nieto, y los restantes seis por el Jefe de Gobierno. Al INE le corresponde organizar un proceso en el que los capitalinos podrán votar por uno de los candidatos independientes que se inscriban al proceso, o por un partido político que registrará una lista de 60 fórmulas de candidatos, y que llegarán al Constituyente por la vía de la representación proporcional.

Para la organización de la elección, el INE ha tomado decisiones importantes para facilitar al máximo la participación de los candidatos independientes dentro de las disposiciones establecidas por el Congreso de la Unión. Se trata de un esquema en el que los ciudadanos que así lo soliciten cuenten con condiciones para participar, pero cumpliendo los requisitos que estableció el Congreso, entre los que destaca la obtención de aproximadamente 73 mil firmas de ciudadanos de la capital que manifiesten su apoyo a la candidatura.

No parece una tarea fácil de realizar y el tiempo es limitado. Sin embargo, la experiencia muestra que la tenacidad de quienes aspiran a una candidatura de este tipo les ha permitido en otras entidades no sólo obtener su espacio en la boleta electoral, sino triunfar en diversas elecciones.

Como en todo proceso electoral, los candidatos independientes y partidistas contarán con recursos para sus gastos de campaña y tiempos en la radio y televisión. Así darán a conocer sus propuestas para la redacción de la Constitución. Con todo, dado que se trata de una elección única, sin precedente, con un fin particular, los partidos recibirán financiamiento de manera igualitaria, y no proporcional a su votación previa, como ocurriría en una elección ordinaria. Se busca que todos participen en las mejores condiciones de equidad, pues no se va a renovar un poder, sino que se elegirá por única vez a una asamblea constituyente.

A partir de abril, las campañas mostrarán las alternativas y puntos de vista distintos sobre lo que deberá ser la nueva organización política de la capital. Será una oportunidad única para que la participación ciudadana exprese su sentir sobre lo que deseamos para nuestra ciudad. Una vez más el INE cumplirá con su cometido, pero será la ciudadanía, el próximo 5 de junio, la que decida con su voto quiénes deben de redactar la norma.

Deja un comentario

No Announcement posts