En el INE, el trabajo no para

Publicado Por

El autor es consejero electoral del INE. Twitter: @ArturoSanchezG; Facebook: Arturo Sánchez Gutiérrez (Figura Pública)

Consejero electoral del INE. Twitter: @ArturoSanchezG; Facebook: Arturo Sánchez Gutiérrez (Figura Pública).

 

Analizaran_Propuestas_Electorales_INE_Foros_Alcaldes_de_Mexico

La jornada electoral del pasado 7 de junio trajo importantes éxitos para el Instituto Nacional Electoral ( INE) y también nos enseñó lecciones que no esperábamos, lo cual nos invita a reflexionar y aprender.

Quizá el mayor éxito corresponda a la ciudadanía, que pese al contexto difícil que se vive en varios estados del país, y a pesar de la problemática social generada por movimientos gremiales, como el de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de le Educación (CNTE) en Oaxaca, la participación en elecciones intermedias sigue incrementándose de 2003 a la fecha. Instalar casillas únicas en 16 entidades representó un reto de capacitación para atender a los funcionarios que integrarían las mesas directivas de casillas. Al final las metas se cumplieron, pero el número de ciudadanos que se requirió de las filas de electores se incrementó sustancialmente. Por otro lado, los sistemas de cómputo del Instituto presentaron errores que si bien no afectaron los votos obtenidos por cada partido, generaron polémica entre los actores y una percepción de imprecisión.

La democracia mexicana avanza, pero uno de los nuevos retos que había que vencer en 2015 era el llamado de algunos grupos a boicotear los comicios. El grito contra la elección se abarató cuando actores de todo tipo comenzaron a creer que con la cancelación de las elecciones se podían alcanzar reivindicaciones sociales que no tenían nada que ver con el proceso electoral.

Destaca la estrategia de la CNTE, que se extendió a Chiapas y Oaxaca. Esta experiencia demostró que el proceso democrático no puede estar desvinculado de la construcción de las condiciones sociales y de paz para garantizar el derecho al voto. Las autoridades federales y estatales, responsables de la seguridad, actuaron apenas en tiempo para crear condiciones mínimas para votar.

Otro reto que enfrentó el INE en esta elección fue el movimiento por anular el voto. Se buscó que una mayoría de ciudadanos apostaran por anular su voto, con la esperanza de motivar el cambio en una dirección desconocida, en la que se desconoce nuestra historia y se proyecta sólo una solución hipotéticamente improbable: que el mensaje del voto nulo sea tan poderoso que obligue a los que serán electos a destruir el sistema por el que fueron electos. Esa opción fue derrotada por la fuerza de los votos válidos.

Nuestra estrategia está dirigida hacia 2018, pero es necesario que concluya el proceso electoral de 2015. Aún falta que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) termine de resolver los últimos recursos en contra de los resultados de la elección. El 23 de julio a más tardar, el INE designará a los diputados de cada partido que se hayan postulado por la vía de la representación proporcional.

Por esas mismas fechas se celebrarán las elecciones locales de Chiapas, y pocas semanas después designaremos a los ciudadanos que integrarán los consejos generales de las autoridades electorales locales de 13 entidades federativas, que guiarán el desarrollo de los procesos locales de 2016.

La construcción de la democracia electoral es un trabajo continuo. La agenda está cargada y lo que toca hacer es evaluar, ejercer la autocrítica y corregir para adelante.

Deja un comentario

No Announcement posts