Una nueva forma de votar

Publicado Por

El autor es Decano Asociado de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del ITESM. Twitter:@ArturoSanchezG; Facebook: Arturo Sánchez Gutiérrez (Figura Pública)

Arturo Sánchez Gutierrez descripción 2013

Conforme se acerca el nuevo proceso electoral, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) enfrenta algunos retos para la correcta aplicación de las leyes electorales. En muchos casos se requiere de la construcción de acuerdos inéditos para garantizar que la elección cumpla con todas las expectativas de limpieza y transparencia a las que nos tenía acostumbrados el Instituto Federal Electoral (IFE).

Por lo anterior, durante agosto el INE recibió a nuevos partidos políticos, definió los lineamientos que se proponen a los medios de comunicación para la cobertura que darán a las campañas electorales el año entrante y aprobó el presupuesto que se solicitará para realizar las actividades electorales. Cada una de estas decisiones están determinadas por la aplicación de un nuevo modelo electoral y generan intensos debates.

En ese contexto, a veces se olvida la importancia de fortalecer los procedimientos electorales que constituyen la base de la elección misma. Organizar la jornada implica seguir un conjunto de pasos que hacen posible la emisión de nuestro voto con confianza. Una parte de estos procedimientos cambiaron con la reforma electoral de este año, al grado de que el elector votará de forma distinta, al menos en las entidades en que los comicios federales coinciden con las locales.

En las 17 entidades donde las elecciones federales y locales de 2015 coinciden, se instalará una sola casilla en la que el elector recibirá, por los mismos funcionarios, las boletas para la elección federal y local. Normalmente, solían instalarse dos casillas en el mismo sitio, una organizada por la autoridad electoral local y otra por el IFE. Ahora, la ley ordena instalar una sola casilla para ambas elecciones.

Existen muchas razones por las que dicho procedimiento resulta conveniente: se capacita a menos funcionarios, se requiere de una sola mesa, una dotación de líquido indeleble y una sola marcadora de credenciales. El ahorro es importante si se considera que aproximadamente 60 por ciento del total de las casillas que se instalarán en 2015 serán únicas, según datos del INE.

La casilla única es uno de los efectos más evidentes de la reforma que dio origen a dicho instituto, como autoridad electoral que tendrá influencia en las elecciones federales y locales. Para instalar este tipo de casillas era necesario que el INE estableciera criterios claros para definir con nitidez la forma como se integrarán las mesas directivas de casilla, las funciones específicas que realizarán cada uno de los seis funcionarios que la integran —un presidente, dos secretarios y tres escrutadores, para casilla única en elecciones concurrentes—, los procedimientos que se seguirán para realizar los cómputos de ambas elecciones al final de la jornada y la forma en cómo se entregarán los dos paquetes electorales —uno federal y uno local— a las autoridades respectivas.

Si bien el IFE y ahora el INE tiene experiencia en la instalación de este tipo de casillas, sólo se ha hecho reiteradamente en Colima. Ahora se trata de un procedimiento que se aplicará por ley en estados de diversos tamaños, o en entidades con padrones electorales muy grandes, como es el caso el Distrito Federal o el Estado de México.

El reto para el INE no sólo consiste en resolver los dilemas técnicos que se presentarán y en lo que ya se está trabajando, sino en establecer un esquema funcional de coordinación y colaboración con los organismos públicos locales electorales (OPLE), para llevar a buen término esta tarea.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: