Nuevos paradigmas de participación

Publicado Por

El autor es comisionado del INAI y coordinador de la Comisión de Gobierno Abierto y Transparencia Twitter: @joelsas

Estamos construyendo la democracia en México con nuestras acciones. Por un lado, pasamos del acceso al control del poder: una vez que cambiaron las reglas de acceso al poder, ahora la población puede ejercer un control democrático de las autoridades de manera cotidiana. Por otro, pasamos de “el poder es información” a “la información es poder”: antes algunas autoridades podían decir qué información publicar y cuándo hacerlo, ahora la población puede ejercer el derecho de acceso a la información pública y de esa manera empoderarse. Para concretar esos cambios es momento de marcar un antes y un después en la participación ciudadana.

Es tiempo de ir más allá de los discursos y fomentar la participación de la población en cada una de las etapas de las políticas públicas que implementemos. Hoy la democracia mexicana enfrenta una crisis de legitimidad debido a que el desempeño de las autoridades no ha satisfecho las expectativas y la confianza en ellas se desvanece.

Ya no podemos esperar más. Todas las autoridades, no importa el poder o nivel de gobierno, debemos actuar para superar la desconfianza en las instituciones públicas. En temas como rendición de cuentas, finanzas públicas y seguridad, es urgente emprender acciones desde lo local para demostrar a los mexicanos que los gobiernos que han elegido no son sordos a sus demandas y que harán lo que esté a su alcance por ser más eficaces, honestos y transparentes. La población está ansiosa de ver que se resuelven los problemas públicos que la agobian y que esto se haga de manera democrática y abierta.

Con “democrática y abierta” me refiero a incluir la participación ciudadana como ingrediente imprescindible de toda acción de gobierno. Es necesario ampliar el concepto de representación e incorporar nuevas formas de participación que permitan a la sociedad incidir y controlar al gobierno.

Si se crean e implementan mecanismos políticos y gubernamentales novedosos para incluir a la población, ésta podría involucrarse en la elaboración de diagnósticos sobre los problemas públicos que más le preocupan, proponer soluciones, colaborar en su implementación y exigir consecuencias ante la falta de ellos. Abrir el gobierno significa acercar la democracia a la gente, hacerle comprensible la política y hacerla partícipe de las decisiones, e insisto, darle la oportunidad de evaluar nuestro desempeño.

GOBIERNOS CREATIVOS

Las demandas ciudadanas actuales se caracterizan por su complejidad y diversidad; exigen respuestas oportunas y específicas que los gobiernos no siempre tienen la capacidad de dar. No es malo reconocer esto. Un gobierno eficiente y efectivo acepta que debe proporcionar información pública para dar certeza a sus ciudadanos de que está cumpliendo con sus atribuciones y abre espacios para que se involucren.

Si no se trabaja de este modo, la autoridad desaprovecha la oportunidad de dar a la población respuestas consensuadas, certeras y contextualizadas. Hay experiencias de participación ciudadana a nivel local, de contraloría social, presupuestos participativos, consultas ciudadanas y otras, pero hacen falta más innovaciones deliberativas.

La política se transforma desde arriba, desde abajo y desde afuera. Desde arriba, los gobiernos deben ser creativos para abrir espacios a la participación ciudadana; desde abajo, los ciudadanos saben que tienen derecho y capacidad para cocrear con sus gobiernos; desde afuera, hay temas globales que afectan a las localidades y temas locales que se vuelven visibles a nivel global.

El ideal de democracia actual debe responder a este contexto, debe ser uno en el que existan oportunidades para que la población intervenga activamente y no sólo a través del voto. Este ideal democrático se puede concretar a nivel local, donde se viven los problemas y se hace visible su solución.

One Comment

Deja un comentario

No Announcement posts