Deuda subnacional, a la baja: J. A. Meade

Publicado Por

Al cierre de junio de este año, el monto de los compromisos adquiridos por los gobiernos locales representó 2.9% del PIB; al inicio de esta administración era de 3.1%

Es doctor en Economía por la Universidad de Yale. Se ha desempeñado como titular de las secretarías de Desarrollo Social, Relaciones Exteriores, Hacienda y Crédito Público, y Energía en dos diferentes sexenios.

Ciudad de México.- Para dar solución al problema de endeudamiento de los estados y municipios, a partir de la reforma constitucional publicada el 26 de mayo de 2015 y de la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios, existen nuevas disposiciones relativas a la contratación de deuda subnacional, “el objetivo es que tanto las entidades como los municipios mantengan finanzas públicas transparentes y sostenibles”, asegura en entrevista con Alcaldes de México José Antonio Meade Kuribreña, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

La deuda subnacional alcanzó en 2013 el 3.1 por ciento del producto interno bruto (PIB), lo que representó casi el doble de 2008 cuando llegó a ser de 1.7 por ciento.

“Si bien es cierto que la Ley de Disciplina Financiera se encuentra aún en proceso de implementación, algunos de sus resultados positivos son ya evidentes. Al cierre del mes de junio de este año, la deuda subnacional representó 2.9 por ciento del PIB, lo que muestra una tendencia a la baja, sobre todo si consideramos que estábamos en 3.1 al inicio de esta administración”, expone.

En ese sentido, José Antonio Meade asegura que “era necesario tomar medidas preventivas que permitieran a la sociedad dar un seguimiento oportuno a la contratación de deuda de los gobiernos locales y que las personas pudieran vigilar de cerca sus niveles de endeudamiento”.

La aprobación de las dos terceras partes de las legislaturas locales, destinar los recursos a inversiones públicas productivas y mejorar las condiciones de financiamientos anteriores fueron algunas de las medidas regulatorias establecidas para la contratación de deuda.

Por su parte, la SHCP publicó los lineamientos para el cálculo de menor costo financiero para que las contrataciones de financiamientos y obligaciones fueran realizadas bajo las mejores condiciones del mercado. Cabe mencionar que dichas contrataciones deben inscribirse en el Registro Público Único (RPU) de la Secretaría.

El paquete económico que se presentó el pasado 8 de septiembre en la Cámara de Diputados prevé un incremento en las participaciones federales de alrededor de 3.7 por ciento real, “lo cual es posible gracias al resultado de la reforma hacendaria aprobada en 2013 que ha logrado fortalecer los ingresos tributarios y compensar los bajos ingresos petroleros”, comenta el titular de la SHCP.

José Antonio Meade asegura que a 17 meses de la promulgación de la ley es prematuro hacer una evaluación detallada de su efectividad, pero que ha arrojado resultados positivos, como que “actualmente los estados publican su información financiera con un nivel de detalle nunca antes visto”.

MÁS INGRESOS TRIBUTARIOS

En cuanto a las zonas económicas especiales (ZEE), asegura que “lo que se pretende es democratizar la productividad a nivel regional para que sus habitantes tengan las mismas posibilidades de desarrollo y bienestar que los del resto del país”. Los territorios establecidos como ZEE, son áreas delimitadas prioritarias para el desarrollo nacional, donde en conjunto con el sector privado se promueven las condiciones que favorezcan el desarrollo económico y social de las regiones.

Algunos de los beneficios directos que tendrán las economías locales con la implementación de las Zonas Económicas Especiales es que “se les otorgarán diversos estímulos fiscales, laborales y programas de apoyo dirigidos a fomentar la inversión en actividades productivas”, un ejemplo es que en las ZEE ya declaradas, durante los primeros 10 años, las empresas tendrán un descuento de 100 por ciento en el impuesto sobre la renta (ISR), que se reducirá gradualmente, además de un descuento de 25 por ciento en las cuotas patronales del IMSS.

En cuanto a las finanzas públicas, José Antonio Meade asegura que “los esfuerzos fiscales emprendidos por el Gobierno Federal han permitido que al cierre de 2017 se estime que el saldo histórico de los requerimientos financieros del sector público, que en 2016 se ubicaba en 50.1 por ciento, disminuya en 2017 y continúe a la baja para 2018”.

Con lo anterior, aclara que será la primera vez en una década que la deuda como porcentaje del PIB se reduzca en tales cantidades. También, anticipa un superávit primario en 2017 y 2018 de 1.5 por ciento y 0.9 por ciento del PIB, respectivamente, lo que asegura “es el primer superávit primario desde 2008”.

“Quiero subrayar que, hoy, la deuda es más sostenible por su estructura, composición, nivel y trayectoria. El 82 por ciento de la deuda está a tasa fija y a largo plazo, cuando en 1994 sólo 34 por ciento lo estaba”, detalla.

La política fiscal de la actual administración se sustenta en dos estrategias principales, la primera de ellas es la implementación de la reforma fiscal “que ha permitido incrementar los ingresos tributarios frente a la caída de los ingresos petroleros”. De 2012 a 2016, las percepciones tributarias aumentaron de 8.4 por ciento a 13.9 por ciento del PIB, mientras que el dinero entrante a las arcas federales derivado del petróleo se redujo de 8.9 por ciento a 4.0 del PIB.

La segunda estrategia es el esfuerzo que realiza el Gobierno Federal para contener el gasto administrativo sin que ello afecte a los programas sociales o prioritarios, “siempre bajo la premisa de asegurar y mejorar el bienestar de las familias mexicanas”, concluye José Antonio Meade.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: