Turismo de 5 estrellas exige inversión: hoteleros.

Publicado Por

hoteles Agosto 2013El Hotel Marquis Reforma and Spa forma parte del selecto grupo de 12 centros de hospedaje en México que están dentro de la exclusiva lista de Leading Hotels of the World —el reconocido consorcio que ha certificado la calidad de 430 inmuebles en 80 países—, y que cuenta con cuatro Diamantes, preseas otorgadas por la asociación AAA de Estados Unidos.

Sin embargo, estos reconocimientos no le valdrán al establecimiento para inscribirse al Registro Nacional de Turismo como un hotel cinco estrellas de ciudad, negocios, centro de ciudad o boutique, si prospera el proyecto de clasificación que prepara la Secretaría de Turismo (Sectur) federal.

La nueva catalogación ha provocado desconcierto entre verificadores, gobiernos estatales y empresarios del ramo, en parte porque la nueva medida no incluye los estándares de la Norma Oficial Mexicana (NOM) actual y porque la hace obligatoria para todos los centros de hospedaje del país.

La NOM que pretende reformar la Sectur tiene muchos años sin actualizarse y la idea es que sea más coherente con el mundo actual, al identificar servicios que anteriormente no se requerían, como Internet y conferencias virtuales, entre otros, comenta Alma López, directora Corporativa de Ventas del Marquis Reforma and Spa.

Según un estudio elaborado por la consultora Factor Delta, a solicitud de la Sectur, México carece de un sistema confiable de clasificación hotelera, lo que provoca que los visitantes nacionales e internacionales reserven sólo en lugares recomendados, sobre todo de marcas reconocidas, sin considerar negocios independientes que podrían ofrecer una extraordinaria experiencia.

30% MAL CLASIFICADO.

Muchos destinos pequeños, como los pueblos mágicos, no cuentan con una oferta suficiente de grandes cadenas de hospedaje, lo que ocasiona que el turista extranjero se enfoque en destinos como Cancún, Riviera Maya, Riviera Nayarit y Los Cabos, reconocidos por los mayoristas internacionales.

Con base en datos de la Sectur, en México existen 17 mil 662 hoteles, 36 por ciento de los cuales no cuenta con una calificación de estrellas reconocida por la dependencia, en tanto que el 64 por ciento restante se adjudica las estrellas que cree tener.

Fernando Ardua González, socio de la consultora Factor Delta y líder del Proyecto de Generación de la Metodología para la Clasificación Hotelera en México, informa que del universo nacional, sólo 7 mil unidades —apenas 40 por ciento— están inscritas en el Registro Nacional de Turismo.

Además, 30 por ciento de los establecimientos del país cuenta con una categoría que no corresponde a los servicios que ofrece, según la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles. Con base en las cifras anteriores, se deduce que en el mejor de los casos, cuatro de cada diez inmuebles pueden estar correctamente catalogados, ya que el resto no se encuentra en el Registro.
TAREAS ESTATALES.

Armando de la Cruz Uribe, vicepresidente de Servicios Turísticos de la Confederación Nacional Turística (CNT), comenta que por lo pronto el proyecto de clasificación se ha trabajado principalmente a nivel nacional.
“El sector confía en que el programa esté regulado por la Federación y que los estados adecuarán sus leyes a la Ley Federal de Turismo y su Reglamento, además de que nos brinden apoyos en asuntos de modernización y capacitación para mejorar la calificación.”
El también presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles refiere que a nivel federal existen varios inspectores especializados que pueden hacer una correcta evaluación de las instalaciones turísticas.
Asimismo, considera que los estados y municipios pueden contribuir a mejorar los hoteles en sus ámbitos de competencia, como son los aspectos de protección civil —disponibilidad de extintores, salidas de emergencia, tomas de agua—, la aplicación de normas sanitarias —higiene en la preparación de alimentos y funcionamiento adecuado de los refrigeradores—, así como en la revisión de las licencias de funcionamiento, entre otras acciones.
Oaxaca, Jalisco, Veracruz, Nayarit y el Estado de México son las entidades que, según las estadísticas de la Sectur, tienen actualmente el mayor número de unidades sin una clasificación oficial.
Ardua González expone que algunos estados han mostrado mayor interés en el nuevo registro, como Tlaxcala, Morelos, Guanajuato y Michoacán, al considerar que obtendrían un voto de calidad de su oferta hotelera, ya que muchos negocios independientes tienen problemas para competir por los viajeros, ante la poca confiabilidad del sistema actual.
“Sabemos que una de las prioridades del Gobierno Federal es incrementar la competitividad turística y consideramos que, tanto a nivel central como estatal, habrá apoyos dirigidos al sector para hacer las mejoras que requieran sus inmuebles.”
No obstante, se ha detectado que cada entidad tendrá cierta preferencia para que los hoteles de las principales ciudades sean los primeros en revisarse.
EN BREVE, NUEVO REGLAMENTO.
Actualmente, las empresas de hospedaje se asignan las estrellas que creen merecer sin que se verifique su categoría, pues la Sectur no cuenta con el personal suficiente para revisarlos y sancionar a aquellos que incumplen con lo que ofrecen. En anto, las NOM que existen actualmente no tuvieron campañas de promoción por lo que no han podido consolidarse, señala el estudio de Factor Delta.
La nueva clasificación podría entrar en vigor a partir de este año o a más tardar el próximo, una vez que se publique el nuevo Reglamento de la Ley General de Turismo, el cual otorga facultades a la Sectur para establecer una nueva forma de tipificación hotelera.
Aquellas unidades que cuenten con un reconocimiento de la AAA o la Guía Michelin lo podrán ostentar, pero en el entendido de que se trata de una catalogación muy específica, ya que sólo aplica para un grupo muy selecto.
“Por ejemplo, 70 por ciento de los establecimientos del país no alcanzaría un diamante bajo los estándares de clasificación de la Guía AAA de Estados Unidos. En cambio, la Sectur trabaja en la instauración de un sistema abierto con la nueva clasificación, mientras que la AAA es un sistema cerrado”, expone Ardua González.
¿SÓLO ASUNTO DE EMPRESAS?.
Otros agentes involucrados en esta rama de actividad manifiestan su escepticismo sobre la utilidad del proyecto de categorización. Jaime Acosta Polanco, presidente del Corporativo Calidad Mexicana de Certificación Calmecac), recuerda que, desde hace 15 años, se desarrolló —entre la Sectur, el Consejo de Promoción Turística y la Asociación de Hoteles— una NOM de calidad para el sector, la cual está vigente.
Asimismo, Calmecac otorga el rango Star’s and Diamond’s con la cual se han evaluado 8,500 hoteles en México y otros cuatro en el extranjero.
Contra lo que ocurre en nuestro país, Acosta Polanco hace ver que los modelos de calificación obligatoria de gobierno han desaparecido en España, Francia, Italia, Suiza, Alemania, Inglaterra y otros países de la Unión Europea, así como en Estados Unidos y demás regiones del mundo. Consecuentemente, la iniciativa privada ha absorbido dicha facultad, a través de sellos como Star’s and Diamond’s, la AAA, la Guía Michelin, la Guía Chateau, entre otros.
“Si la Sectur pretende llevar adelante una clasificación de la calidad a un nivel obligatorio por ley, Star’s and Diamond’s no tiene ningún problema porque no competiríamos, sino que nos complementaríamos”, dice Acosta Polanco. No obstante, considera que México desentonaría con sus socios comerciales, que han desregulado la actividad turística para evitar más trámites al sector privado.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: