>

Urge transparencias en los congresos estatales

Publicado Por

Aunque han habido avances en la materia, todavía no hay resultados satisfactorios para acabar con la opacidad en estas instancias

CongresoEn años recientes el tema de la transparencia gubernamental se ha convertido en una necesidad para la consolidación de la democracia. Es una asignatura obligada para cualquier político a nivel federal.

La transparencia también ha permeado a los gobiernos estatales y las leyes al respecto son el pan de cada día en las legislaturas de las entidades de la República Mexicana. Sin embargo, un asunto poco estudiado, discutido y analizado es el de la transparencia en los propios congresos estatales.

¿Qué pasaría si el gobernador de una entidad presentara una iniciativa para fortalecer las finanzas públicas de los municipios del estado y el Congreso local, y por tener mayoría de un partido diferente, el Poder Legislativo decide rechazarla?

Seguramente el caso no pasaría de una mera anécdota, pero los municipios que podrían haber sido beneficiados serían víctimas de la opacidad y la poca transparencia con la que suelen manejarse las legislaturas de los estados.

Esta situación, según Humberto Panti, director regional de Finanzas Públicas para México y América Latina de la calificadora Fitch Ratings, no es extraña, pues con relativa frecuencia las discrepancias políticas entre los gobernadores y los congresos pueden afectar el buen desempeño de ambos poderes.

La transparencia en los congresos es casi nula, lo que permite que, según el Centro de Investigación para el Desarrollo AC (CIDAC), “21 centavos de cada peso que ejercen los estados se gasta en servicios personales; 46 centavos de cada peso de las entidades se destinan a financiar subsidios y transferencia, que en muchos casos, son rentas políticas”.

En síntesis, añade CIDAC, “hay poca claridad de los criterios aplicados por los estados para definir las prioridades del gasto, distribuir los recursos, llevar la contabilidad, acceder y utilizar el financiamiento, transparentar y fiscalizar el gasto público”. Incluso, ninguna entidad prevé en su normatividad un acta de entregarecepción de bienes para periodos de transición. Ninguna entidad menciona los criterios de la Información Financiera y Gubernamental.

Al respecto, Jorge Moreno Collado, jurista y político especialista en transparencia, realizó hace algunos años un estudio en el cual comparaba las comisiones de los congresos estatales y encontró que la variedad era tal que en Campeche sólo había 12 comisiones, mientras que en Jalisco y Guerrero había 38. Como dato curioso, más de la mitad de esos congresos carecían de una comisión de Vigilancia de la Contaduría Mayor de Hacienda o de una comisión de Auditoría Superior.

¿Quién evalúa a los congresos?

Uno de los organismos que se ha dedicado a explorar este tema, es el colectivo Ciudadanos por Municipios Transparentes (Cimtra), que desde hace algunos años evalúa la rendición de cuentas de algunas legislaturas locales.

De acuerdo con este colectivo, “nuestros representantes en el Congreso, gobiernan, por lo tanto deseamos que su ejercicio sea transparente también”. Por eso creó la herramienta Cimtra-Legislativo, un instrumento que mide la transparencia de los congresos locales, a través de la información pública que las legislaturas ponen de manera accesible y actualizada a toda persona.

De acuerdo con Ignacio González Hernández, de Cimtra, la herramienta analiza de manera ordenada, permanente y sistemática más de 44 indicadores y 213 variables, para poder hacer la evaluación de algún congreso estatal.

Según el último ranking de este colectivo, aunque hay avances en algunos congresos estatales, ninguno de los evaluados tiene una calificación satisfactoria. Es decir que en materia de transparencia todos los estados están reprobados.

El que tiene mayor puntuación es Jalisco (evaluado en marzo de este año) con 51.4 de calificación sobre una base de 100. Le siguen Chihuahua, Puebla, Tlaxcala, Guerrero y Querétaro, aunque de algunos de ellos está por conocerse una nueva evaluación.

En todos los congresos evaluados, Cimtra ha hecho recomendaciones, como actualizar mensualmente su información, tener mayor rendición de cuentas por parte de los diputados, trasparentar los acuerdos y actividades de sus cuerpos directivos, eliminar la opacidad de los gastos de la administración y abrir espacios a la participación ciudadana.

“La transparencia da confianza y la confianza puede ayudar a mejorar las condiciones crediticias de estados y municipios. Si un congreso está dominado por la opacidad seguramente las notas para su entidad no serán tan favorables”, expone Humberto Panti.

Si bien las calificadoras no estudian a fondo la transparencia de los congresos estatales, sí consideran importante el papel que realizan, pues tienen que ver con las leyes de ingresos y egresos de cada entidad o con los programas de ajuste fiscal que realizan los gobiernos y que son revisados por los congresos.

Panti considera que “es necesario que los congresos estatales den dos pasos más allá. Uno, que no sólo se dediquen a aprobar las leyes de ingresos y verificación de sus estados, sino que vigilen la forma en que se ejerce el gasto en sus entidades y municipios. Otro paso es que sean más transparentes en sí mismos”.

Dentro de este último punto, por ejemplo, recomienda que den a conocer la información de sus gastos a más tardar después de 30 días de que se ejercieron, que tengan una mayor comunicación con la sociedad y que utilicen las herramientas como Internet para dar a conocer sus acciones.

Si bien las calificadoras sí revisan las evaluaciones de organismos de la sociedad civil como Cimtra, no las toman en cuenta como determinantes al momento de emitir una nota sobre alguna entidad, pero sí consideran que es necesaria mayor transparencia.

Por ejemplo, Standard & Poor’s envió recientemente información al Congreso del estado de Michoacán, alertando que la deuda de esa entidad se ubica sólo por debajo de la de Coahuila dentro de las entidades más endeudas, al grado de que al cierre del ejercicio fiscal 2014 va a alcanzar un crecimiento de 110 por ciento.

En este sentido, por ejemplo, los Congresos estatales, a través de su opacidad se convierten en cómplices de los gobiernos en el excesivo endeudamiento y tarde o temprano son los ciudadanos los que tienen que pagar las consecuencias.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: