25 de noviembre, el significado de un día que no tendría que ser

Publicado Por

Es presidenta de la Organización No Gubernamental Y Quién Habla por Mí AC. Estudió ciencia política en el Tecnológico de Monterrey y se ha dedicado al fortalecimiento de políticas públicas, proyectos y legislación en materia de Derechos Humanos, especialmente en temas de seguridad, género y de protección de derechos de niñas, niños y adolescentes.

twitter Twitter

twitter Twitter

Las mujeres de México y de todo el mundo tenemos muchos días en nuestro calendario en los que salimos a manifestarnos, a marchar, a exigir, a gritar que ya no queremos más violencia producto de una estructura conformada históricamente desde una visión machista. Algunos de estos días surgieron tras los crímenes más brutales que han sufrido muchas mujeres a lo largo y ancho del mundo y de la historia, estas fechas tienen un trasfondo histórico y político profundo y muchas veces muy doloroso.

Uno de los días que más destacan es el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer; y otro es el 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Hacia las Mujeres y Niñas ¡Ojalá! Tuviéramos que prescindir del 25 de noviembre; pero lamentablemente es un día muy necesario para hacer conciencia en las sociedades sobre la violencia que todavía afecta a millones de mujeres y niñas en todo el planeta. Basta echar un ojo a las cifras más cercanas en nuestra región; pues según el informe “Del compromiso a la acción” de ONU Mujeres y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), México y Centroamérica encabezan las regiones más críticas del continente donde se presenta mayor violencia hacia las mujeres sin estar en un contexto de guerra.

En el caso de México, el país, junto con el norte de Centroamérica (Honduras, El Salvador y Guatemala), se presentan niveles de feminicidios alarmantes. La ONU considera que las cifras de este grave delito están tomando una magnitud y ensañamiento de enorme preocupación, ya que dos de cada tres mujeres asesinadas mueren a causa de su género.

Dicho informe constata que 24 de los 33 países de América Latina y el Caribe cuentan con leyes contra la violencia familiar, sin embargo solo nueve de ellos han sancionado de forma efectiva una gama más amplia de expresiones de violencia hacia las mujeres y niñas, tanto en el ámbito privado como en el público, como es la violencia política o el acoso sexual callejero. De igual forma el informe señala que 16 países han tipificado penalmente el feminicidio y algunos han armonizado en su legislación nuevos contextos de criminalidad que afectan de especial forma a las mujeres y niñas, como el narcotráfico y el cibercrimen.

Para enfrentar este doloroso problema, la ONU recomienda fortalecer las instituciones para crear y continuidad a políticas públicas que combatan la violencia y empoderen a las mujeres y niñas, a la par de integrar un cambio cultural a través de procesos re-educativos que rompan patrones culturales patriarcales que generan enormes brechas de desigualdad entre hombres y mujeres. Un ejemplo de buena práctica en este sentido es el programa permanente que sostiene la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades de la Ciudad de México, en donde cada mes genera acciones re-educativas en las comunidades rurales de la Ciudad de México que se encaminan a fomentar la igualdad sustantiva entre los hombres y mujeres rurales; además de empoderar a través de proyectos productivos y sostenibles a mujeres y jóvenes rurales para lograr una autonomía que les permita mantenerse alejadas de las distintas expresiones de violencia.

El informe de la ONU señala que, en todo el mundo, 35% de ellas ha sido víctima de violencia por parte de su pareja o de agresión sexual por parte de personas distintas de su pareja; la violencia de genero se encuentra arraigada y en México no hay excepción pues el 66.1% de las mujeres han sufrido alguna vez en su vida agresiones de tipo sexual, física, laboral y emocional, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Por esta razón las acciones dirigidas a disminuir las violencias contra las mujeres y niñas, no solo son urgentes sino son una obligación de todos y todas en este país.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: