911 y la Seguridad Ciudadana

Publicado Por

Ciudadano con trayectoria en la administración publica, actualmente funjo como Secretario Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública de Morelos; además de trabajar en la Federación, en los últimos 5 años me he desempeñado en el mismo Estado como Subsecretario de Desarrollo Social, Subsecretario de Atención Social, Subsecretario de Gobierno, Secretario Ejecutivo del Programa Nacional de Prevención del Delito, así como Director del Instituto de Desarrollo y Fortalecimiento Municipal por elección de los Alcaldes.

twitter Twitter
facebook Facebook

La seguridad pública forma parte esencial del bienestar de una sociedad. Un estado de derecho genera las condiciones, que permiten al individuo realizar sus actividades cotidianas con la confianza de que su vida, su patrimonio y otros bienes jurídicos estén exentos de todo peligro. [1]

La innovación es fundamental para la evolución y el progreso de la sociedad, las nuevas formas de afrontar los conflictos sociales pueden convertir en obsoletos algunos sistemas que no daban la certeza o respuestas adecuadas a nuevas situaciones en el ámbito de la seguridad pública. Hoy, en el País contamos con profundos cambios en las estrategias, en la organización y el funcionamiento de las corporaciones policiacas como en el conjunto de las políticas de seguridad y defensa.

Siendo usuarios de la red y hablar de tecnología y seguridad, lo más probable es que nos enfoquemos en temas como los ciber ataques, hackers, virus y una serie de conceptos similares. Morelos y el País avanzan en estrategias de seguridad ciudadana respaldadas por la tecnología, hablamos del Número Único de Emergencias 911.

El 911 es un servicio que ha ido más a allá de una llamada telefónica, evolucionó con la aplicación (app) en equipos móviles contando con diferentes tipos de reportes, todos anónimos, para que el ciudadano escoja el tipo de delito y se puedan generar estadísticas para las autoridades; además de su diseño para denunciar cualquier tipo de delito o situación sospechosa a través del teléfono celular (emergencias médicas, de fuego, policiacas, delitos en flagrancia, entre otros).

Los cambios y hábitos en la población mexicana alrededor de las tecnologías abren más campos de actuación y, en consecuencia, plantean más retos que se agregan a las problemáticas que están enfrentando en ese momento.

México no se excluye de las tendencias de disponibilidad de Internet y del uso de dispositivos móviles e inteligentes, que han ampliado y aumentado la comunicación e información en nuestras vidas.

Hoy miles de usuarios pueden ser los ojos y los oídos de la justicia, de la prevención del delito, mediante el uso gratuito de la tecnología. Detrás del 911 está el Catalogo Nacional de Incidentes de Emergencia que clasifica 242 incidentes en cinco categorías, que permite generar estadísticas nacionales homologadas para identificar y priorizar los programas de actualización y especialización, los recursos humanos, financieros y materiales necesarios para atender las emergencias más frecuentes.

Al principio fue un poco confuso para los usuarios, pero poco a poco ha tomado fuerza y comienza a ser reconocido, con ello, la demanda ciudadana exige eficientar y perfeccionar los servicios de emergencias reforzando esta aceptación e ir junto con las tendencias actuales.

Cabe señalar que el 911 opera bajo un modelo homologado y los responsables de brindar respuestas son personas preparadas y capacitadas, se encuentran en los centros de atención conocidos como C2s, C4s y C5s para generar una respuesta única y organizada.

En los tres órdenes de Gobierno del País se presenta un panorama heterogéneo sobre el uso de tecnologías de punta y tecnologías apropiadas. Por lo general, son decisiones que se toman con base en las circunstancias que a cada uno le compete, influyendo los fondos disponibles, el conocimiento sobre las mismas, la visión de los titulares de las dependencias y la propia problemática de crisis.

La prevención es de todos y con la aplicación desde el dispositivo móvil se puede hacer la diferencia denunciando alguna conducta ilícita. Hagamos conciencia de que los problemas y conflictos no se resuelven con más policías y patrullas, es la misma ciudadanía la que debe cooperar, colaborar y tomar acción para no permitir casos de injusticias, empezando desde nuestros entornos más cercanos; se debe atacar a la delincuencia con prevención, estimulando y fortaleciendo los valores sociales.

1 Centro de análisis de Políticas Públicas, Indicadores para entender la seguridad publica en México, 2012.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: