¿A quién se le ocurrió?

Publicado Por

Maestro en Estudios Políticos y Sociales por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Autor de los libros: «2006: El año del complot» y «2012: Reflexiones sobre el proceso electoral», actualmente se desempeña como académico de la FCPyS/UNAM. También es colaborador de la Revista Zócalo y Antena Radio. twitter Twitter

El 1 de enero de  2017 es sin lugar a duda un nuevo precedente en la administración del presidente Enrique Peña Nieto,  y no sería precisamente por sus grandes logros, sino todo lo contrario, fue por ser el inicio del linchamiento social a lo poco que le queda de imagen política.

a_quien_se_le_ocurrio_gasolinazo_alcaldes_de_mexico_enero_2017

Esto es producto de decidir implementar la liberación de los costos de los combustibles, y con ello seguir cometiendo error tras error. Más cuando observamos que cada error supera al anterior. Sin embargo, a diferencia de los anteriores, en este la sociedad ya se encuentra cansada de tanta ineptitud y no es para menos. En cada artículo quincenal que escribo hago reporte de cada equivocación del gobierno peñista, que van desde malos manejos económicos, políticos, de justicia, seguridad, salud, comunicación y no se diga de relaciones internacionales.

Pese a todo, el problema no era subir el costo de los combustibles, eso ya lo venían haciendo desde la administración de Felipe Calderón, sino más bien el problema fue cómo lo hicieron y en qué momento. Nos encontramos en un escenario nada favorable como país, según los datos hasta el momento, la cifra de muertos producto de la guerra contra el narcotráfico ha superado a las de Felipe Calderón, el precio del dólar sigue por las nubes al rebasar en repetidas ocasiones niveles históricos; y ahora vivir una situación en la que somos un país productor de petróleo y tener combustibles altamente caros si los comparamos con el índice de salario percibido por persona, esto nos hace tener una de las gasolinas más caras del mundo.

Ahora revisando el costo de la gasolina, este no se debe precisamente al incremento de los costos del petróleo, todo lo contrario el petróleo en su nivel más bajo, y con ello las gasolinas de casi todos los países del mundo han disminuido su precio. Entonces ¿qué ocurre?

Lo que pasa es que el costo no depende de la oferta y demanda del llamado oro negro, sino por la fuerte carga tributaria que tiene cada litro de gasolina, de nada sirve tener mayor competencia con nuevas empresas si al final el gobierno exigirá grabar con impuestos cada litro de gasolina que se venda. Dicho de otra forma, en eso radica el fracaso de la llamada reforma energética, abrir a la competencia no servirá mientras los combustibles estén grabados con un impuesto.

Es por ello que desde el  2013, cuando se aprobó esta reforma, se sabía que no se iba a cumplir con aquellas famosas promesas de tener energéticos más baratos.

Ahora, si lo sabían ¿por qué entonces decidieron seguir con la mentira y repetirla hasta el cansancio en spots? No se dieron cuenta que cuando no pudieran contener el precio de los combustibles tendrían que subirlos. Vemos entonces que esos mensajes se volvieron una suerte de memoria histórica y basta con darle un vistazo a las redes sociales y revivir lo dicho por el presidente.

Hoy vemos que esos mensajes han servido para avivar el fuego colectivo en contra de las palabras que en su momento “el salvador de México” pronunciara. No se pusieron a pensar que les podía salir el tiro por la culata, y vuelvo a lo mismo: “una vez más un error de comunicación política estimado presidente”.

Es por ello que las mentiras duelen muchas veces más que las acciones y lo peor del caso es que nunca se olvidan, y si a esto le sumamos que gracias a no medir las consecuencias de lo que se dice, le adherimos que esto simplemente beneficia a su principal opositor (AMLO), entonces quiere decir que no hemos aprendido reglas básicas de estrategia.

Es por ello que hoy más que nunca la ciudadanía esta convencida que esta reforma sólo sirvió para darle a las compañías extranjeras y nacionales el petróleo que tanto le costo al pueblo de México, y esto servirá para dos cosas: 1) Espantar más la inversión al país, producto de la mala política nacional y 2) Que se derribe la fracasada reforma energética y con ello lo último que tenía de capital político el PRI rumbo al 2018.

Me pregunto y con ello concluyo: ¿a qué mente se le ocurría subir tan abruptamente el costo de la gasolina? Más cuando estamos a unos días de que concluya la administración de Barack Obama y Donald Trump tome protesta como presidente de los Estados Unidos, y si le sumamos que con ello comienza una vez más la pesadilla del colapso del peso mexicano frente al dólar.  ¿A quién?

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: