Congruencia, por favor, congruencia

Publicado Por

Es periodista en Michoacán, catedrático de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la Universidad Contemporánea de las Américas en Uruapan, especialista en periodismo político, miembro de la Asociación Nacional de Locutores de México.

            Con el complejo panorama en México, tanto en lo interno como en lo externo, han surgido muy temprano las promesas de campaña, pues resulta que ahora ya hay partidos que proponen recortes al gasto, disminuir prestaciones o salarios de diputados, y otras tantas medidas que han exigido los ciudadanos pero que eran ignoradas.

congruencia_opinion_alcaldes_de_mexico_enero_2017

La situación en nuestro país sin duda será compleja. Sin embargo, lo que es reprobable es que los partidos, diputados y senadores pretendan anticipar campaña para quienes aspiran al 2018, haciéndose voceros, ahora sí, de las exigencias sociales.

Por ello es necesario cuestionar que, ante la situación que enfrentaremos por múltiples factores: Trump, Peña Nieto, Amlo, y el oportunismo político, surjan auténticas propuestas ciudadanas que no tengan como discurso, sino como prioridad personal, la austeridad, el ahorro, la visión económica y la capacidad de hacer valer nuestra soberanía.

Es lamentable cómo una cantidad impresionante de diputados federales, senadores, legisladores locales, gobernadores y alcaldes han pretendido usar de bandera política los gasolinazos, calificándolos de atentar contra el pueblo, como si el descalificarlos les fuera a quitar sus vales de gasolina, a los que por cierto no renuncian. No dudo que las gestiones de algunos alcaldes hayan servido para, aunque sea unos centavos, impactar positivamente para el diésel que se destina al rubro agropecuario; pero por otra parte, vemos a gobernadores haciendo anuncios de medidas de austeridad, algunas muy interesantes, otras muy tontas.

Lo que sí es muy urgente es que se deje de dar vales de gasolina personales a regidores, directores y secretarios municipales y funcionarios estatales, y los vehículos operativos optimizarlos.

Sonará a utopía, pero gobernar con austeridad sí se puede. Es una práctica nueva para la clase política, que siempre ha gobernado con opulencia, y sin duda les dolerá desprenderse de lo que no es suyo, pero ante el panorama que enfrentamos, que los diputados, tanto locales como federales, los senadores, se paguen su gasolina, y si no les parece, que anden a pie. ¿O no lo dijo la diputada Carmen Salinas? “El que tenga coche que lo mantenga, no hay de otra carnal”… y sí, el que tenga carro que lo mantenga, empezando por los diputados, senadores, gobernadores, alcaldes, y entonces habrá congruencia para que nosotros, como ciudadanos, nos contagiemos de su invitación.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: