El mundo ideal, en 15 años

Publicado Por

Por Juan Danell Sánchez

Mundo_ideal_en_15_años_Alcaldes_de_Mexico_Septiembre_2015

Para la Organización de las Naciones Unidas (ONU), lograr el mundo ideal está a la vuelta de 15 años. En ese tiempo los índices de pobreza, hambre, inseguridad, desempleo, violación de los derechos humanos, violencia contra la mujer y marginación educativa, desaparecerán de la faz de Tierra; se resolverán los graves problemas que atormentan hoy día a una población cercana a la séptima parte de los habitantes del planeta, alrededor de 900 millones de personas.

En medio de una crisis financiera mundial de magnitudes aún incalculables que ha provocado, por ejemplo, que uno de los empresarios más grandes del mundo, Carlos Slim, haya perdido ya la quinta parte de su fortuna (14,900 mdd), el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dio a conocer los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), cuya agenda comprende el periodo de 2015 a 2030, en el cual se deja ver que la magia asistencialista del organismo erradicará los males del mundo.

Los ODS son la continuidad de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), acordados en 2000, que culminaron en el presente año y que de acuerdo con el informe de Ban Ki-moon, cumplieron con su cometido de manera más que satisfactoria, ya que alcanzaron sus metas cinco años antes del plazo, en 2010, y entre las cuales destaca el avance frontal contra el flagelo más importante del planeta: la pobreza extrema, de la cual, gracias a los ODM, fue posible sacar a mil millones de personas, es decir, poco más de 50 por ciento de los 1,900 millones de personas que vivían bajo esta condición en 1990.

El documento de la agenda post 2015, que contiene los ODS será presentado en la 70 Asamblea General de Naciones Unidas entre el 25 y el 27 de septiembre, para su aprobación y adopción por los países miembro, el cual fue consensuado por las partes en reuniones, negociaciones y debates realizados en los últimos cuatro años para llegar a los acuerdos que dieron como resultado 17 objetivos y 165 metas para alcanzar un desarrollo sostenible en el que, a diferencia de los ODM, las personas son el eje sobre el cual se estructuran programas, proyectos y acciones para resolver los problemas que aquejan a las sociedades de los países en desarrollo.

Alcanzar ese mundo ideal, al que se compromete llegar el secretario general de Naciones Unidas para 2030, tiene un camino no menos sinuoso por recorrer al de los ODM.

Algunas estadísticas de los indicadores de la ONU retratan la realidad que vive el mundo hoy día y son el punto de partida del reto que enfrentarán en los próximos 15 años el desarrollo sostenible y los gobiernos de los países miembro del organismo internacional.

Por ejemplo, aún quedan 836 millones de personas en pobreza extrema, es decir, que viven con menos de 1.25 dólares al día; alrededor de tres mil millones de personas no tienen acceso al suministro de agua potable por cañería; 16,000 niños mueren cada día antes de cumplir cinco años de vida, por enfermedad o desnutrición; 77 de los 193 países miembros de Naciones Unidas no cuentan con sistemas de registros para conocer sus índices de pobreza; las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) se incrementaron en 50 por ciento, porque los países mayormente contaminantes no adoptaron los acuerdos del Protocolo de Kyoto; 2,400 millones de personas no cuentan con instalaciones de saneamiento mejoradas; 946 millones defecan al aire libre; 160 millones de niños tienen una estatura inadecuada por efectos de la desnutrición; alrededor de 50 por ciento de los trabajadores del mundo (más de 2,000 millones) labora en condiciones vulnerables y no cuenta con los beneficios vinculados a un trabajo decoroso.

Y en esto hay que destacar que Naciones Unidas reconoce que el calentamiento de la Tierra, cuyo efecto más palpable es el cambio climático, es un fenómeno cuyos efectos son irreversibles, por lo que darle un tratamiento frontal para detenerlo exige del compromiso de todos los países, algo que en el pasado reciente no pudo ser.

Estos números son parte del saldo que dejan los ODM, no obstante que las naciones desarrolladas incrementaron la asistencia oficial para el desarrollo de 81,000 millones de dólares (mdd), en 2000, a 135 mil mdd en 2015, y ya se tiene contemplado que para los próximos 15 años sean 166 mil mdd anuales, en promedio, que serán aportados por los países industrializados.

El éxito de la agenda del desarrollo sostenible depende en gran medida de que los gobiernos de los países industrializados y en desarrollo adopten los ODS a pie juntillas y que paralelamente destinen mayores presupuestos para atender esos escollos que tienen en jaque al planeta, de lo contrario, todo seguirá siendo el sueño de los fundadores de Naciones Unidas: “lograr un mundo de paz y dignidad para todos”.

Deja un comentario

No Announcement posts