Gladis López: VIVIR EN MICHOACÁN NO ES FÁCIL

Publicado Por

Una de mis principales preocupaciones es el desarrollo de gobiernos locales, por lo que a través de productos editoriales, he fomentado las buenas prácticas municipales, donde la administración y el servicio a los ciudadanos debe mejorar.

Si las riquezas naturales y los atractivos turísticos fueran lo único a tomar en cuenta, la historia de Michoacán narrada en las noticias sería diferente. Los encabezados, las fotografías, las columnas de 8, estarían dedicadas a la gran belleza del estado y la calidez de su gente.

 

Sin embargo,  otra es la historia… Hoy los primeros resultados en internet sobre Michoacán, atañen a violencia e inseguridad. Las primeras imágenes no tienen que ver con la hermosa catedral de Morelia y sus paredes de cantera, sino con armas, despliegue de operativos y ajustes de cuentas.

 

Los michoacanos viven al borde de cifras crecientes y borrosas, de condiciones poco claras y de logros que resultan no ser palpables para todos. Aquí seis anotaciones que nos indican que vivir en Michoacán no es fácil:

 

  1. Según cifras registradas por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, de enero a junio de 2014 se registraron 555 homicidios dolosos, 171 más que en el mismo periodo de 2013, cuando se contabilizaron 384.

 

  1. Otro duro golpe que lastimó profundamente a los michoacanos, fue la complicidad y abandono de parte de nuestros gobernantes, pues tan sólo en este año, fueron detenidos y trasladados a diferentes penales, el ex gobernador interino, Jesús Reyna, 6 presidentes municipales relacionados con el crimen organizado y otro más por el delito de peculado.

 

  1. Hablando de abandono, en este recuento no debemos dejar pasar la sustitución de Fausto Vallejo. A un año de concluir su gobierno, el ex gobernador de Michoacán, pidió licencia permanente, siendo nombrado Salvador Jara Guerrero como sustituto.  Jara, reconocido académico, pero la administración y políticas públicas parecen no ser lo suyo.
  2. Mención aparte, pero no menos importante, merece el terrible penúltimo lugar en el que nos colocó la organización Mexicanos Primero en materia de educación, calificación que no dejó más que entre ver, que los conflictos magisteriales, han afectado el sistema educativo y al gremio de profesores. A esto se suma el desolador primer lugar que ocupa Michoacán por deserción escolar en educación básica y la falta de instituciones de educación superior en más de 90 municipios.

 

  1. Entre otra cifras, 54.7% de la población michoacana vive en situación de pobreza, de los cuales, 14.4% lo hace en condiciones de pobreza extrema.
  2. Visitar el hospital civil y el hospital infantil, fue por demás desgarrador. Una situación comparable a escenas propias de película de guerra: Hacinamiento de enfermos, condiciones insalubres, falta de personal y escasez de medicamentos. De incomodidades y angustia de los familiares, ya ni hablamos.

Estos datos, deberían ser la prueba más eficaz de que el camino hacia la paz, no se obtiene con conciertos ni recitales, la paz se construye con el derecho y la justicia. La paz se obtiene con trabajo, salud, educación y vivienda. La paz se logra con el respeto de los gobernantes a sus gobernados y de los ciudadanos entre sí.

Estas cifras que siguen siendo tratadas como una estadística más, han provocado que vivir en Michoacán sea cada vez más difícil. Reconstruir el camino puede no ser sencillo, pero amo mi tierra, lugar donde nací, crecí y me formé. Lo llevo en la piel, ¡qué orgullo ser michoacana! Es mi opinión…

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: