Gobernar sin recursos

Publicado Por

Es periodista en Michoacán, catedrático de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la Universidad Contemporánea de las Américas en Uruapan, especialista en periodismo político, miembro de la Asociación Nacional de Locutores de México.

En la retórica se dice que la política es para servir, sin embargo, en la praxis, se convierte en un manjar para agarrar de todo lo que hay. ¿Qué propósitos de año nuevo se podrán hacer los gobiernos locales?, ¿gobernar sin recursos?… es una alternativa.

gobernar_sin_recursos_alcaldes_de_mexico_enero_2017

Los presupuestos anuales para los ayuntamientos tienen fuertes salidas de dinero, sobre todo en el gasto corriente; pero tan sólo, para citar un ejemplo, en un municipio cuyo presupuesto ronde los 500 millones de pesos anuales, mínimo el 10 por ciento se va en salarios a funcionarios de primer nivel. Es decir, 50 millones de pesos se irán en pagar el salario del alcalde, síndico, regidores, secretarios y directores de área. Además hay que adjuntar los recursos que se destinan para el área operativa y pagar salario a los empleados municipales, sumando así al menos 50 millones de pesos más. Sumamos insumos, como combustible, prestaciones adicionales, rentas, mantenimiento obligatorio, servicios públicos, programas sociales obligatorios para la administración pública municipal, y estarán quedando menos de 50 millones de pesos para cualquier obra pública.

¿Cómo hacer entonces ante este panorama tan desolador? Si la política es para servir, ¿cómo ven si, en ese espíritu vocacional que se distingue en el discurso político, hacen una renuncia al salario por ejemplo? Hemos escuchado y nos indignamos al conocer que hay bomberos, paramédicos, que no reciben ningún sueldo y arriesgan su vida, y vemos los salarios de la clase política y hasta lástima da.

Las mecánicas de ahorro que emplearán muchos gobiernos locales sin duda serán castigadas por su propio partido, en las cuotas al instituto, pero no es una ficción que los recortes al presupuesto se van a sentir de inmediato. Por ello, y aunque suene muy descabellado, es necesario considerar los cargos públicos como honorarios, o al menos con el sueldo base, e incentivar a los empleados municipales para que ellos sí puedan aspirar a un salario mejor, pero que quienes llegaron por la vía del voto a gobernar no quieran tener el sol, la luna y las estrellas, sólo por gobernar sin recursos. Y si no hay recursos para gobernar, será necesario este tipo de renuncias de quienes les sobra el dinero, para tener un margen para la obra pública, para la atención de los grupos vulnerables.

Suena descabellado y utópico, pero las formas de gobernar que exigen estos tiempos no pueden ser ya las mismas a las que están acostumbrados los partidos. Ya no se puede gobernar de forma vertical, se tiene que gobernar de forma horizontal, sin clases sociales en las esferas del ayuntamiento, donde los funcionarios que llegaron a la sede edilicia por la vía del voto y por designación, ganen lo mismo que el empleado municipal, que a las últimas es el que hace el trabajo, y así, allí tienen su ahorro perfecto, para ponerse a trabajar.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: