Lo bueno casi no se cuenta ¿pero cuenta mucho?

Publicado Por

Maestro en Estudios Políticos y Sociales por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Autor de los libros: «2006: El año del complot» y «2012: Reflexiones sobre el proceso electoral», actualmente se desempeña como académico de la FCPyS/UNAM. También es colaborador de la Revista Zócalo y Antena Radio. twitter Twitter

El gobierno ante la ola de reclamos y críticas por los malos resultados de sus cuatro años de gobierno, consideró una vez más que con una campaña mediática podría reconfigurar la opinión pública.

lo_bueno_casi_no_se_cuenta_alcaldes_de_mexico_noviembre_2016

El 25 de octubre, el presidente Enrique Peña Nieto acudió a un foro organizado por el Grupo Interacciones-Bloomberg, donde entre otras cosas realizó una especie de informe de acciones que ha emprendido su administración durante este 2016.

Ante este grupo principalmente de empresarios, el jefe del Ejecutivo explicó varias de las decisiones que ha tomado durante los últimos seis meses, los cuales ante los ojos de la mayoría de los mexicanos han sido desastrosos, y no me refiero sólo por la visita que hiciera a nuestro país Donald Trump, sino por el sin número de errores que el propio presidente ha tenido en materia de comunicación, y que podríamos resumirlo así: descalabro tras descalabro.

Me gustaría centrarme en un error, el cual fue elaborado para el cuarto informe de gobierno de Peña Nieto y que va así: “lo bueno casi no se cuenta, pero cuenta mucho”, lo considero un error desde el punto de vista comunicativo, porque el gobierno ante la ola de reclamos y críticas por los malos resultados de sus cuatro años de gobierno, consideró una vez más que con una campaña mediática podría reconfigurar la opinión pública, lo cual a todas luces no resultó, porque la inmensa mayoría de mexicanos siguen padeciendo los embates del incremento de precios derivados del alza del dólar, la inseguridad, el desempleo, la corrupción, etcétera y los cuales no se pueden borrar con una simple frase en teoría pegajosa y un bombardeo de spots.

Ante este escenario, la frase que pronunció Peña Nieto, de que “ningún presidente se levanta pensando cómo joder a México”, muestra un total desconocimiento de la realidad que vivimos en el país.

Porque entonces si esto fuera cierto ¿por qué entonces estamos viviendo una realidad tan desigual?, no sólo económicamente hablando, sino de no tener un mínimo estándar de calidad de vida.  Pero, eso sí, vemos a políticos que bajo la lógica de nuestro presidente no se levantan pensando en joder a México.

Entonces por qué observamos en este año casos como los de los ex gobernadores: Javier Duarte, Guillermo Padrés y César Duarte, quienes según los datos ofrecidos por distintos medios de comunicación se hicieron de una inmensa fortuna a costa de sus mandatos.

Es por ello  que me pregunto, ¿dónde estuvo aquel que juro defender la Constitución y el estado de legalidad que de ella emana?, porque tuvimos que esperar a que estos políticos terminaran su mandato para girar una orden de aprensión en su contra. ¿No es esto una forma de omitir ciertas responsabilidades y con ello joder a una buena parte de mexicanos?

Ante ello, y para concluir vuelvo a decir que nuevamente se equivoca el presidente de México, y todo su círculo de confianza o de asesores, al permitir que ocurran en nuestro país esta sarta de atrocidades. Aunque eso sí, permiten que el presidente diga ante un grupo de personas y medios de comunicación que no se levanta pensado en joder a México.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: