¿Matarías a tu presidente municipal?

Publicado Por

Hay noticias que alegran, que entristecen, otras que enojan… pero el fin de semana ocurrió una de la que no se sabe cuál es la reacción correcta. Me refiero al asesinato del presidente municipal y síndico de San Juan Chamula, Chiapas, Domingo López González y Narciso Lunes Hernández, respectivamente; a ellos, presuntamente por “corrupción”, los habitantes les privaron de la vida.

Matar_presidentes_municipales_Alcaldes_de_Mexico_Julio_2016            Pareciera que ante el cansancio generalizado de la sociedad hacia sus gobernantes, en este caso se toca fondo, y para mucho “por fin se hace justicia”. Pero en esta circunstancia me atrevo a preguntar: ¿Qué se ganaron con matar al edil y al síndico? Los buenos políticos son perennes, y los malos, les cortas la cabeza y les crecen dos.

Una cosa es real: en el caso de Chiapas, el asesinato fue una venganza política, pues el PRI dejó de ser, por primera vez en la historia de San Juan Chamula, la primera fuerza política, misma que pasó al Partido Verde Ecologista de México; aunado a ello, el exigirle la transparencia del destino de 100 millones de pesos, que suenan muy grandes, cuando se habla que es un municipio cuyo presupuesto anual apenas rebasa esa cantidad.

Y en redes sociales se lee tanto aplauso, como si asesinar a los gobernantes fuera la solución. Es verdaderamente peligroso que no se vea como camino hacia buenos gobernantes, el practicar los valores, el resistir las tentaciones que significa el dinero. ¡Todo lo quieren solucionar con la muerte!, pero como he dicho, si se mata a los malos políticos, cual Hidra de Lerna, se les corta una cabeza pero les crecen dos, y de nada sirve tal martirio, pues encima, se les convierte en eso, en mártires.

Por eso me atrevo a preguntar: ¿Qué tan cansado estás de tu presidente municipal, de tu diputado, de tu senador, de tu gobernador, de tu presidente de la república? Pero te puedo asegurar que no será asesinándolos como se habrá de solucionar el problema de la corrupción, pues, ¿qué tan limpios estarán los pobladores de San Juan Chamula para tomarse la libertad de hacer justicia?

La gente se queja de la corrupción a diario, pero su queja solo es un reflejo de la envidia que siente porque no está en la posición donde se puede robar, pero el caso está en que si estuviera en donde hay, ¿resistiría la tentación? Igual y por el momento solo puede robar un vaso de agua, y es lo que roba.

Dice la frase popular: “¡El que no tranza no avanza”; eso hay que replantearlo así: “El que tranza cree que avanza, pero sólo a la venganza”.

Sólo respóndete: ¿matarías a tu presidente municipal por corrupto? Y no se trata de dejar impune, pero qué gracioso es ver cómo el ciudadano menos ejemplar, exige justicia.

Deja un comentario

No Announcement posts