Municipios ordeñados

Publicado Por

Es periodista en Michoacán, catedrático de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la Universidad Contemporánea de las Américas en Uruapan, especialista en periodismo político, miembro de la Asociación Nacional de Locutores de México.

La corrupción convierte a las instituciones públicas y privadas en vacas que las ordeñan no cada mañana sino diez veces al día, y a ese ritmo, ¿qué vaca aguanta?

A estas alturas del partido ya se sabe si este año habrá obra pública y verdaderas acciones de gobierno en cada uno de los municipios, pues ya culminó el primer trimestre del año, y ya va el primer mes del segundo, por lo que no es mala idea decirle a cada alcalde: ¿Y las obras? Ojalá no contesten: ¡Ahorita no joven! qué no ve que estoy robando.

Pareciera que la corrupción es una moda obligatoria, y que si bien ahora es evidente en el grupo de los gobernadores, hay presidentes municipales que no sé que les pasará por la cabeza que tienen como modelos a seguir a Javier Duarte, a Fausto Vallejo, a Andrés Granier, o a otros tantos, y por ello, vemos sus respectivos municipios sumergidos en el subejercicio de recursos, que nunca serán aplicados.

Imaginen el recorte presupuestal que se aplicó a las administraciones municipales por parte del gobierno de la República debido a que no hay dinero, y si a eso le sumamos esa hambre y rapiña que hacen con lo poco que tienen para darle resultados a sus gobernados, y no sólo eso, súmenle el que los ciudadanos que más se quejan son los que menos pagan impuestos, pues, ¡dinero! ¿dónde estás?

La corrupción convierte a las instituciones públicas y privadas en vacas que las ordeñan no cada mañana sino diez veces al día, y a ese ritmo, ¿qué vaca aguanta? Evidente esa vaca verá la muerte pronto; y así ven los municipios varios (as) alcaldes, que ordeñan y ordeñan, pero nada que gobiernan, ni nada que invierten.

Triste historia, la de los municipios ordeñados.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: