Niños sin futuro en Michoacán

Publicado Por

Una de mis principales preocupaciones es el desarrollo de gobiernos locales, por lo que a través de productos editoriales, he fomentado las buenas prácticas municipales, donde la administración y el servicio a los ciudadanos debe mejorar.

De acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el número de casos de niños desaparecidos en México ha registrado un crecimiento inusual, mismo que se convierte en alarmante, al no tener datos sobre la resolución de su localización. No existen cifras exactas sobre los menores no encontrados, sin embargo, este organismo, declaró que existe una preocupación constante al no saber el destino de cada uno de ellos, muchas veces decidido por criminales.

Ante esto, el protocolo de búsqueda de la Alerta Amber en México, se ha convertido en un recurso indispensable para las autoridades y una solución para los padres de familia que lamentablemente viven la desaparición de un menor de edad. Que en el caso de Michoacán, lamentablemente, no se ha regularizado ni oficializado.

El clamor social que exige resultados a las autoridades, sigue sin ser escuchado. La seguridad y protección a menores de edad, así como la garantía de su desarrollo, se han convertido en una nota pendiente en el estado y las promesas de cambio y beneficios siguen sin llegar a los ciudadanos. Estamos por finalizar el año y desgarradoras cifras siguen dando de qué hablar en Michoacán, mismas que nos hacen pensar que el futuro de nuestros niños y jóvenes pende de un hilo o incluso, no existe.

Entre las problemáticas sin respuesta, se encuentra por supuesto, el alarmante aumento de violencia, la ineficacia de programas sociales para su desarrollo, la falta de calidad educativa, pocas oportunidades para jóvenes y un sin fin de puntos pendientes que debemos solucionar, para que el presente de Michoacán, no sea el futuro en el que vivirá la población más joven.

Las estadísticas no son nada prometedoras para la infancia y juventud:  Seis de cada diez niños en Michoacán, viven en algún tipo de pobreza, 4.2 por ciento de los niños de 5 a 11 años tiene algún tipo de trabajo y 52.6 por ciento, ya no estudia.

Y por si fuera poco, según la UNICEF, Michoacán es el noveno lugar del país en pobreza y vulnerabilidad infantil, pues 61.3% de la población de 0 a 17 años no puede acceder a servicios básicos, aunado al penúltimo lugar en educación que nos otorgó la fundación Mexicanos Primero.

Es hora de poner sobre la mesa, el futuro de nuestros niños y jóvenes, parte de erradicar la violencia en el estado, debe basarse en eso, en ocuparse de que los casos que hoy nos aquejan no vuelvan a suceder, de dar solución y de abonar verdaderamente al desarrollo de los menores de edad. Hoy el futuro de los jóvenes michoacanos es inexistente o al menos, poco prometedor, por lo que debemos darles todas las herramientas y prepararlos para los días venideros en los que ellos, volverán a dar certeza a Michoacán.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: