Política Chavorruca

Publicado Por

Es periodista en Michoacán, catedrático de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la Universidad Contemporánea de las Américas en Uruapan, especialista en periodismo político, miembro de la Asociación Nacional de Locutores de México.

Vemos claramente cómo en el contexto nacional, los partidos políticos se mezclan, y quiero alertar que esa mezcolanza sólo provocará que la política, en vez de madurar, se eche a perder – que de por sí, no tenía mucho de saludable – .

En la mezcla de colores, si se combina AZUL y AMARILLO, resulta un verde… y así lo estamos comprobando la ciudadanía, que testificamos cómo se retorna a una política verde, sin trascendencia, en la pubertad obligada por las malas decisiones: UNA POLÍTICA CHAVORRUCA. Y la califico así porque vemos a los mismos dinosaurios de siempre, queriendo ganar adeptos jóvenes, que ya no creen de la misma forma que lo hacían la Generación X, los Baby Boomers, o más atrás… y Ricardo Anaya, Silvano Aureoles, Miguel Ángel Mancera, Osorio Chong, José Antonio Meade, y otros tantos más, encabezan la “lista chavorruca de la democracia”.

Como ciudadanos, hemos exigido paz frente a la situación de inseguridad, pero es urgente también esa paz que requerimos en nuestra democracia, donde la voz sigue siendo dictadora, y que cualquier grito por muy puberto que sea, pretende ser callado.

Pero también existe la otra realidad, la política no es un ambiente atractivo para los Millenials, que ocultan sus deseos en realidades virtuales muy bien atendidas por el gobierno en los foros emprendedores o en la Semana Nacional del Emprendedor, donde le hacen creer a los preparatorianos o estudiantes de alguna carrera, que por el simple hecho de asistir a sus eventos, ya son emprendedores… y suena bien, si de alimentar una realidad virtual hablamos, pero lamentablemente un engaño de moda.

Parece que tanta mezcla está de moda, así que no nos sorprenda por imposible que parezca, que más tarde Andrés Manuel vuelva al PRI, o que haya reformas constitucionales para que los ministros de culto puedan aspirar a un cargo de elección popular… porque en este país de ‘políticos chavorrucos’, las ideas que dicen son innovadoras, están más reutilizadas que la moda de los pantalones acampanados.

*Las opiniones aquí emitidas son responsabilidad únicamente del autor del texto

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: