Sagarpa estafada; productores también

Publicado Por

Por Juan Danell Sánchez

Sagarpa_estafada_productores_tambien_Alcaldes_de_Mexico_Diciembre_2015A pecho abierto, el señor secretario soltó con vehemencia las palabras que la multitud, piensa él, desea escuchar, pero que en realidad ya poco se les cree. Y ese residuo creíble es más producto de la religiosa esperanza de ver un milagro, que de sentir honesto el discurso de funcionarios de gobierno.

Este retablo es costumbre de años, acuñado con los mismos tonos y los mismos tintes, sellados por lo oficioso de las palabras repetidas una y otra y otra vez, que en su reiteración alimentan el desgaste de la credibilidad y la confianza en las instituciones y sus representantes, por parte de los convocados a actos masivos para recibir beneficios de los programas gubernamentales.

Y hoy más que ayer, el país está urgido de verdades que no sólo suenen verdaderas, sino que permitan cimentar el camino de la prosperidad y mejoría económica del grueso de la sociedad, que realmente eleven su calidad de vida.

Así, los ciudadanos de a pie escucharon, el 30 de noviembre del año en curso, el discurso, jarocho por el lugar anfitrión que está en vísperas electorales, y por lo que debía ser contundente, franco y sincero. Sí, bien sincero, tanto como lo pueda soportar el compromiso de que les lleguen a esos productores del campo veracruzano, que navega en las aguas de la profunda subsistencia, los apoyos cifrados en 33.1 millones de pesos (mdp) que vendrán a refaccionar, dicen, la economía de 5 mil 229 familias, a las que les corresponden algo así como 6 mil 330 pesos a cada una.

Y esa cantidad tiene que alcanzar para hacer que el programa de huertos familiares, traspatio y pequeñas granjas avícolas, “forme parte de las acciones que hacen la diferencia en la alimentación y calidad de vida de las personas, con impactos en lo social, económico y productivo”, nada más, ni nada menos.

Para que no quede duda alguna, el señor secretario José Calzada Rovirosa agudizó el tono de la retórica que le ocupó en esos momentos y no dudó un instante para afirmar que “hoy la dependencia (Sagarpa) tiene programas para llegar al mayor número de productores posible, con mayor eficacia y equidad, en cumplimiento con las instrucciones del presidente Enrique Peña Nieto de poner énfasis en el impulso de las zonas rurales del país que requieren del apoyo permanente del Gobierno Federal”.

Algo así como que hoy día hay para todos, sólo se debe ingresar a alguno de los programas gubernamentales. Innovación para el Desarrollo Tecnológico Aplicado (Idetec), es uno de éstos y cuyo objetivo queda claro en su nombre, con la virtud de estar diseñado para llegar a los productores de bajos ingresos, de los que por esta razón han sido clasificados como micro y que obviamente no cuentan con sumas lo suficientemente grandes para invertir.

Es por ello que a través del Idetec, los campesinos pueden innovar al hacerse de tecnología y maquinaria a mitad del precio que tiene en el mercado. Imposible no sentir orgullo y satisfacción de dirigir una dependencia que puede hacer posible esto, como seguramente le sucede al señor secretario Calzada, que se mueve, como todos los funcionarios y gobernantes, en esa esfera que tiene un cristal muy grueso como para verificar que las palabras se transformen en hechos.

Y es que precisamente en Veracruz ―el resto del país queda pendiente de averiguación― a poca distancia del recinto donde el magno evento dejó claro para los medios de comunicación que las más de cinco mil familias de tres municipios recibirían 33 mdp, el programa de innovación tecnológica es botín de mercaderes medievales, que usurpan la mitad de los recursos destinados a la entrega de maquinaria para productores de bajos ingresos.

Y lo hacen con la impunidad y soberbia de los coludidos. La documentación que atestigua este hecho corresponde al distribuidor autorizado de John Deere, Tractores Rivera S.A.P.I. de C.V., con domicilio en Nautla 288, colonia Manantial, Poza Rica, Veracruz.

En dicho recinto comercial, en días pasados, poco antes de la visita del secretario al puerto de Veracruz, se realizó, también, un acto solemne, aunque de menor asistencia, para hacer entrega a los campesinos de la región la maquinaria contratada casi un año antes mediante el Idetec.

Para abreviar tiempo, ya que el presidente de la República y el señor secretario no podrían asistir, los directivos de la distribuidora de tractores hicieron firmar a los campesinos los papeles de entrega-recepción de las máquinas contratadas sin que pudieran verificar la autenticidad de lo que los productores estaban recibiendo, pues “en buen plan” los distribuidores se los enviarían a domicilio.

Hasta ahí todo bien. Después, todo mal. El productor contrató (compró mediante el Idetec) una picadora de forraje modelo TP2000, con motor a gasolina (Honda GX390) de 13 caballos de fuerza, con una producción de dos toneladas de molienda por hora, a un precio de 15,000 pesos, para lo cual pagó, de acuerdo al programa, la mitad (7,500 pesos). La otra mitad la aportó el Gobierno Federal con los impuestos que todos pagamos.

Pero vaya sorpresa, la picadora de forraje entregada al productor es de la misma marca (FUMASA), pero con un motor a gasolina con potencia de 5.5 caballos de fuerza (la mitad de lo prometido y contratado), el Honda GX160, con capacidad de molienda de 800 kilos por hora y cuyo costo aproximado es de 7,500 pesos. Pero, además, las voces de expertos en este tipo de maquinaria afirman que la trituradora sólo funciona con un motor de 13 caballos, el más chico no le sirve.

Así, el distribuidor autorizado de John Deere entregó, a la vista de todos, maquinaria inferior a la contratada y pagada.

Hoy los distribuidores ya no escuchan reclamos, ni valen aclaraciones. Algo así como “lo caido, caido” ¿Y la innovación? ¿Y la modernización? ¿Y el progreso del campo? ¿Y el orgulloso discurso del señor secretario, de las instrucciones del presidente Peña Nieto? ¿Y los dineros que pone el Gobierno para completar el precio de la maquinaria que no se entrega? ¿Y el desarrollo del campo? ¿Y la honestidad y compromiso para sacar adelante el agro?

Deja un comentario

No Announcement posts