Todo lo quieren solucionar con marchas

Publicado Por

Dentro de las políticas públicas que deben implementarse en los gobiernos municipales, una sin duda de las más urgentes es dar resultados, no sólo por evitar manifestantes, sino porque es una obligación darlos.

marchas_alcaldes_de_mexico_octubre_2016

Marchas, marchas y más marchas, todo lo quieren solucionar marchando; es lamentable que los gobiernos se quejen de los manifestantes, e irónicamente marchan contra el gobierno de más arriba. Me refiero en concreto, a la reciente manifestación que hicieron presidentes municipales emanados del PRD, en la Ciudad de México, contra el recorte presupuestal que se tendrá para 2017.

Los recortes sí afectarán a todas las esferas sociales, y limitará la operatividad en los ayuntamientos, que son la única instancia gubernamental que está en contacto directo con la gente, pero es una incongruencia que los ediles que tanto se quejan de las manifestaciones de algunos sectores de la sociedad, marchen desde el Ángel de la Independencia, contra el recorte al presupuesto, como si eso fuera a solucionar el problema del petróleo, de la devaluación, o lo más importante, la corrupción, o incluso, fuera eso a aparecer por arte de magia el dinero recortado.

Dentro de las políticas públicas que deben implementarse en los gobiernos municipales, una sin duda de las más urgentes es dar resultados, no sólo por evitar manifestantes, sino porque es una obligación darlos. Pero los compromisos o las problemáticas que se presentan las van posponiendo lo más cercano al año electoral: “para que a la gente no se le olvide quien los ayudó” y voten por ellos en el siguiente proceso electoral.

Qué irónico es ver que de lo que más se quejan los ediles, las manifestaciones y marchas, es lo primero que hacen; y está comprobado que los métodos de lucha ya está obsoletos y deben actualizarse.

Primero marchan los inconformes, porque es una realidad que no se les escucha; luego marchan los que sí están conformes, caso concreto los que marchan a favor de la familia; y luego, marchan los alcaldes. Es un círculo vicioso que no se detiene, y no se detendrá si se sigue creyendo que con marchas se solucionará todo.

Ironías de la vida: alcaldes que a diario lidian con marchas, y se ponen a marchar cuando el gobierno federal anuncia recortes presupuestales… eso de lo que tanto se quejan, es lo primero que hacen… -“Usted aguante y adopte a un político… y domestíquelo”.

Deja un comentario

No Announcement posts