Guardianes de la mixteca oaxaqueña.

NubesEn el norte de Oaxaca, la planificación del desarrollo de las comunidades —con base en principios de sustentabilidad y preservación de los ecosistemas— es una realidad gracias al Proyecto Mixteca, una iniciativa que operan la Comisión Nacional Forestal (Conafor) y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés), en colaboración con los ayuntamientos y el gobierno del estado de Oaxaca.

Actualmente, la biodiversidad de esta región se ve amenazada por la destrucción de hábitats y ecosistemas, así como por la degradación de los suelos, lo que ocasiona pérdida de especies. Además, la extracción de madera para leña y la crianza extensiva de ganado caprino y bovino han contribuido a la deforestación del lugar.

Gustavo Sánchez, coordinador General del Proyecto Mixteca, comenta que el objetivo del mismo consiste en generar métodos y herramientas para que las comunidades de la región mixteca adopten criterios de desarrollo sustentable, con base en la conservación de la biodiversidad y el uso racional de los recursos naturales.

“Es una estrategia para el manejo integral de la tierra, el agua y los seres vivos, que promueve el uso de los recursos en forma equitativa”, explica el directivo. Con estas acciones, el Proyecto Mixteca, que inició en octubre de 2010 y concluirá en 2015, busca ser un gestor de políticas públicas y de acciones estratégicas que puedan servir de ejemplo para otras comunidades. También facilita los procesos para que las localidades adquieran capacidades técnicas que les permitan crecer desde lo local.

El proyecto opera en 28 municipios de los 160 que componen la zona Mixteca. En ellos, comenta Sánchez, el apoyo de los ayuntamientos es indispensable para ejecutar sus cinco tareas básicas, que consisten en:

1) Recuperar el conocimiento tradicional sobre los ecosistemas locales para incorporarlo a la toma de decisiones.

2) Crear sinergias institucionales para mejorar las políticas públicas en el marco de la sustentabilidad.

3) Echar a andar acciones amigables con el ambiente

4) Concientizar a la población

5) Replicar los casos de éxito “La participación de las autoridades agrarias y municipales ha sido fundamental para acercarse a los territorios y convocar a los pobladores. Como resultado, las comunidades han demostrado interés en participar con nosotros”, destaca.

“La participación de las autoridades agrarias y municipales ha sido fundamental para acercarse a los territorios y convocar a los pobladores. Como resultado, las comunidades han demostrado interés en participar con nosotros”, destaca.

ESTUDIO A FONDO DEL HÁBITAT.

Hasta el momento, como parte de los avances del Proyecto Mixteca, se identificaron áreas con diferentes tipos de degradación, que requieren estudios puntuales para definir cuáles serán las acciones de restauración correspondientes.

Asimismo, se han revisado y evaluado 32 planes de ordenamiento territorial, con el objetivo de actualizarlos y habilitarlos como instrumento de conservación y buen uso del espacio. También se avanzó en el monitoreo de la calidad del agua en algunas comunidades y en la elaboración del programa de manejo de la cuenca alta del río Mixteco.

En cuanto al conocimiento de la biodiversidad, se realizaron estudios para conocer las especies de flora y fauna representativas de la región, con el fin de definir corredores biológicos y promover áreas de conservación, así como identificar plantas con propiedades alimenticias, ornamentales, medicinales y algunas que sean útiles para reforestar y restaurar los suelos.

Gracias a estas acciones, se ha generado información útil para la toma de decisiones y se han conformado grupos interinstitucionales de trabajo.

Actualmente, un grupo de promotores ambientales de las comunidades mixtecas recibe capacitación para replicar las acciones de desarrollo sustentable en otros municipios, una vez que concluya el proyecto.

Gustavo SánchezSanta María Yucuchiti es uno de los casos exitosos del Proyecto Mixteca. En ese municipio, el ayuntamiento elaboró un diagnóstico para conocer sus necesidades, a fin de impulsar su propio desarrollo por medio de prácticas amigables con el medioambiente.

Tras adoptar el Proyecto Mixteca, el alcalde Maximino Daviez López comenta que el primer paso fue incorporar a los habitantes del municipio en acciones ecológicas, como la limpieza de los manantiales y pozos de la entidad. También se instalaron tres estaciones climatológicas y se reforestaron más de 400 hectáreas de bosque. Para este año, se espera instalar un centro de acopio de residuos sólidos.

“El Proyecto Mixteca nos ha ayudado en un sinnúmero de actividades. Por ejemplo, durante el diagnóstico que hicimos se encontraron especies de orquídeas que no existen en ninguna otra parte del país, por lo que ya iniciamos con la construcción de viveros para reproducirla y conservarla. También se trabaja en ideas para la captura de carbono, la conservación del subsuelo y la sustitución de plaguicidas”, detalla el edil.

VAN POR ECOTURISMO.

Después de concluir estas acciones, el alcalde comenta que el siguiente paso consiste en renovar los cafetales y obtener la ertificación de productores de café orgánico, así como definir las áreas del municipio que se pueden aprovechar para el ecoturismo.

El Proyecto Mixteca es una iniciativa financiada por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF por sus siglas en inglés) a través del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). También cuenta con aliados estratégicos como la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y la Fundación Comunitaria Oaxaca.

Avances a 3 años Instalación de 3 estaciones

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: