Sistemas LED para iluminación.

Publicado Por

BiotecnologíaLos sistemas de alumbrado público representan aproximadamente entre 20 y 30 por ciento del presupuesto que ejercen los municipios cada año, gasto que abarca la instalación de nuevas luminarias o la reposición de otras, además del consumo de energía eléctrica.

En México, las luminarias de vapor de sodio de alta y baja presión se han utilizado por años para alumbrar las calles, tecnología que produce una luz amarilla muy brillante.

Dichos sistemas representan un gasto considerable para las administraciones locales, pues la alta corrosión del sodio hace que el tiempo de vida de estos dispositivos no supere las 24 mil horas, es decir, poco menos de dos años de funcionamiento continuo. Al término de ese tiempo la lámpara deja de alumbrar y debe sustituirse.

En los últimos años, la industria de la iluminación ha echado mano de nuevas tecnologías para hacer que los sistemas de alumbrado público sean más eficientes, consuman menos energía y eviten la emisión de gases contaminantes. Una de estas innovaciones consiste en el desarrollo de luminarias que funcionan con base en diodos emisores de luz (LED por sus siglas en inglés).

Un LED produce luz cuando una corriente eléctrica pasa a través del material semiconductor con el que está fabricado, por lo que a diferencia de otras lámparas no requiere resistencias o materiales como el vapor de sodio, de ahí que es más durable y no genera emisiones contaminantes, además de que consume menos electricidad.

MÁS TIEMPO DE VIDA

LedPablo Villarreal, director de General Electric Healthcare, comenta que el uso de lámparas LED permite ahorros de entre 50 y 80 por ciento en el consumo de electricidad, con un tiempo de vida de hasta el doble de las convencionales, lo que constituye una opción viable para iluminar avenidas, calles, parques, plazas y espacios públicos como escuelas y centrales de policía, entre otros.

Explica que las luminarias LED de esta firma proyectan una luz blanca uniforme que puede configurarse para optimizar la distribución de la luz y disminuir la incidencia de ésta en zonas no deseadas, lo que mejora la eficacia de toda la red de alumbrado en la vía pública. Asimismo cuenta con un disipador de calor, cuyo diseño permite que el agua de lluvia escurra para minimizar la acumulación de suciedad en el exterior de la luminaria, lo cual favorece el mantenimiento de los dispositivos.

Pablo Villarreal, quien hasta hace unos meses se desempeñó como director general de General Electric Iluminación para México, argumenta que los municipios viven un buen momento para emprender el cambio de sistemas de alumbrado público convencionales a tecnologías LED, ya que existe un interés general en el país por impulsar proyectos de ahorro de energía. Tal es el caso del municipio de Othón P. Blanco, Quintana Roo, donde en diciembre de 2010 el ayuntamiento arrancó un programa para sustituir más de 25 mil luminarias por sistemas de iluminación de nueva generación.

BUEN MOMENTO PARA MUNICIPIOS

FuenteDe esta forma, el ayuntamiento se convirtió en una de las primeras localidades de México y del mundo en contar con un sistema de alumbrado público conformado 100 por ciento con lámparas LED, que devienen en una reducción de energía de más de 29 millones de watts al año, es decir, 51 por ciento de la electricidad que se consumía con la tecnología anterior.

En cuanto a la disminución de emisiones contaminantes, la sustitución de luminarias en el municipio del sureste equivale a sacar de circulación a cerca de 40 mil vehículos durante 10 años.

El directivo recomienda a los presidentes municipales que antes de emprender el cambio de luminarias elaboren un análisis detallado de las instalaciones que desean sustituir, para así tener una idea de los costos que representa operar con los sistemas actuales en comparación con los beneficios de invertir en tecnologías de nueva generación.

“Son proyectos muy rentables. Un sistema convencional va a exigir reemplazo cada dos o tres años, dependiendo de la calidad de las luminarias utilizadas y va a consumir mayor energía. En cambio, una luminaria LED sí va a demandar una inversión inicial más elevada, pero el retorno de inversión se logra antes de que acabe su tiempo de vida”, explica Villarreal.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: