De la mano mundo indígena y desarrollo.

Publicado Por

ICipriano Charrezxmiquilpan, Hgo.- El presidente municipal Cipriano Charrez Pedraza reconoce que el ayuntamiento ha sufrido épocas de corrupción y opacidad. “El municipio era algo así como una fábrica de ricos. El que llegaba se enriquecía, sin que le diera ningún trabajo.”

La máxima autoridad de esta localidad, un indígena otomí de 38 años, tomó posesión del cargo en enero pasado, y desde ese día una de sus prioridades ha sido darle transparencia a las finanzas públicas.

“Estamos innovando y digitalizando todos los procesos para detectar dónde están las fugas y es ahí donde hemos tenido el cuidado de poner gente con un alto compromiso social”, comenta Charrez Pedraza al hablar sobre sus primeros meses al frente de la administración.

El gobierno municipal trabaja con un presupuesto de 120 millones de pesos (mdp), que este año prevé partidas de 34 mdp para obra pública, 20 mdp para otros gastos y 3 mdp para deporte. Tan sólo la organización del primer Festival Internacional de Culturas Indígenas, que se realizó en la primera semana de abril, implicó una asignación de 5 mdp.

La realización del encuentro artístico le sirve al alcalde para dar paso a dos aspectos muy sensibles en la localidad: el mundo indígena y el desarrollo. Explica que el Festival estuvo dedicado principalmente a los jóvenes, “porque ya no quieren hablar nuestra lengua, el otomí”. Sin embargo, admite que la promoción de la identidad cultural y el bienestar social deben ir de la mano y complementarse. No se puede pensar en la cultura si se tiene hambre, dice el alcalde.

INDÍGENA PRAGMÁTICO

Charrez Pedraza llegó al Palacio Municipal amparado por los colores del PAN, pero aclara que, independientemente de eso, su candidatura tuvo una amplia aceptación de la sociedad. “En la elección me apoyaron de todos los partidos, por mi trayectoria, por mi trabajo, más que como militante de algún partido.”

Aclara que los indígenas tienen una actitud muy diferente hacia la política. “No nos mueven las siglas de un partido, nosotros somos los que movemos las siglas. Por ley, no se nos permite participar de manera independiente. Entonces, tenemos que adaptarnos a ese juego.”

Efectivamente, los inicios de la carrera de Cipriano Charrez no se vinculan con ningún partido político, sino que se remontan a la organización Movimiento Indígena Otomí. “Durante 10 años que estuve al frente del movimiento social e indígena, (mis colegas y yo) caminamos, tocamos todas las puertas del gobernador, hasta del Presidente de la República”, recuerda el político hidalguense.

UNIVERSIDAD INTERCULTURAL

EstampaActualmente, el desempleo es uno de los principales problemas del municipio de Ixmiquilpan. “La gente está regresando de Estados Unidos porque no hay trabajo, pero acá tampoco tenemos. Primero los expulsamos (a los migrantes) porque no les ofrecimos una alternativa, ahora regresan y ya no hay nada para ellos”, lamenta el alcalde.

Ixmiquilpan tiene actualmente 86 mil 363 habitantes y, en los últimos 15 años, han regresado de Estados Unidos alrededor de 15 mil personas. Hasta hace unos años, las remesas familiares representaban 80 por ciento de los ingresos municipales, pero actualmente equivalen a menos de 20 por ciento.

“Hablamos de personas que no tienen empleo o lo tienen de manera informal. Lo más grave es que existe una competencia por los puestos de trabajo y más gente que trabaja por menos, entonces el nivel de vida está bajando muchísimo.”

Consecuentemente, la preocupación de las autoridades locales es generar nuevas fuentes de trabajo e impulsar la educación superior. En el municipio sólo existe una universidad tecnológica y se prevé abrir la primera universidad intercultural en la región.

Este proyecto es de gran importancia, si se toma en cuenta que Ixmiquilpan es uno de los municipios hidalguenses que imparte educación bilingüe, pero sólo en los niveles de preprimaria y primaria. De ahí que la conservación de la lengua y la cultura otomí es una preocupación del alcalde.

“Yo lo viví. Nuestros padres nos decían que no habláramos otomí, porque era un pretexto para la discriminación. Nos decían: si tú hablas otomí no tienes posibilidades, no tienes oportunidades, porque eres indígena.”

AGUA Y SALITRE

Un pueblo OtomíOtro conflicto serio es el agua. Ixmiquilpan pertenece a los municipios que fueron afectados con la construcción de la presa Zimapán, en 1995, ya que el agua que corre por esta zona no se puede tomar para el riego ni para consumo humano.

“Con el asunto del agua hemos batallado muchísimo, presentamos muchos proyectos. Por ejemplo, hemos querido desarrollar la actividad piscícola, pero no podemos aplicar esos proyectos por el agua. Aunque la vemos pasar, no la podemos agarrar, está concesionada”, efiere el alcalde.

La presidencia municipal intentará recuperar parte de los terrenos que fueron concesionados para la construcción de la presa, por lo que se harán las gestiones correspondientes ante la Comisión Nacional del Agua (Conagua). Pero si ya no se pueden recuperar esas tierras, entonces se solicitarán recursos para instalar invernaderos y producir los alimentos que le hacen falta a la comunidad. El alcalde insiste: “La gente ya no tiene trabajo y no tiene dónde trabajar”.

El agua es parte de otro drama local: el salitre. Hace años, Ixmiquilpan era conocido por ser una zona árida y parte de ese paisaje quedó plasmado en la película Retorno a Aztlán, filmada en esta localidad por Juan Mora Catletten en 1991. “El municipio era una zona muy seca. Se abrieron los canales de riego y todo se hizo a campo abierto, pero el agua no se entubó, se empezó a filtrar y a salitrar los terrenos”, explica el político indígena.

ACTIVIDADES PRODUCTIVAS

Ixmiquilpan también es una importante zona de producción lechera, sin embargo el alcalde refiere que la carencia de agua y los altos costos de los insumos no han permitido desarrollar más esta actividad. “El precio de la leche es muy bajo en comparación con los costos de producción. Ahorita estamos pugnando para pasteurizarla, empaquetarla y venderla como una marca comercial cualquiera.”

También existe un problema con la tenencia de la tierra. Actualmente Ixmiquilpan pelea con otros municipios los terrenos de Dios Padre, una comunidad indígena donde existe la propiedad comunal. “Se metió gente que empezó a vender los terrenos y se generó un fuerte conflicto de tipo agrario al que no le han puesto atención, simplemente lo han dejado de lado”, se queja el munícipe.

PROYECTO DE PARQUE INDUSTRIAL

Fuente diAdemás de ser cabecera municipal, Ixmiquilpan ha sido durante siglos un centro político y comercial para los municipios colindantes. En este sentido, el alcalde panista ha concebido la idea de crear un parque industrial, para lo cual ya tiene ubicados los terrenos y se encuentra en proceso de promover el proyecto entre grades firmas, a quienes les habla de los beneficios de la mano de obra local, calificada y barata, producto en parte de los obreros que regresaron de Estados Unidos.

Hasta el momento, el alcalde ha mantenido conversaciones con empresas importantes como Volkswagen, la fábrica de los muebles Dico y una empresa de luminarias con sede en Guadalajara. “Tenemos mano de obra, a mucha gente egresada de la Universidad Tecnológica de Ixmiquilpan, a mucha gente que regresó de Estados Unidos y que trabajaba en las fábricas. Es la otra parte en la que quiero avanzar, en la generación de fuentes de trabajo a través de la empresa”, dice el alcalde.

A decir del presidente municipal, es fundamental resolver el problema del desempleo en la demarcación porque, a pesar de tener balnearios y un Festival Internacional de Culturas Indígenas, nadie puede avanzar sin tener las necesidades básicas cubiertas. “El ser humano no puede pensar en la cuestión cultural, en ideología, en su lengua, si tiene hambre, por eso queremos resolver primero las carencias materiales.”

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: