“El DF debe ser el estado 32”

Publicado Por

Heberto CastilloEn la recta final de su gestión, uno de los mayores retos para Heberto Castillo Juárez, jefe delegacional de Coyoacán, consiste en fortalecer e impulsar a futuro la unificación y el bienestar de los más de 200 mil ciudadanos que habitan una de las demarcaciones más heterogéneas y de mayor folclor del Distrito Federal.

Al pensar en Coyoacán, uno evoca artistas y personalidades como la pintora Frida Kahlo, el político y revolucionario soviético León Trotsky, e incluso al afamado cineasta Emilio Indio Fernández, quien viviera sus últimos años y muriera en esta delegación, que se ubica al sur de la Ciudad de México.

Pero “el lugar de los que poseen coyotes” no sólo es una delegación que se caracteriza por sus tintes populares y aires intelectuales; Coyoacán alberga a más de 200 mil personas que viven en al menos 57 unidades habitacionales, el segundo agrupamiento urbano de este tipo, más grande de la capital del país, de acuerdo con Castillo.

“Yo digo que son tres ‘Coyoacanes’, que son muy heterogéneos, porque la gente dice ‘Coyoacán’, y piensa solamente en el Centro Histórico; pero, por ejemplo, tenemos los Pedregales, las zonas populares más grandes de Latinoamérica, donde vive 40 por ciento de la población”, destaca en entrevista con Alcaldes de México.

Castillo Juárez asegura que, desde el inicio, los compromisos de su administración se enfocaron en dos ejes principales: el rescate de la imagen urbana de toda la delegación y el desarrollo social. “Pero éste no se puede dar si económicamente no hay una imagen urbana aceptable.”

La mayoría de los asentamientos de la demarcación, principalmente de los Pedregales de Santo Domingo, datan de hace unos 40 años, cuando allí se establecieron personas que provenían de Michoacán, Oaxaca, Guerrero e, incluso, de Centro y Sudamérica.

En el caso de la zona de Culhuacán, existen unidades habitacionales donde vive 35 por ciento de la población; entonces, son zonas muy contrastantes, afirma el delegado.

“En Coyoacán tenemos 57 unidades habitacionales; son las más grandes después de El Rosario. Entonces, la delegación es muy heterogénea, y por eso digo que hay tres ‘Coyoacanes’. “Hemos trabajado fuerte sobre aspectos como el rescate de la imagen urbana —en la que cuenta mucho la infraestructura hidráulica y sanitaria—, y en el desarrollo social, los que significan calidad de vida incluso para generaciones futuras”, indica. Respecto a la infraestructura hidráulica sanitaria y otras obras similares, detalla que la demarcación sustituyó unos 60 kilómetros de tubería de agua potable, de los cuales 50 pertenecen a los Pedregales.

“Eso es calidad de vida, son obras que no se ven a simple vista pero que ayudan a mejorar el nivel de vida de las personas. Lo más que se había realizado anteriormente en la delegación fueron sólo 12 o 13 kilómetros”, puntualiza.

ESFUERZO POR PARTIDA TRIPLE

ZócaloUno de los proyectos más ambiciosos de la demarcación, y que fue el que más polémica causó a lo largo de los últimos dos años, fue la remodelación del Centro Histórico, que implicó una inversión de 35 millones de pesos para la mejora de la Plaza Hidalgo, el Jardín Centenario y el Atrio de la Iglesia de San Juan Bautista. Además, se invirtieron 30 millones de pesos adicionales en trabajos de infraestructura hidráulica y pavimentación en distintas calles del centro de la demarcación.

Castillo destaca que este rescate recuperó los valores patrimoniales y ambientales, generando beneficios para los 25 mil habitantes de la zona, así como para los 50 mil turistas que visitan el lugar, principalmente los fines de semana.

El Centro Histórico de Coyoacán no había recibido mantenimiento integral de su infraestructura en los últimos 50 años; por ello, dado su creciente deterioro en imagen urbana y en infraestructura, fue uno de los principales retos para la administración que concluye.

En el proyecto, expone el funcionario, intervinieron los tres niveles de gobierno: el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la instancia federal que vigila la plaza por ser una zona de monumentos históricos; la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (SEDUVI) del Gobierno del Distrito Federal, dada su facultad de conocer y aprobar propuestas en áreas de conservación histórica, y la Delegación, como instancia ejecutora.

“Aquí lo que se hizo fue un rescate del espacio urbano. No sólo se trataba de comerciantes ambulantes contra la Delegación, que aunque el caso es muy sonado; es una visión miope y más bien mediática. Fue un proyecto de tres niveles de gobierno: un programa de reordenamiento, tanto de los establecimientos mercantiles y el comercio informal, como de los espacio públicos y las plazas”, puntualiza Castillo.

Agrega que el trabajo de las autoridades delegacionales incluye el cambio de 940 metros lineales de tubería de drenaje, 410 de agua potable, alrededor de 600 metros lineales de agua tratada, y 2 mil metros lineales de ductos para todas las instalaciones eléctricas de agua. También se colocó más iluminación y se renovó el mobiliario urbano. En una segunda etapa, la restauración consideró la recuperación de los niveles originales de las plazas, de acuerdo con las disposiciones del INAH.

Como parte final del proyecto, la demarcación abrirá un bazar artesanal, en donde ubicará a los comerciantes y artesanos que se encontraban en las plazas.

JovenEsto forma parte de un programa integral para impulsar el desarrollo económico de los comerciantes, a través de un esquema de micronegocios y de difusión con otras entidades federativas, según el delegado.

Respecto a cómo lograr que el proyecto de la plaza artesanal funcione y no termine como otros programas que ha aplicado el gobierno del DF, el funcionario explica que los artesanos van a firmar un convenio que les da certeza jurídica, además de que hay un reglamento.

También van a pagar una cuota como lo hacían cuando trabajaban en la vía pública, pero, en este caso, el mantenimiento y la seguridad en la plaza corresponden a la Delegación.

Así, la preocupación para los artesanos ya no va a ser: “a ver cuánto saco cuando estoy en la plaza”; ahora podrán tener exposiciones en estados y municipios. Se trata de que sean microempresarios.

CULHUACANES Y PEDREGALES

CruzMás allá del turismo y la tradición que representa para Coyoacán su Centro Histórico, la Delegación tiene retos importantes en materia de desarrollo urbano y social, así como de seguridad pública en zonas conflictivas como Culhuacán, Santa Úrsula y los Pedregales de Santo Domingo, enfatiza Castillo.

El objetivo, afirma, es generar mayor bienestar para la población de estas zonas de la demarcación, y fomentar actividades recreativas y culturales para reducir los niveles de inseguridad, así como de conflictos familiares y sociales.

“En los Pedregales y en los Culhuacanes se trabajó en las unidades habitacionales. Allí había un abandono de 30 años en diversas cuestiones, como áreas verdes y áreas comunes, así que se hizo un convenio con la Procuraduría Social para atacar este problema.”

De esta forma se atendieron las demandas de mejora urbana de 57 unidades habitacionales, mediante un presupuesto participativo:

“Las mismas personas de los condominios, con sus comités de vigilancia, supervisaban y decían qué trabajos se tenían que hacer: podas, talas, andadores, colocación de luminarias, etcétera”, expone el delegado.

Así, Coyoacán trabajó en esas zonas con un presupuesto de 20 millones de pesos en 2008, e igual cantidad en este año, junto con la Procuraduría Social, para atender las unidades de Culhuacán y parte de los Pedregales de Santo Domingo.

AL RESCATE DE COYOACÁN

Juegos MecánicosEntre los aspectos relevantes, el funcionario señala la recuperación del Lago Huayamilpas, como parte importante del parque del mismo nombre, además de la apertura del Museo Raúl Anguiano.

“Buscamos rescatar los espacios públicos, como las plazas y las áreas verdes. Entonces, señalaría las siguientes como las obras más importantes: el rescate de los valores patrimoniales, porque así está catalogado el Centro Histórico; la recuperación de toda la infraestructura hidráulica sanitaria y de la imagen urbana, con los trazos y los niveles originales de la plaza de hace 100 años, así como el bazar donde van a estar los artesanos”, precisa Castillo Juárez.

“Otras son la recuperación del parque de béisbol de Canal Nacional, las albercas del Parque Huayamilpas y el Centro de las Artes de Santa Úrsula —que fue un proyecto realizado de forma conjunta con la UNAM—, en una zona donde viven 40 mil personas.”

Por otra parte, el funcionario añade sobre la importancia de dar continuidad a los programas sociales, donde si bien aún falta trabajo por hacer, se ha buscado apoyar a distintos segmentos de la población y combatir prácticas clientelares. “Se requiere más, pero lo que quisimos fue transparentar todo, que la gente cumpliera con los requisitos.”

Heberto Castillo 2Entre los pendientes que quedan para la próxima administración está el Programa de Desarrollo Delegacional, el cual, a pesar de estar listo, no fue aprobado por la Asamblea Legislativa.

En materia de seguridad pública, Heberto Castillo destaca la importancia de la coordinación de las autoridades delegacionales con el Gobierno del Distrito Federal y el Ejecutivo Federal para combatir a la delincuencia. “La inseguridad pública pega en todos lados, causa problemas serios. Vemos que el crimen está cada día mejor organizado, y mucho de esto tiene que ver con que no hay condiciones de desarrollo. Se debería replantear la forma de generar empleos, y de ver cómo la gente puede vivir dignamente”, considera.

Por ello, para enfrentar el problema, el delegado trabajó en su gestión sumando esfuerzos con los comités vecinales, en el desarrollo de programas y proyectos que fomentaran la educación, la actividad recreativa y cultural, principalmente dirigida a niños y jóvenes de colonias de menores recursos.

ESTADO 32

RosaPara Castillo Juárez es tiempo de que el Distrito Federal se convierta en el estado 32, y con ello dar una mayor autonomía de gestión a las delegaciones.

Lo anterior dado que, refirió, las demarcaciones en la capital del país se enfrentan a conflictos similares a los de los municipios, dadas las limitaciones en la toma de decisiones y operación.

“Las delegaciones son como municipios virtuales. A diferencia de los estados, nosotros no manejamos más que presupuesto local y federal. No recabamos impuestos, ni controlamos a la policía, aunque tenemos una coordinación.”

Debido a ese gran déficit existente en funciones y atribuciones de las demarcaciones políticas de la capital, el jefe delegacional coyoacanense hace manifiesto su respaldo a una antigua demanda de amplios sectores sociales de la gran ciudad:

“Lo que sí puedo decir es que ya es necesario que el Distrito Federal sea el estado 32, para que podamos tener algunas atribuciones, porque sigue siendo una ambigüedad de si la

Delegación es o no municipio.” Para finalizar añade que aumentar las atribuciones de las delegaciones, como ocurre en algunos casos en los municipios, mejoraría en gran medida la situación de las demarcaciones y agilizaría los procesos de la administración local.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: