Injusto cargar con estigma de violencia

Publicado Por

Héctor MurguíaCiudad Juárez, Chih.- La concurrencia de los tres órdenes de gobierno, a través de la iniciativa Todos Somos Juárez, ha logrado disminuir los índices de criminalidad hasta en 300 por ciento, de ahí que puede decirse que esta metrópoli ya no es la más peligrosa del mundo, asegura Héctor Murguía Lardizábal, presidente municipal de esta localidad.

Frente a los señalamientos de funcionarios norteamericanos, como el secretario de Estado Adjunto para Asuntos Internacionales Antinarcóticos, William Brownfield, quien hace un par de meses señaló que a 45 minutos de la línea fronteriza se encuentra la urbe más peligrosa de México y quizás la más peligrosa del hemisferio occidental, el munícipe responde que sólo se trata de “un estigma” que los juarenses cargan desde hace mucho tiempo, pero que no es cierto.

Para demostrar su dicho, el funcionario de extracción priista, y que por segunda ocasión gobierna este ayuntamiento, menciona que en febrero de este año se reportaron 60 homicidios, cifra menor a los 200 cometidos en igual mes de 2011.

Entrevistado por Alcaldes de México, Murguía Lardizábal —quien es ingeniero químico por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM)— refiere que una de las acciones más efectivas ha sido el incremento de elementos policiacos y su reorganización en seis sectores estratégicos, cada uno con 382 policías, lo que facilita una respuesta más eficiente.

A pesar de sus desencuentros con agentes de la Policía Federal en plena vía pública, el funcionario insiste en que la coordinación de los gobiernos Federal, estatal y municipal ha sido básica. “Nos ha dado resultado trabajar los tres órdenes, porque hemos bajado el índice delictivo en más de 300 por ciento. Sin embargo, los policías estatales o federales no están involucrados directamente con la sectorización; ellos mantienen sus propios recorridos y la coordinación se da cuando es necesario.”

AVANCES PARCIALES

El municipioEn los últimos tres años, las actividades criminales han cobrado en Ciudad Juárez la vida de más de 7,500 personas. No obstante, a decir del munícipe, los principales problemas de seguridad ya no son los delitos violentos, como los secuestros, sino las extorsiones.

La estrategia Todos Somos Juárez —puesta en operación a partir de febrero de 2010 para fortalecer a la metrópoli en materia de seguridad, economía, trabajo, salud, educación y desarrollo social— reporta que de abril de 2010 a enero de 2012 se atendieron 509 casos de cobro de piso. En 448 sucesos de ese total se evitó pagar a los delincuentes, mientras que 111 personas fueron detenidas por este ilícito.

Con el propósito de restituir el tejido social —afectado por hechos como los feminicidios y el asesinato de varios jóvenes en la colonia Villas de Salvárcar—, el ayuntamiento ha creado centros comunitarios donde se ofrecen talleres de artes y oficios, actividades deportivas, programas de atención médica, centros de cómputo y áreas de juegos infantiles. Actualmente existen 35 centros comunitarios colocados en las colonias de la periferia de la localidad fronteriza y se espera que para 2013, cuando concluya la administración, se tengan 60 espacios.

Gracias a estas acciones, el alcalde apunta que el número de visitantes de Ciudad Juárez ha crecido 30 por ciento desde 2010. No obstante, el problema de la inseguridad está lejos de resolverse por completo, ya que continúan los hechos violentos, como el reciente homicidio del empresario Eligio Ibarra Amador, quien desde el año pasado denunció a 10 agentes federales por secuestro y extorsión.

Por demás, el crimen organizado ha puesto en jaque a la policía municipal, al grado de que, hasta marzo pasado, alrededor de 2 mil elementos permanecían acuartelados en diversos hoteles, con el argumento de protegerse ante las reiteradas amenazas de la delincuencia de eliminar a un elemento por día en tanto no renuncie el mando policiaco.

AL GALLO LE FALTAN PLUMAS

Todos somos JuárezEn un contexto en el que la violencia y la falta de oportunidades han minado la esperanza de la sociedad, ¿qué hace el presidente municipal cuando un ciudadano se acerca a pedirle ayuda? Teto Murguía, como le llama la población, mira a un lado y responde muy a su estilo: “A veces la gente es tan generosa que nomás al darle un abrazo y una palmada, diciéndole ‘mi hijo, échele ganas’, con eso tiene”.

Ciudad Juárez es el centro maquilador más conocido a nivel nacional, pero hoy día, aproximadamente 34 mil juarenses están desempleados. El edil reconoce que es poco lo que la administración a su cargo puede hacer, pues la mitad del presupuesto se destina a seguridad y el resto se ocupa en gasto corriente y servicios públicos. Además, la generación de puestos de trabajo también depende de los vaivenes de la economía de Estados Unidos.

Héctor Murguía refiere que el ayuntamiento apoya la apertura de nuevas empresas con incentivos fiscales y la simplificación de trámites, pero con tono coloquial se queja de su estrecho margen de maniobra: “La falta de plumas hace corriente al gallo, son muchos diablos y muy poca el agua bendita. Los municipios son los que tienen menos recursos”.

Desde su perspectiva, la carga tributaria federal constituye uno de los principales inhibidores del crecimiento de las empresas.

La estrategia Todos Somos Juárez también tiene un componente económico, lo que ha servido de aliciente para atender los problemas financieros de esta frontera. A la fecha se han destinado cerca de 73.3 millones de pesos (mdp) para apoyar la creación y equipamiento de 215 micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes), además de que se han otorgado créditos por 835 mdp para 1,379 Mipymes, con lo cual se han generado más de 1,800 nuevos empleos.

Asimismo, a través de mecanismos como bolsas de trabajo, ferias de empleo y ofertas de trabajo, y de los sitios electrónicos de los gobiernos Federal, estatal y municipal, se ha brindado apoyo a 15,200 personas que buscan una fuente de ingresos.

EN LA SEGUNDA VUELTA

Ciudad JuárezEl edil conoce bien los asuntos empresariales por su experiencia en el sector privado. En Química Industrial Fronteriza ha sido gerente y director general, así como representante de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), donde ocupó el cargo de vicepresidente nacional de delegaciones.

A los 17 años descubrió su gusto por la política, aunque tendrían que pasar varios años para que en 1994 ocupara el cargo de senador de la república por el estado de Chihuahua, luego de escalar varias posiciones en el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Teto Murguía es el segundo alcalde que gobierna Ciudad Juárez en dos ocasiones: la primera de 2004 a 2007, mientras que su segundo periodo inició en 2010 y terminará en 2013. Su antecesor, José Reyes Ferriz, encabezó el ayuntamiento de 2001 a 2002 y de 2007 a 2010.

Al hacer un comparativo respecto de la primera ocasión que fue munícipe, Murguía Lardizábal reconoce que no es igual. “Esta vez ha sido más difícil, pero quizá el reto más importante es ver con tristeza tantos niños y jóvenes que se nos acercan a los políticos y a veces no tenemos las herramientas para ayudarlos, y pensar ¿cuánto va a durarle la sonrisa a ese niño?, ¿a qué se va a enfrentar?, ¿tendrá oportunidad de estudiar y prepararse para ser un mexicano con futuro? Esas son las cosas que le oprimen a uno el corazón”, concluye.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: