La seguridad pública en el Juárez de hoy

José Reyes FerrizDe acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación, en 2009 se destinaron 32 mil 916.8 millones de pesos a la Secretaría de Seguridad Pública, 59.3 por ciento más que el año anterior.1 Esto indica la preocupación de la presente administración por el combate a la delincuencia organizada y, en general, por la seguridad pública nacional. La tarea es tan urgente que se ha renovado incluso la legislación en la materia a partir del decreto de la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública (LGSNSP), que entró en vigor en enero del presente año.2 Asimismo, se ha emprendido una serie de estrategias de corto plazo con la finalidad de consolidar el Estado de Derecho.

En el caso específico de la frontera norte de México, uno de los componentes ha sido el Operativo Conjunto Chihuahua, iniciado en abril de 2008, que en los últimos meses ha efectuado un amplio despliegue policial en municipios como Chihuahua y Juárez. Parte del despliegue territorial ha incluido, entre otras cosas, 2 mil elementos del Ejército Mexicano, 180 vehículos tácticos, 3 aeronaves, 425 miembros de las Fuerzas Federales de Apoyo de la Policía Federal Preventiva (PFP), 63 agentes del Ministerio Público Federal y 8 agentes del Ministerio Público Federal adscritos a la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada.3

Las medidas tomadas en apoyo al estado y al municipio de Juárez hablan de la necesidad de hacer más efectiva la lucha contra los grupos del crimen organizado a partir de una mayor coordinación institucional, y la disposición de los diferentes órdenes de gobierno para trabajar de manera conjunta; sin embargo, hay otras cuestiones igualmente preocupantes: ¿cuál será el destino de la seguridad pública en la ciudad después del operativo?, ¿cuáles son los resultados de las estrategias tomadas actualmente?, ¿cuáles son las tareas pendientes en la agenda de seguridad pública en este municipio? Estas preguntas son las que se discuten a continuación. Para ello, en la primera parte se hace una breve descripción de la LGSNSP; en la segunda se ofrece, a partir de la Encuesta Nacional Sobre Inseguridad (ENSI), una breve descripción de algunos indicadores de seguridad pública en el municipio de Juárez; y finalmente, una reflexión sobre los retos que se enfrentan en la materia.

Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública

MilitaresProgramas de Seguridad Pública a nivel federal y estatalEntre los quehaceres esenciales y prioritarios de un gobierno y de sus instituciones está la de proporcionar seguridad pública, pues es un requisito básico para que los estados y municipios alcancen el progreso económico y social, pues es mediante la aplicación de la ley como los ciudadanos pueden alcanzar mejores niveles de bienestar, participar libre y responsablemente en la construcción de la democracia, y disfrutar de una vida y un patrimonio seguro, además de permitir la convivencia armónica de la sociedad.4

La seguridad pública es un componente imprescindible dentro del eje de “Estado de Derecho y Seguridad” en el Plan Nacional de Desarrollo de la administración actual, al grado de que recientemente entró en vigor la LGSNSP, que básicamente responde a las siguientes interrogantes: 1) ¿qué es la seguridad pública?, 2) ¿cuáles son las instancias encargadas de ejercerla?, 3) ¿qué mecanismos deberán seguirse para alcanzarla?, y 4) ¿cuáles son las tareas y cómo deberán las instituciones organizarse para lograr una mejor coordinación?

Otros aspectos importantes que aborda son los siguientes: 1) la creación de nuevas instancias de inteligencia e información criminalística; 2) nuevas sanciones a policías y mandos que delincan; 3) nuevas sanciones a gobernadores que incumplan acuerdos nacionales y a civiles que falsifiquen documentación; y 4) señala que, de manera progresiva y en un plazo de cuatro años, las instituciones de seguridad pública (policías federales, estatales y municipales) deberán practicar las evaluaciones respectivas a sus integrantes de conformidad con la ley.

Finalmente, la ley establece que para que el Sistema Nacional de Seguridad Pública transferirá fondos de ayuda federal a los municipios a través del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública de los Estados y el Distrito Federal y del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios de las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal.

En principio, la nueva ley constituye un avance importante en materia legislativa. Sin embargo, es muy prematuro evaluar sus alcances y resultados, aunque se puede adelantar que traerá cambios sustanciales en la materia.

Indicadores de seguridad pública en Ciudad Juárez

militares1De acuerdo a la ENSI, en el estado de Chihuahua se cometieron 296 mil 793 delitos en 2004, de los cuales más de la mitad (51.5 por ciento) fueron en el municipio de Juárez. Por otra parte, cuatro tipos de delitos representan cerca del 80 por ciento del total de los cometidos: robos a casa habitación, robo de accesorios, refacciones o herramientas de vehículos, robos con violencia a transeúntes y robo total de vehículo, camioneta o camión. Sin embargo, es previsible que en los cuatro años posteriores a la ENSI, aunado a la difícil coyuntura que vive actualmente el país, los programas de combate a la delincuencia y las acciones emprendidas disminuyan los problemas de inseguridad (Figura 1).

Aunque cuantitativamente los datos anteriores reflejan los principales problemas de seguridad pública, no son menos sustanciales las cuestiones relacionadas con el narcotráfico, la delincuencia organizada y los delitos sexuales.

En el caso específico de Juárez, la gran mayoría de los delitos relacionados con el robo4 se cometen en la calle, en un horario de madrugada que va de la 1 a las 6 de la mañana; quienes cometen los delitos generalmente lo hacen acompañados, en grupos de dos personas, en su mayoría son hombres (96.9 por ciento) con una edad que oscila entre los 26 y los 35 años. Siete de cada diez Cuadro 1 robos ocurren con armas, que en la gran mayoría de los casos son punzocortantes, y los tipos de objetos más robados son dinero en efectivo, tarjetas de crédito y cheques (30.26 por ciento), le sigue equipo electrónico, joyas y reloj con 20.84 y 18.89 por ciento, respectivamente. Casi la totalidad de las personas (97.5 por ciento) víctimas del delito levantan una denuncia formal; no obstante, aunque en el 60.1 por ciento de los casos se detuvo al delincuente, éste salió libre. La principal razón por la que la gente no denuncia o levanta un acta por robo se debe a que piensan que es pérdida de tiempo (44.65 por ciento), mientras que el 21.40 por ciento tiene desconfianza en las autoridades.

En cuanto al delito de agresión,5 de 10 casos 6 suceden en la calle; el horario en que ocurre es las 6 de la tarde y las 9 de la noche, y generalmente es un solo individuo quien comete este tipo de actos. Los agresores son en su totalidad hombres, cuya edad oscila entre los 19 y los 25 años; de cada 10 agresores, tres actúan con un arma punzocortante. En cuanto a la denuncia por agresión, sólo el 32 por ciento acudió al Ministerio Público a denunciar el delito, pero en el 59 por ciento de los casos se detuvo al delincuente y salió libre. Por lo anterior, de cada 10 personas 9 sostienen que la razón principal por la que no denuncian es la desconfianza en las autoridades.

Como se puede ver, el problema de la seguridad pública es una cuestión muy delicada y por su misma magnitud, difícil de resolver, pues implica destinar cada vez mayores recursos económicos, humanos, tecnológicos, además de un trabajo de coordinación entre las instituciones de los tres niveles de gobierno encargadas de tales competencias, que permitan aprovechar de mejor manera los recursos y utilizar de forma eficiente los servicios de seguridad que se brindan actualmente. Además, no puede quedar de lado la sociedad civil en sumar esfuerzos a esta lucha.

Es necesario advertir los esfuerzos que actualmente se realizan entre las autoridades federal y estatal en cuanto a la prevención, concientización, promoción y participación de la sociedad civil en la seguridad pública, las cuales han implementado programas a los que se han destinado grandes inversiones, tales como: ¿Seguro que estás seguro?, Escuela Segura, Salud sin drogas, entre otros (ver cuadro 1).

Retos pendientes

EjércitoDelito más comunes en ChihuahuaNo es fácil decidir cuáles son los retos que en materia de seguridad pública enfrenta el municipio, pero la situación pone en claro la urgencia de un proyecto de seguridad pública, ambicioso, de largo plazo e integral que responda a las necesidades específicas del municipio, y no a cuestiones coyunturales como la que actualmente se vive.

Para ello es necesario un diagnóstico previo que permita detectar las necesidades, e implementar programas, así como proyectar y coordinar el trabajo de todos los niveles de gobierno y de la sociedad civil. También es necesario hacer más eficientes los servicios de atención a las víctimas de los delitos y la generación de información pública con carácter confiable y oportuno sobre los indicadores que permitan evaluar periódicamente los avances y retos en la materia.

Las tareas que deben enfrentarse para combatir los índices delictivos en Ciudad Juárez son arduas y gigantescas, pues las medidas tomadas hasta la fecha parecen insuficientes. No se puede esperar que el nuevo Sistema Nacional de Seguridad Pública sea por sí mismo el parteaguas para combatir los retos que enfrentan el país y Ciudad Juárez en materia de seguridad pública, sino que es necesario que en tales actividades se involucren cada vez más todos los mexicanos y ayuden en la construcción de un país más próspero, en el que las nuevas generaciones puedan disfrutar de una sociedad más justa, donde se respeten valores individuales, y las instituciones velen por sus intereses.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: