Salamanca: prohibido respirar

Publicado Por

El progreso también ha ido de la manoSalamanca es un gran centro generador de energía, pero también, una fuente importante de emisiones a la atmósfera que afectan gravemente la salud de sus habitantes, lo que hace urgente e indispensable la aplicación de medidas de gran impacto. Localizado en la parte central del estado de Guanajuato, el municipio se sitúa a 20° 34’ 13” de latitud norte, y a 101° 11’ 50”, de longitud oeste. A mil 721 metros sobre el nivel del mar y con una superficie de 774 kilómetros cuadra- dos, colinda al norte con los municipios de Guanajuato, Dolores Hidalgo y San Miguel de Allende; al este, con Santa Cruz de Juventino Rosas, Villagrán y Cortázar; al oeste, con Irapuato y Pueblo Nuevo, y al sur, con Valle de Santiago y Jaral del Progreso.

EL ORIGEN “OFICIAL” DEL PROBLEMA

La necesidad de instrumentar acciones para mejorar la calidad del aire en Salamanca surgió con la detección de altos niveles de contaminantes realizada, a través de un monitoreo atmosférico e inventario de emisiones, a partir del año 2000.

La información sirvió para crear el Programa para Mejorar la Calidad del Aire en Salamanca 2003-2006, en el que participaron los tres órdenes de gobierno en materia de salud, medio ambiente y energía, así como los sectores industrial, agrícola, social, académico y de la investigación.

Las metas se centraron en la reducción de las concentraciones de dióxido de azufre (SO2 ) y las partículas menores a 10 micrómetros (PM10) sin descuidar el cumplimiento de las Normas Oficiales Mexicanas de Calidad del Aire. Pero en 2006 fue evidente que pudieron más los intereses de las grandes empresas que la salud de los salmantinos.

Los médicos Benigno Linares Segovia, Juan Manuel Guízar, Norma Amador Licona, Alfonso García Vela, José Rogelio Pérez Padilla y Rocío Chapela Mendoza, del Instituto Mexicano del Seguro Social, dieron certeza a lo que todo el mundo ya sabía, menos los funcionarios: los niveles de contaminantes registrados en el aire de la ciudad tienen efectos adversos sobre la salud durante todo el año con un mayor efecto durante el invierno y la primavera, cuando se incrementan los problemas respiratorios y alteraciones en la función pulmonar en escolares y personas mayores expuestas.

Su investigación, denominada “Contaminación ambiental en Salamanca y su impacto en los síntomas y la función respiratoria en escolares”, se realizó, durante más de tres años, con los habitantes de las tres zonas de la ciudad en las que se ubican las estaciones de monitoreo. El resultado fue que, en la zona más contaminada, los menores refieren más enfermedades respiratorias que, muchas veces, devienen en asma.

Lo que hasta entonces era una suposición fue confirmado con estudios clínicos: la contaminación ambiental sí produce males respiratorios graves, como asma y enfermedad pulmonar obstructiva crónica, además de reducir la expectativa de vida hasta en 15 años y llegar a provocar incluso la muerte.

FábricaEn 2006 y 2007, Salamanca vivió sus peores días en materia ambiental, al declararse varias precontingencias y contingencias. Con el cambio de las autoridades municipal y estatal, surgió el Plan de Gobierno de Guanajuato, que propone la meta de lograr una ciudad limpia, libre de contaminación atmosférica.

Además, se presentó el Programa para Mejorar la Calidad del Aire en Salamanca 2007-2012 (Proaire), un proyecto de gestión ambiental consensuado con los tres niveles de gobierno, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Petróleos Mexicanos.

Se integró e instaló una Comisión Intersecretarial de Cambio Climático de Guanajuato, encargada de elaborar un plan “verde” hacia 2012 para el municipio.

LOS COMPROMISOS GUBERNAMENTALES

La medianoche y las 3 de la madrugadaEl gobierno estatal puso en marcha un centro de maquinaria agrícola especializada para evitar la quema de esquilmos, emprendió la reforestación de la cuenca alta del río Temascatío, adquirió una Unidad Móvil de Monitoreo Ambiental y cambió la sede del Instituto Estatal de Ecología. Adicionalmente, la empresa química Tekchem cerró después de una fuga, y hoy se habla de remediar los suelos de sus instalaciones para convertir el lugar en un pulmón “verde”.

En 2007, se redujo el número de días en los que la contaminación atmosférica rebasó los valores permitidos en las Normas Oficiales Mexicanas respecto a 2006. Sin embargo, todo apunta a que los esfuerzos son infructuosos, ya que la calidad del aire aún no es satisfactoria.

La que parece ser la solución definitiva exige inversiones cuantiosas para la modernización de la infraestructura industrial de la refinería Antonio M. Amor y la central termoeléctrica. Con el reciente anuncio de la creación de una nueva refinería en el estado de Hidalgo, el gobierno federal ofreció un premio de consolación a Guanajuato: aplicar suficientes recursos para modernizar la refinería.

LOGROS Y AVANCES

Si bien no puede decirse que el programa 2003-3006 fue un éxito, se obtuvieron adelantos en varios aspectos:

Refinería• Reducir el consumo de combustóleo, en un 54 por ciento, en la termoeléctrica de Salamanca y, en un 75 por ciento, en la refinería Antonio M. Amor. Esto implicó una reducción de 57 por ciento en los días fuera de la norma de SO2 respecto al año 2003.

• Implementación del Programa de Contingencias Am bientales Atmosféricas por SO2 y PM10.

• El establecimiento del Sistema de Vigilancia Epidemio lógica de los efectos de los contaminantes en la salud de la población.

• Publicación del Reglamento de la Ley para la Pro tección y Preservación del Ambiente en el Estado de Guanajuato en materia de prevención y control de la contaminación atmosférica.

• Fortalecimiento del Sistema de Monitoreo de la Calidad del Aire, que informa a la población sobre el estado del aire.

Actualmente, el Proaire 2007-2012 pretende dar continuidad a las acciones del programa anterior, pero los resultados, pese a lo que afirman el gobernador del estado, Juan Manuel Oliva, y el presidente municipal de Salamanca, Ignacio Luna Becerra, no aparecen

NORMAS DE CALIDAD DEL AIRE

Se denominan “contaminantes crite- rio” a aquellos para los que existen normas de calidad del aire y fueron identificados como perjudiciales para la salud y bienestar de los seres hu- manos por su mayor abundancia en la atmósfera urbana.

Este concepto fue adoptado en va- rios países, incluyendo México, y com- prende principalmente las partículas suspendidas iguales y menores a PM10 y a 2.5 micras (PM2.5): el plo- mo (Pb), el ozono (O3), el SO2, el bióxi- do de nitrógeno (NO2) y el monóxido de carbono (CO).

Las normas son el marco de refe- rencia para la evaluación, prevención y control de la contaminación atmos- férica al establecer los niveles de con- centración de contaminantes que, se considera, no impactan la salud de la población. En México, la Secretaría de Salud establece los límites per- misibles de concentración de con- taminantes a través de las Normas Oficiales Mexicanas.

EL AIRE SALMANTINO

Enfermedades respiratotriasLas principales sustancias contami- nantes del aire de la ciudad son las siguientes: SO2. Ha sido el elemento crítico de contaminación del aire. En 2003, se emitían alrededor de 136 mil tonela- das, pero, durante los últimos cuatro años, se estima una reducción de su emisión anual de casi 54 mil tonela- das, inducida principalmente por el cambio de modalidad de la termo- eléctrica de la CFE, que pasó de ge- neradora a reguladora.

Las mayores concentraciones de SO2 se presentan entre la medianoche y las 3 de la madrugada, comienzan a descender gradualmente a las 7 de la mañana, y se presenta un segundo pico entre las 10 de la mañana y el me- diodía. Históricamente, durante junio se registran las mayores concentracio- nes de SO2, así como en la temporada invernal, de noviembre a febrero.

NORMAS DE CALIDAD DEL AIRE

Se denominan “contaminantes crite- rio” a aquellos para los que existen normas de calidad del aire y fueron identificados como perjudiciales para la salud y bienestar de los seres hu- manos por su mayor abundancia en la atmósfera urbana.

Este concepto fue adoptado en va- rios países, incluyendo México, y com- prende principalmente las partículas suspendidas iguales y menores a PM10 y a 2.5 micras (PM2.5): el plo- mo (Pb), el ozono (O3), el SO2, el bióxi- do de nitrógeno (NO2) y el monóxido de carbono (CO).

Las normas son el marco de refe- rencia para la evaluación, prevención y control de la contaminación atmos- férica al establecer los niveles de con- centración de contaminantes que, se considera, no impactan la salud de la población. En México, la Secretaría de Salud establece los límites per- misibles de concentración de con- taminantes a través de las Normas Oficiales Mexicanas.

EL AIRE SALMANTINO

CasasLas principales sustancias contami- nantes del aire de la ciudad son las siguientes: SO2. Ha sido el elemento crítico de contaminación del aire. En 2003, se emitían alrededor de 136 mil tonela- das, pero, durante los últimos cuatro años, se estima una reducción de su emisión anual de casi 54 mil tonela- das, inducida principalmente por el cambio de modalidad de la termo- eléctrica de la CFE, que pasó de ge- neradora a reguladora.

Las mayores concentraciones de SO2 se presentan entre la medianoche y las 3 de la madrugada, comienzan a descender gradualmente a las 7 de la mañana, y se presenta un segundo pico entre las 10 de la mañana y el me- diodía. Históricamente, durante junio se registran las mayores concentracio- nes de SO2, así como en la temporada invernal, de noviembre a febrero.

PM10. Son el segundo contaminante en importancia. Según el inventario 2006, la emisión estimada de estas partículas fue de 8 mil 400 toneladas, de las cuales el 52 por ciento fue generado por el sector industrial, y el restante 48 por ciento provendría de caminos no pavimentados y suelos erosionados. Según estudios del Instituto Mexicano del Petróleo, el 40 por ciento de las partículas suspendidas en el aire de Salamanca es igual y menor a PM2.5, mientras que el 60 por ciento está entre esa medida y PM10.

NO2. En 2006, las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) fueron del orden de las 12 mil 871 toneladas, de las cuales 75 por ciento proviene del sector energía; 23, del sector transporte, y el porcentaje restante, de comercios, servicios, vegetación y suelo. O3. Es el tercer contaminante atmosférico más importante en Salamanca. CO. Sus emisiones fueron estimadas, en 2006, en 38 mil 900 toneladas, de las que el 65 por ciento corresponde al sector transporte; 32, al sector industrial, y sólo 3, a comercios y servicios

EFECTOS EN LA SALUD

La polución del aire produce daños a la salud humana que dependen del tipo de contaminante, sus propiedades físicas y químicas y la frecuencia y duración a su exposición, además de su concentración, entre otros factores. Los efectos dependen de la magnitud de la exposición y vulnerabilidad de las personas que se enfrentan al contaminante.

La vulnerabilidad de éstas varía por factores intrínsecos, como genética, etnia, género y edad; también, por factores adquiridos, como condiciones médicas, acceso a servicios de salud y nutrición. Merecen especial atención, por su vulnerabilidad a los impactos de la contaminación atmosférica, los niños; esto, debido a factores relacionados con su fisiología, desarrollo, conducta y condición social. La población infantil pasa más tiempo al aire libre e inhala más aire por peso corporal que los adultos, lo que puede resultar en una exposición de mayor magnitud con respecto a otros grupos de población. Una vez expuestos, los niños tienen, en general, una menor capacidad, comparados con los adultos, para metabolizar, desintoxicar y excretar sustancias tóxicas.

La vulnerabilidad de los niños puede ser mayor durante la etapa perinatal, y hay evidencias de que los fetos pueden experimentar, por la exposición in utero a contaminantes ambientales, efectos más severos que sus madres.

La exposición es el contacto a un contaminante y se clasifica en aguda y crónica. La aguda se da ante concentraciones elevadas de contaminantes en un corto tiempo, que ocasionan daños sistémicos, como las enfermedades de las vías respiratorias superiores e inferiores: bronquitis, neumonía y tos, entre otras. La crónica se presenta cuando una exposición es, a través del tiempo, repetitiva.

Los síntomas por exposición a la contaminación del aire se manifiestan en el aumento en la frecuencia de enfermedades respiratorias crónicas y agudas; también crece el riesgo en las personas que padecen asma, enfisema pulmonar o bronquitis crónica y puede haber un incremento en las enfermedades cardiacas.

Aunque tradicionalmente se consideran como más susceptibles los infantes menores de 5 años y los adultos mayores, no se descarta la posibili- dad de que cualquier persona pueda ser afectada. A la exposición crónica a partículas suspendidas se atribuye una disminución en la expectativa de vida. Se ha observado un aumento en el número de personas que acuden a los servicios de urgencias, sobre todo de infantes, ancianos y quienes padecen enfermedades respiratorias crónicas; además, también se ha elevado la cifra de hospitalizaciones por el desarrollo de crisis asmáticas. Para 2005, Salamanca tenía 233 mil 623 habitantes, y 30 por ciento de esa población está catalogada como vulnerable a los efectos de la contaminación atmosférica. Entre las principales actividades, se encuentran la generación de energía eléctrica, la refinación de petróleo y las industrias química y de alimentos. Actualmente, se encuentran instaladas 22, de las cuales 13 son del giro químico; 7, de alimentos; una, de generación de energía eléctrica, y una más, de refinación de petróleo. Las dos últimas inciden directamente sobre las condiciones de la calidad del aire en la zona.

EL FUTURO

El Proaire 2007-2012 tiene varias metas, entre las que se encuentran las siguientes:

• Para 2012, reducir, respecto a 2006, 50 por ciento de las emisiones de SO2 provenientes de la refinería Antonio M. Amor y de la termoeléctrica de Salamanca, así como 30 por ciento de las emisiones de PM10.

• Implementar medidas para reducir las emisiones de monóxido de carbono, hidrocarburos y óxidos de nitrógeno en el transporte.

La sociedad salmantina espera que las políticas ambientales tengan éxito.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: