Un oasis en el desierto

Publicado Por

Alcaldes de México

canonguadalupe¿Te imaginas nadar en aguas termales en medio de montañas desérticas? En el Cañón de Guadalupe, en el municipio de Mexicali, Baja California, es posible.

Ubicado a 50 kilómetros de la frontera con el estado de California, Estados Unidos, dicho atractivo natural se esconde en la zona desértica del estado.

El cauce de los ríos, a través de miles de años, dio forma al Cañón de Guadalupe, sembrado entre rocas graníticas. Éste se divide en dos campos: El Palmar y Los Manantiales, cuyos propietarios son los hermanos Loya Cantú.
Considerado como un atractivo para el turismo de aventura, esta formación natural ofrece a los visitantes piletas de aguas termales, cascadas, manantiales, oasis de palmeras y hasta pinturas rupestres de varios siglos de antigüedad.

Asimismo, se pueden explorar los vestigios de asentamientos humanos que datan de hace 10,000 años y que se localizan a cinco kilómetros.

Los visitantes pueden disfrutar de baños de barro, hidromasajes, rutas de senderismo, escalada de roca, zonas de acampada, palapas y los servicios indispensables para la comodidad del visitante.

En la llamada ecorregión –dado que comprende un área territorial importante que se distingue por su ecología, clima, suelos, hidrología, flora y fauna– se pueden realizar actividades al aire libre como excursiones a algunas de las muchas piscinas frías de origen natural, enclavadas en las colinas de granito.

Desde Mexicali se llega por la Carretera Federal 2 Tijuana-Mexicali, en el Kilómetro 28, y se encuentra a una distancia aproximada de 88 kilómetros al sur de la ciudad, en la parte este de la Sierra de Juárez.

Al pie de la montaña se encuentran dos ojos de agua que brotan de las rocas, mientras la cañada da paso a una serie de siete cascadas, ideales para practicar la escalada técnica con distintos grados de dificultad.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: