Alcaldesas pioneras en sus municipios

Publicado Por

Algunas ediles que presiden ayuntamientos nunca antes gobernados por mujeres, reciben el apoyo de sus familias y de los ciudadanos, pero también hay quienes aún enfrentan la discriminación

La participación política de las mujeres no data de 1953, cuando consiguieron el derecho a votar. Para entonces, ellas ya tenían un largo camino recorrido en esas lides. Recordemos a Leona Vicario, a la corregidora Josefa Ortiz de Domínguez, a Carmen Serdán y a tantas otras; sin embargo, como dice Rosita Aguilar, alcaldesa de Reforma de Pineda, Oaxaca, siempre para hacer a los hombres gobernantes o legisladores.

Las cosas han cambiado. Con pasos firmes, aunque no tan rápidos, el famoso techo de cristal continúa crujiendo. La reforma electoral de 2014 introdujo el principio de la paridad de género, en virtud del cual los partidos políticos deben postular, en igual número, candidatas mujeres y hombres a los cargos de elección popular.

 

 

Rosa María Aguilar Antonio

Reforma de Pineda, Oaxaca

FOTO: ROSALÍA MORALES

Desde el momento en que se dijo que iba a
ser candidata, empezaron las críticas. “Se
metían en mi vida personal, decían que no
iba a poder, que me tenía que dedicar al
hogar, pero ya habíamos caminado mucho
y apoyado a la gente en los ámbitos social,
deportivo, educativo, cultural, y eso ayudó
porque ya me conocían”, explica la alcaldesa
independiente.”Ya arreglamos la unidad deportiva, hemos limpiado el pueblo y estamos haciendo unos baños, la comandancia, la cárcel y
una bodega con recursos aportados por
las empresas que venden productos en el
pueblo.”Con estas acciones, Rosita ha sido aceptada
por la comunidad de 4 mil habitantes. “A
donde voy soy muy bien recibida. No he
sido discriminada desde que soy alcaldesa
y eso me hace fuerte para seguir adelante”,
asegura.

 

Rosita pide a las mujeres que buscan ser
alcaldesas no perder la fe, tener fortaleza y
trabajar en beneficio del pueblo, “porque sólo
así vamos a salir adelante”.

 

Perla Tun Pech

Cozumel, Quintana Roo

FOTO: CORTESÍA DEL AYUNTAMIENTO DE COZUMEL

Las mujeres debemos cambiar el “tengo que
demostrar” y exigir nuestro lugar, porque no
somos ni más ni menos, afirma la alcaldesa
de Cozumel, un municipio en el que ella
fue la primera diputada de mayoría, pues
siempre las mujeres habían sido legisladoras
plurinominales o suplentes.Gobernante de una isla a la que llegan
visitantes de todo el mundo y a la que
busca posicionar como un destino turístico
competitivo, explica que aún ahora sufre los
embates de hombres que “han tratado de
desestabilizar el gobierno de forma sucia.
Han vivido muchos años del sistema con
intereses de por medio, y cuando se les cierra la
puerta a esos intereses y no se está dispuesto
a negociar en condiciones de corrupción, hay
ataques muy fuertes, incluso de medios de
comunicación encabezados por hombres, que
tienen comentarios misóginos y groseros hacia
mí, como ‘está en sus días’, o ‘está insoportable’
o ‘es neurótica’ “; sin embargo, asegura que
también hay hombres que la apoyan y que se
han sumado a su proyecto.No obstante, la edil trabaja para mejorar las
condiciones de vida de sus gobernados.

 

Teresita de Jesús Luis Ojeda

San Dionisio del Mar, Oaxaca

FOTO: CORTESÍA DEL AYUNTAMIENTO DE SAN DIONISIO DEL MAR

No fue cuestión del destino, sino del trabajo,
dice la alcaldesa sobre su llegada al cargo.
Ella ha sido discriminada doblemente: por
ser joven y por ser mujer. Con 27 años de
edad, esta abogada indígena reconoce que
la discriminación existió “desde que no era
nadie en la política de mi pueblo hasta ser
una gestora, una militante de partido y luego
en el consejo político.”Incluso, cuenta, el día de los comicios
hubo quienes en las boletas electorales
escribieron que Teresita “por ser mujer no
sirve” y otros comentarios ofensivos. “Al final
obtuvimos los votos de 60.4 por ciento de la
lista nominal.”La presidenta municipal describe la
experiencia de gobernar como una gran
responsabilidad ante su pueblo, integrado por
la cabecera y dos agencias municipales con
un alto grado de marginación y rezago social.
“Los pescadores y los campesinos tienen
muchas necesidades, y para ellos es también
una nueva experiencia, no sólo para mí, que
me pidan que satisfaga sus demandas, pues
estaban acostumbrados a ser gobernados
por hombres.”

 

Mariana Elizabeth Piedra Bustos

Ayapango, Estado de México

FOTO: CORTESÍA DEL AYUNTAMIENTO DE AYAPANGO/JAIR MURILLO

Para la alcaldesa de este municipio
mexiquense de 8 mil habitantes, la
preparación y una participación social
intensa son clave para que las mujeres logren
escalar puestos importantes a nivel político.”Inicié mi carrera a los 16 años trabajando
con jóvenes, con organizaciones de mujeres,
en asociaciones civiles, para realizar
después una carrera al interior del Partido
Revolucionario Institucional (PRI).

 

“Eso permite tener experiencias de
capacitación y acercamiento con las

personas. Una no puede sólo querer
llegar; tenemos que ser competitivas,
multidisciplinarias, tener experiencia
social y en el ámbito de la gestión”,
subraya, y agrega que ha sido
fundamental tener un equilibrio familiar y
el apoyo de sus seres más cercanos.Relata que desde que su esposo supo que
Mariana quería ser candidata, la apoyó
totalmente, en un municipio en el que
70 por ciento de sus habitantes se dedica a

 

Gloria Sánchez López

Juchitán de Zaragoza, Oaxaca

FOTO: CORTESÍA DE MEGANOTICIAS

Madre, esposa, hija y trabajadora,
matemática egresada de la Universidad
Nacional Autónoma de México (UNAM)
y con una maestría en Ciencias de la
Computación, busca hacer bien las
cosas para estar en posibilidades de
reelegirse.La base de su triunfo en los comicios fue el
trabajo con los ciudadanos. “Todo Juchitán
me conocía, hice una campaña casa por casa,
y eso tuvo buenos resultados porque ningún
candidato visita a las personas en su hogar”,
comenta.
Pero el camino a la presidencia municipal
no estuvo exento de problemas. “Hubo una
elección interna en el Partido de la Revolución
Democrática (PRD) para elegir candidato;
la gané y, sin embargo, se dijo que no tuvo
validez porque los compañeros esperaban
que ganara un hombre, pero demostré que
gané limpiamente y el partido me registró
ante el instituto electoral”, explica.”Llegué a ser alcaldesa con el apoyo de los
ciudadanos. La gente quiere que las cosas
cambien y depositó su confianza en una
mujer”, apunta.

 

Evertina Sánchez Bahena

Temamatla, Estado de México

FOTO: CORTESÍA DEL AYUNTAMIENTO DE TEMAMATLA

Durante la campaña para la alcaldía de
Temamatla, un ciudadano le preguntó
qué hacía ahí y le dijo que debería estar
haciendo tortillas.No fue el único que la cuestionó, pues
incluso sus propios compañeros de partido
que aspiraban a la candidatura de la alianza
entre el PRI y los partidos Verde Ecologista
de México (PVEM) y Nueva Alianza, le
auguraban una derrota. Por una mujer no
van a votar, le aseguraban. La respuesta
de Evertina ha sido el trabajo, la gestión
para conseguir recursos y apoyos para los
programas que impulsa; uno de ellos es
un proyecto productivo específico para
madres solteras.Y es que, asegura la edil, las expectativas
de los habitantes son muy altas por ser
la primera vez que los gobierna una mujer.

 

Su mayor reto es hacer un buen
gobierno, transparente y honesto;
cumplir sus compromisos de campaña
y abrir brecha: dejar el camino para que
otras mujeres tengan la oportunidad de
ser alcaldesas.

 

 

María Elena Limón García

San Pedro Tlaquepaque, Jalisco

FOTO: ROSALÍA MORALES

Enfrenta el reto de administrar uno de los
municipios más importantes de la entidad,
que cuenta con un presupuesto de más
de más de mil millones de pesos (mdp) y
demostrar que una mujer en el gobierno
puede ejercer dignamente su cargo, con
honestidad y con trabajo duro.Asegura que en la política, muchas personas
no entienden que una mujer puede
desempeñarse igual o mejor que un hombre.

 

“Nos atacaron al inicio de mi gestión,
algunas personas no estaban de acuerdo

con que una mujer mandara, pero ahora las
personas me apoyan”, añade.Esta administración opera bajo las
premisas de un gobierno abierto a la
inclusión que tiene el 50% de los cargos
públicos ejercidos por mujeres.

 

“La preparación es lo principal, las mujeres
necesitamos demostrar que podemos
lograr lo que nos proponemos, pero
antes hay que prepararnos”, comenta.
El empoderamiento de la mujer en
Tlaquepaque avanza rápidamente.

 

Hoy la Cámara de Diputados tiene una presencia inédita de legisladoras, con un 42 por ciento de curules; una mujer gobierna Sonora y hay 346 alcaldesas, de las cuales cinco gobiernan las capitales de los estados de Aguascalientes, Chihuahua, Hidalgo, Tlaxcala y Zacatecas; otras encabezan ciudades grandes, como Juchitán, en Oaxaca, o Cozumel, en Quintana Roo. También las hay al frente de localidades con muy alta marginación, como Reforma de Pineda o San Dionisio del Mar, en Oaxaca.

A nivel municipal, ellas van ganando terreno en estados como Baja California, Quintana Roo, Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala y Zacatecas, entre otros. En la primera entidad, en 2015 no había ninguna alcaldesa, mientras que en entidades como Chihuahua, Baja California, Baja California Sur, Tamaulipas, Quintana Roo y Querétaro rebasan el 30 por ciento de presencia femenina en ese orden de gobierno.

El camino para esos logros ha estado lleno de obstáculos. Hasta hace poco los partidos políticos incumplían los porcentajes, poniendo a las mujeres como suplentes, colocándolas en los últimos lugares de las listas plurinominales, obligándolas a renunciar en favor de sus suplentes hombres o haciéndolas candidatas en los distritos donde las posibilidades de triunfo eran escasas.

Jóvenes, solteras, casadas, madres, universitarias, maestras; mujeres con formaciones e historias de vida muy diferentes. Lo que las une, sin embargo, es su carácter aguerrido, su tenacidad, su fuerza de voluntad, su disposición al trabajo y su deseo de servir a su comunidad.

Deja un comentario

No Announcement posts