Alto,no más accidentes

Publicado Por

Luis Chías Becerril y Alicia Sierra NavarroEn México, los accidentes viales son la segunda causa de muerte entre las personas en edad productiva. De acuerdo con los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y el Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (Conapra), en 2010 los decesos ocasionados por agresiones (asesinatos) fueron la primera causa de muerte entre la población de 15 a 34 años, con 14 mil 223 defunciones; la segunda fueron los accidentes viales, que cobraron la vida de 5,475 personas de entre 15 y 29 años.

Por si fuera poco, las lesiones, problemas de discapacidad y muertes ocasionadas por accidentes de tránsito cuestan más de 120 mil millones de pesos (mdp) al año. Según estimaciones del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), ese dinero serviría para alimentar durante un año a más de tres millones de niños.

La gravedad de esta situación ha llevado a implementar diversas estrategias para tratar de reducir la tasa de mortalidad por accidentes viales, como la declaración de la Década de Acción para la Seguridad Vial 2011-2020, emitida por el Senado de la República en abril de 2011; sin embargo, los expertos coinciden en señalar que a pesar de que México es uno de los países que más ha trabajado en el tema de seguridad vial, la mayoría de las acciones son de carácter reactivo, más que preventivo.

Alerta“Debería ser un tema de seguridad nacional, igual que el de las muertes por delitos, porque a éstas se les dedica muchísimo dinero y atención con pobres resultados; en cambio, con los accidentes viales, con poco dinero se podría hacer mucho, porque no necesitamos invertir en los 2,445 municipios, sino en los 100 donde sabemos que hay problemas muy serios, y con poco dinero se podrían hacer cosas muy interesantes”, considera Luis Chías Becerril, coordinador del proyecto Geotecnología Inteligente en Transporte y Sustentabilidad del Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La afirmación del académico encuentra sustento en el último perfil elaborado por el Conapra, mismo que en 2008 registró 466 mil 436 accidentes de tránsito en el país. Los estados con el mayor número de percances son Nuevo León, con 67 mil 132; Jalisco, con 60 mil 579; Chihuahua, con 39 mil 275; Tamaulipas, con 25 mil 456 y Baja California, con 24 mil 734; esos cinco estados concentran 46.5 por ciento de los siniestros.0

A nivel municipal, indica la información del Conapra, la cuarta parte de los accidentes viales en México se distribuye en 10 localidades.

FALTA PREVENCIÓN

De acuerdo con Luis Chías, el trabajo en materia de prevención de accidentes en México es bueno pero está disperso, por lo tanto, considera necesaria la creación de una institución autónoma que se encargue específicamente de diseñar las acciones más pertinentes para prevenir accidentes de tránsito, y aunque reconoce la importancia del Conapra en esta labor, sostiene que otras instituciones del Estado, así como las universidades, deberían colaborar con el Consejo de tal manera que la prevención sea un trabajo integral y multidisciplinario. Ello redundaría en mejoras como la homologación de los datos estadísticos.
Una de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es mejorar la estadística y registro de tránsito, pero en México los datos tienen dos o tres años de retraso.

LAS ACCIONES

Accidente VíalPor su parte, Salvador Herrera, director ejecutivo adjunto del Centro de Transporte Sustentable de México (CTS EMBARQ), considera que por la magnitud del problema se necesita mucha más corresponsabilidad entre los tres órdenes de gobierno, pero también con la sociedad, así como con los representantes de los sectores del transporte y los desarrolladores de vivienda para generar entornos más seguros.

Al respecto, el CTS, en conjunto con el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), trabaja en un proyecto para modificar los reglamentos de desarrollo inmobiliario de 15 municipios, entre ellos Culiacán, Irapuato, Los Cabos, Tapachula y Mérida, con el fin de cambiar las dimensiones de las calles y volverlas más seguras. “Si tú manejas a 30 km/h en una zona habitacional, que es la velocidad deseable para que conduzcas en un entorno de ese tipo, y por alguna razón colisionas con un peatón o un ciclista, la víctima tiene 90 por ciento de probabilidad de sobrevivir; a 60 km/h, que es la velocidad promedio urbana, si atropellas a alguien la probabilidad de que esta persona muera es de 90 por ciento; es decir, si duplicas la velocidad triplicas la posibilidad de muerte”, detalla Herrera.

En el estado de Guerrero, la diputada local independiente Alicia Sierra Navarro apuesta por llevar la educación vial a las aulas. En septiembre de 2011 presentó una propuesta de decreto para modificar la ley de educación estatal, para incluir en los programas de estudio de secundarias y planteles de nivel medio superior la educación vial como una asignatura obligatoria. La propuesta de la legisladora comprende el diseño de módulos de educación teórica en secundarias y formación práctica en preparatorias.

“Hay materiales que ya tenemos: son videos donde te exponen la situación de que tú vas manejando y tienes que voltear, ver las situaciones posibles mientras manejas para que pienses qué debes hacer en cada caso, y finalmente hacer un examen escrito, como en Estados Unidos, que sepas mínimo cuales son los señalamientos”, afirma.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: