Capacitación, clave para el éxito

Publicado Por

ExplicaciónPlan de acciónIncrementar las capacidades de gestión del municipio no es sólo un tema de recursos financieros, sino también de talento humano. Una administración acertada, eficaz y profesional es el camino indicado para hacer llegar más desarrollo a las localidades, principalmente a aquellas cuyo presupuesto es limitado.

Un presidente municipal preparado y que conoce los alcances de su cargo es capaz de enfrentar los retos que la administración impone; en el caso contrario, difícilmente estará en posibilidad de responder a las demandas de los ciudadanos y a la oportuna y correcta prestación de los servicios públicos, amén del fomento de la participación ciudadana, explica en entrevista María del Rosario Castro Lozano, coordinadora del Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal (Inafed), organismo dependiente de la Secretaría de Gobernación, que imparte permanentemente cursos de profesionalización.

La clave, entonces, es la capacitación. Por ejemplo, uno de los mayores logros de Isaías Andrade, alcalde de Tuxtilla, Veracruz, ha sido erradicar los pisos de tierra en las viviendas, mediante una campaña de construcción de pisos de concreto. Pero no sólo eso, “se han obtenido resultados sin precedente en la historia de la localidad, como arreglar casi la totalidad de los caminos ‘saca cosechas’ para los agricultores; reencarpetar la carretera de acceso al municipio; hacer llegar programas como el tianguis agropecuario en colaboración con el gobierno de la entidad; las escuelas han recibido pintura para su remozamiento, pupitres, material didáctico, inmobiliario y útiles escolares; además de que próximamente se construirá una planta de tratamiento de aguas residuales, entre otros logros”, menciona el presidente municipal en entrevista con Alcaldes de México.

La llave que ha abierto la puerta de los buenos resultados en este municipio rural, y con el menor presupuesto del estado, ha sido “conocer las funciones que tengo, mis atribuciones, mi ámbito de gobernabilidad; saber a qué instancias federales y estatales puedo recurrir para tener acceso a programas y beneficios que permiten mejorar la calidad de vida de los habitantes”, asegura Andrade.

Ese conocimiento lo ha adquirido mediante la capacitación. Isaías Andrade es un presidente municipal que se preocupó aun antes de asumir el cargo y durante el ejercicio del mismo, por tomar cursos de capacitación en diferentes instituciones, entre ellas la Universidad Veracruzana y el Centro Municipalista para el Desarrollo —con sede en Veracruz, sobre desarrollo y gestión municipal, liderazgo y equipos altamente eficientes, administración y planeación municipal, entre otros aspectos relacionados con su quehacer gubernamental.

Y es que la capacitación, afirma a su vez Castro Lozano, ofrece ventajas básicas, por ejemplo: permite desarrollar las competencias necesarias para el desempeño del trabajo y transferir el aprendizaje al mundo de la administración pública local, hacer un gobierno eficiente y eficaz, con transparencia y rendición de cuentas.

SIN EXPERIENCIA

PortadaTomar cursos de capacitación antes de tomar posesión del cargo o durante el ejercicio del mismo no es una obligación al no estar establecido en ninguna legislación. Sin embargo, quien se preocupa por prepararse optimiza la gestión y hace un mejor gobierno, que es lo que la sociedad demanda, advierte Rubén Ricaño Escobar, director del Centro Municipalista para el Desarrollo, un organismo que imparte cursos para servidores públicos de los gobiernos estatales y municipales, así como para legisladores.

En Veracruz, subraya el entrevistado, el principal problema de los ayuntamientos no sólo es la falta de dinero, sino también la carencia de la profesionalización de los alcaldes, regidores y síndicos para gestionar los recursos y aplicarlos, por ejemplo. De los 212 alcaldes de la entidad, apenas 20 por ciento muestra interés en asistir y concluir cursos, talleres y diplomados relacionados con sus funciones.

“En la entidad, sólo 20 por ciento de los alcaldes tienen un título universitario y 30 ó 40 por ciento apenas realizaron la primaria. Esto se debe a que muchos de los municipios están en zonas indígenas; aunque eso no quiere decir que por no tener una maestría o un doctorado no van a hacer un buen gobierno. Hay quienes tienen ambos grados académicos y entregan resultados desastrosos”, asevera Ricaño.

De acuerdo con los últimos datos de la Encuesta Nacional de Gobierno, Seguridad Pública y Justicia Municipal 2009, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 1,092 alcaldes —de 2,408 encuestados— tienen educación de nivel licenciatura, 161 cuentan con maestría y 14 con doctorado.

A su vez, Ricardo Baptista, director Ejecutivo de la Asociación de Autoridades Locales de México (Aalmac), expone que la mayor parte de los ediles llega sin experiencia de gobierno y eso se debe en gran parte a que cualquier ciudadano puede aspirar a ser titular de una alcaldía, pues no es un requisito tener una licenciatura o un nivel educativo superior.

Ricardo BaptistaBaptista advierte, además, una limitante: la responsabilidad dura tres años. Por ello, están obligados a no improvisar, y para evitarlo, cuando son candidatos, alcaldes electos y ya en funciones deben capacitarse. Una buena administración debe innovar y aplicar las tecnologías actuales, sin importar el tamaño del municipio, además de saber cómo relacionarse con los otros órdenes de gobierno, así como con los otros poderes Legislativo y Judicial.

“Es evidente que hay reglas para ejercer los recursos federales y estatales, y los gobernantes deben saber cómo funcionan los ramos, los fondos, y esto requiere conocimiento de las finanzas públicas municipales, al igual que de los programas de la Federación y de la entidad a la que se pertenece”, advierte Baptista.

PROFESIONALIZAR LA ADMINISTRACIÓN

José Octavio AcostaPara José Octavio Acosta, quien diseña programas de capacitación y profesionalización para funcionarios municipales, los alcaldes requieren de una formación política; mientras que los secretarios del ayuntamiento y quienes ocupan cargos administrativos, como el tesorero o el director de Obras Públicas, sí requieren de un adiestramiento, pues deben conocer cómo se hace un presupuesto o cómo elaborar un expediente técnico para solicitar recursos o la cuenta pública.

Quien fuera secretario general de la Conferencia Nacional de Municipios de México (Conamm) entre 2009 y 2011, manifiesta la necesidad de crear el servicio profesional de carrera. “Se requieren sistemas especializados para que quienes integran los ayuntamientos cobren por algo que saben hacer bien. Ahí estamos en pañales. No conozco ningún municipio que tenga servicio profesional de carrera y lo ideal sería que en los tres niveles de gobierno lo hubiera en el campo administrativo”, dice Castro Lozano.

Al respecto, destaca que la preocupación básica es la profesionalización en el caso de funcionarios del municipio, directores, coordinadores, subdirectores, jefes de departamento y analistas o especialistas técnicos. Un servicio público de carrera es absolutamente viable, y para ello es importante un correcto diseño institucional de un servicio de carrera, sus alcances, sus objetivos y los instrumentos operativos que lo hagan viable. Por ejemplo, puestos, perfiles, competencias y certificación de las mismas, evaluación del desempeño, ingreso y, por supuesto, la misma separación del servicio.

Un servicio de carrera no es para hacer inamovibles a los funcionarios, sino para atraer, desarrollar y capitalizar el talento humano que permita un mejor gobierno para los ciudadanos, sentencia la coordinadora del Inafed.

En Veracruz existía una ley que establecía que únicamente podían ocupar los cargos de tesorero, secretario del ayuntamiento y director de Obras del municipio quienes tuvieran títulos profesionales con carreras afines a estos puestos. Pero, la nueva Legislatura la derogó, dice el alcalde de Tuxtilla.

TIERRA FÉRTIL

José Octavio Acosta reconoce que no existen estímulos político institucionales para la profesionalización. “Los alcaldes se preguntan: ¿para qué voy a prepararme si no me lo exige nadie ni me va a significar ningún beneficio adicional?”

Sin embargo, para los que sí quieren adiestrarse existe un abanico de opciones: las instituciones de educación superior, algunas consultoras, organismos como el Centro Municipalista para el Desarrollo y el Inafed. Éste último, comenta Castro Lozano, tiene una oferta variada de cursos que van desde las funciones de síndicos y regidores, la hacienda pública municipal, hasta transferencias federales y evaluación del desempeño con base en indicadores. Y algunos de estos temas los ofrece en forma virtual.

Hasta julio de 2012, el Inafed había atendido presencialmente a más de 1,286 municipios y autoridades electas de los estados de Colima, Nuevo León, Sonora, Jalisco, Estado de México, Guerrero y Campeche. La coordinadora del Inafed añade que, existen diversas instituciones públicas, privadas y académicas que tienen en su campo de acción al municipio. Por ejemplo, la oferta de capacitación que las dependencias del Gobierno Federal en su conjunto tienen disponible para los municipios es cercana a los 300 cursos en muy variados temas de educación, salud y medioambiente, entre otros.

LOS PARTIDOS POLÍTICOS

Rubén RicanoRubén Ricaño Escobar indica que los partidos políticos también capacitan a los alcaldes que militan en ellos mediante sus asociaciones —como la Federación Nacional de Municipios de México (Fenamm) o la Aalmac—, pero no son procesos permanentes ni obligatorios. Adicionalmente a ello, hay presidentes municipales que desdeñan los cursos, dice Baptista: “Muchos creen que ya lo saben todo. Con todo, el balance es positivo, pero tienen que redoblar los esfuerzos, entender que la capacitación debe ser permanente, pues la oportunidad que les da la ciudadanía de gobernar tiene que ser aprovechada”.

Para la coordinadora del Inafed, la capacitación no es una tarea generalizada en las autoridades locales. “Los ayuntamientos con menor capacidad institucional aún no cuentan con una práctica sistematizada de capacitación; ahí hay tierra fértil para redoblar esfuerzos y apoyarlos en el desarrollo de sus potencialidades. Los urbanos presentan mejores condiciones en este rubro, y queda mucho por hacer en los municipios rurales, semiurbanos y mixtos”, admite.

“Ser alcalde es una función muy noble, aunque a nivel federal tal vez el ayuntamiento no ha obtenido el estatus y la importancia que debería tener. Así que entre más preparados estemos los alcaldes, más podremos hacer valer nuestra condición y reclamar un empoderamiento del ayuntamiento de manera más efectiva”, concluye por su parte, el alcalde Isaías Andrade Estrada.

Grado de estudios

 

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: