Casas abandonadas a subasta

Publicado Por

Por primera vez en esta administración, el Infonavit realizó una oferta en el país bajo dicho esquema, con el objetivo de comercializar más de 3,000 construcciones deshabitadas

cuentas-claras-infonavit

Rafael Riva Palacio, secretario General del SNTINFONAVIT; Abelardo Carrillo, director Sectorial de los Trabajadores; Carlos Aceves, secretario General de la CTM; David Penchyna, director General del Infonavit; Carlos Medina, presidente de la Canadevi; Sebastián Fernández, director Sectorial Empresarial; Ma. de la Luz Ruiz, contralora General del Infonavit.

Hubo un tiempo en el que proliferó la construcción de casas de interés social en el país, pero sin planeación: estaban lejos de las escuelas, de los centros de trabajo y de la infraestructura básica de sus habitantes, quienes además padecían por deficiencias en la cobertura de servicios.

Los moradores de algunas de estas casas, financiadas por el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), se cansaron de estas condiciones y abandonaron sus casas, así como lo hicieron quienes ya no pudieron pagar su crédito hipotecario. Por ambos motivos, hoy día el instituto reporta cerca de 250 mil casas abandonadas.

David Penchyna Grub, director General de dicho organismo, explica que lejos de dar por perdidas estas casas, el instituto se dio a la tarea de recuperarlas para colocarlas en la primera subasta abierta desde que llegó a dirigir el instituto en marzo de este año.

Se trata de viviendas que han sido recuperadas mediante instrumentos jurídicos y también a través de mecanismos de negociación en el momento en el que al trabajador ya no le interesa sostenerla o deja de pagar su crédito por diversos motivos.

De esta manera, los pasados 30 de junio y 1 de julio, el Infonavit puso en subasta más de 3,000 viviendas. En la puja participaron más de 64 empresas inmobiliarias interesadas en adquirir paquetes de casas ubicadas en Chihuahua, Estado de México, Hidalgo, Nuevo León y Tamaulipas, con el objetivo de restaurarlas y ponerlas a la venta nuevamente.

David Penchyna destaca la importancia de recuperar el patrimonio abandonado en un contexto en el que las zonas urbanas del país crecen de manera constante, por lo que el objetivo es que los desarrolladores inmobiliarios que adquieran viviendas a través de este tipo de esquemas hagan lo tranecesario para acondicionarlas con todo lo que se requiere para ofrecer un espacio digno a quienes vayan a habitarlas y puedan ofertarlas en el mercado secundario.

A LA VISTA DE TODOS

El director del Infonavit explica que la dependencia a su cargo se dará a la tarea de impulsar con vigor este tipo de esquemas “sin hacerlo en lo oscurito”, mediante procesos abiertos y transparentes “que es la mejor forma de acabar con la corrupción”, asegura el funcionario.

Este remate fue el primero de muchos, explica Penchyna Grub, “que se harán con la máxima transparencia. Por primera vez, el instituto transmitió por televisión abierta, de paga y vía Internet el proceso de subasta, con lo cual daremos certeza a los millones de mexicanos que son dueños del Infonavit y sepan que sus recursos se administran de la mejor manera, así como con apego a la ley”.

Asimismo, destaca la difusión que tuvo la puja, la cual fue transmitida en diferentes momentos de la programación de Canal Once del Instituto Politécnico Nacional (IPN), además de transmitirse en el sitio web del Infonavit. Todos los procesos fueron certificados ante notario público en presencia de empresarios y de representantes de los trabajadores.

En el acto de apertura de la subasta, el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin), señaló que este evento es totalmente congruente con los principios del Infonavit, ya que implica acercar vivienda digna para los trabajadores.

“El mensaje que se da al realizar una subasta pública es muy importante porque la transparencia y la rendición de cuentas han sido una petición permanente del sector empresarial y de la ciudadanía en general, al hacer esta subasta pública se sienta un precedente y se envía un mensaje a la sociedad del compromiso de esta administración con la rendición de cuentas”, expresó.

paso-paso-infonavitPenchyna Grub también destaca la necesidad de promover a empresas inmobiliarias regionales y locales bajo criterios que eviten a toda costa la opacidad, con la máxima publicidad y apertura de tal manera que no sólo los trabajadores, sino los ciudadanos en general conozcan a detalle la labor del instituto y tengan certeza de que los ingresos que percibe serán cuidados y administrados debidamente.

David Penchyna asegura que las políticas públicas en materia de vivienda deben orientarse a la demanda, más que a la oferta de casas y para lograrlo es preciso escuchar las necesidades del derechohabiente: qué tipo de casa, dónde las necesita y los recursos que tiene disponibles para comprarla.

La primera subasta de casas del Infonavit se llevó a cabo en la Ciudad de México, sin embargo, David Penchyna afirma que uno de los objetivos del instituto es realizar ejercicios similares en todas las regiones del país, con el fin de motivar el interés de empresas inmobiliarias locales en la adquisición de viviendas bajo dicho esquema.

“Con esto, los profesionales inmobiliarios tienen la oportunidad de restituir parte del patrimonio que, por alguna razón, se tuvo en conflicto y que es tarea del instituto recuperarla, porque se trata del patrimonio de los trabajadores de México”, sostiene.

NUEVOS CAMINOS

El titular del Infonavit refiere que el instituto explora opciones novedosas para diversificar la oferta de casas. Uno de ellos es incorporar a la banca al Registro Único de Vivienda (RUV), una plataforma tecnológica que almacena toda la información del sector a nivel nacional, con el fin de agilizar y transparentar los procesos constructivos y de calidad de las viviendas, para proveer información que ayude a la toma de decisiones que contribuyen a dar certeza al ciclo operativo de registro, construcción, venta y financiamiento.

Esta acción, asegura David Penchyna, facilitará a los derechohabientes vender o comprar vivienda, así como transferir su crédito hipotecario en caso de que tengan que cambiar su lugar de residencia.

También se analiza la posibilidad de incorporar a la oferta de servicios del Infonavit herramientas financieras para el arrendamiento de casas con posibilidad de compra, considerando que no todos los trabajadores tienen la posibilidad de pagar un crédito para adquirir vivienda nueva. Esta modalidad le permitiría al instituto ofrecer una mayor variedad de plazos y montos para el pago de mensualidades en los casos en que los trabajadores decidan comprar.

Asimismo, el directivo menciona que en estos días se pondrá en marcha nuevamente el programa Mejoravit, con el fin de ofrecer a los derechohabientes financiamiento accesible, con tasas de interés bajas para realizar acciones de mejora en sus viviendas o para ampliarlas y que puedan acceder a una mejor calidad de vida.

La movilidad hipotecaria es otro esquema que, de acuerdo con David Penchyna, analiza el instituto para facilitar a los trabajadores buscar una vivienda para intercambiar por otra de igual, mayor o menor valor con el crédito que actualmente ejercen, de tal manera que si un trabajador que reside en el Estado de México y que se encuentra pagando un crédito del Infonavit debe cambiar su lugar de residencia a Jalisco, por ejemplo, pueda hacerlo sin que forzosamente deba finiquitarlo en el lugar donde lo originó.

Deja un comentario

No Announcement posts