Con las reformas, nuevo horizonte para energía SUSTENTABLE

Publicado Por

Recogiendo basura

Al eliminar el monopolio en la industria eléctrica, hay más posibilidades de generar energía a partir de fuentes renovables

La reforma energética aprobada en diciembre de 2013 y en las leyes secundarias en agosto de 2014 constituye un cambio radical en el panorama energético. Se pasa de un monopolio en las cadenas de hidrocarburos y electricidad, a una apertura acotada que abre las puertas al sector privado para la inversión en estos campos.

Dos de los signos más promisorios de la modernidad energética son las energías renovables y la eficiencia energética. Las razones son simples: (1) previenen la catástrofe global que se gesta por el uso de las energías fósiles; (2) diversifican las fuentes para no depender de una sola fuente energética, en este caso, el gas natural; (3) evitan la incertidumbre financiera que los hidrocarburos siempre han tenido; (4) permiten conservar recursos no renovables para las generaciones futuras; (5) previenen los daños a la salud que las emisiones por la quema de hidrocarburos originan.

La reforma energética, al eliminar en gran parte el monopolio en la industria eléctrica, abre la posibilidad de que un porcentaje importante de la generación de esta energía se realice a partir de fuentes renovables con los beneficios apuntados arriba. Este cambio no es fácil en un país que ha reverenciado al petróleo al mismo grado que a los antiguos dioses mexicas.

Aunque pareciera que el tema de la energía es netamente federal, los gobiernos municipales pueden hacer mucho para contribuir a la transición energética, porque son grandes consumidores de energía y porque ciertas disposiciones legales bajo su competencia pueden también influir decisivamente en la manera en cómo se consume la electricidad, como a continuación se ejemplifica.

RELLENOS SANITARIOS

El manejo de los residuos sólidos es obligación municipal, de manera directa o mediante concesiones. En todos los casos, los residuos deben disponerse de manera adecuada en rellenos sanitarios. Muchos de ellos tienen las condiciones adecuadas para que el metano que se genera internamente por la pudrición de los residuos orgánicos pueda aprovecharse para generar electricidad.

Bajo las reglas del monopolio anterior, los municipios sólo podían generar electricidad mediante la figura de autoabastecimiento, lo cual implicaba asociarse con un inversionista quien proveía todo el equipo de captación y generación mientras que el municipio empleaba la electricidad producida pagando por ella un pequeño descuento por debajo del precio de la tarifa. Ahora, la figura de autoabasto ya no es limitativa y el municipio puede convertirse en un generador para dotar su propio consumo y vender el excedente, haciendo posible el financiamiento directo.

Asimismo la manera más efectiva de evitar emisiones es gastando menos energía. Una de las áreas donde se emplea más este reurso es dentro de los edificios públicos y privados. Los municipios pueden dictar medidas de ahorro en instalaciones y emitir reglamentos de construcción que favorezcan el uso de esquemas de ahorro, particularmente en iluminación y climatización.

GENERACIÓN SOLAR DISTRIBUIDA

En esta modalidad, los ciudadanos se convierten en generadores de la electricidad que consumen y pueden inyectar el excedente a la red recibiendo una remuneración por ello. Este sistema tiene gran éxito en muchos países. En México, las disposiciones municipales para la construcción de casas que contemplen de inicio la mejor orientación y diseño de techos para aprovechar al máximo la irradiación solar pudieran ser determinantes para propiciar una nueva avenida de negocio para la economía de municipios y ciudades.

* El autor es director para México de la Iniciativa
Climática Regional de América Latina (LARCI, Latin
American Regional Climate Initiative).

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: