Contra la delincuencia: unidad social

Publicado Por

Francisco SaynesPara garantizar un éxito definitivo en el combate al crimen organizado es necesario un repudio unánime de los mexicanos contra las bandas delictivas; pero también que todas las instancias de gobierno involucradas en la estrategia hagan la parte que les corresponde, asegura Mariano Francisco Saynez Mendoza, secretario de Marina y uno de los principales actores en el gabinete de seguridad pública federal.

Explica que el combate a la delincuencia —que compara con la acción de “mover un avispero”— ha dado resultados positivos para el país; sin embargo, admite que algunos de los coadyuvantes “quizás no hacen bien la tarea” y menciona, por ejemplo, la investigación financiera y el saneamiento de las aduanas como áreas que hace falta reforzar.

Francisco Saynez insiste en que no es momento de bajar la guardia, sobre todo porque 2012 será un año electoral, en el que reconoce que existe “la tentación” para las bandas criminales de querer influir en el proceso.

En su llamado a la cohesión social pide a todos los sectores —medios de comunicación, organizaciones civiles, legisladores y autoridades locales incluidos— no sólo mirar los errores de las fuerzas federales sino asumir una actitud más propositiva sobre cómo inhibir a la delincuencia. “Que se note que todo mundo está en el mismo tono de poner fin al crimen organizado, y no en la simple crítica de por qué hacemos las cosas mal”, dice.

Logros de SemarSobre sus opiniones acerca de los derechos humanos y las organizaciones protectoras, lamenta que en algún momento sus declaraciones hayan sido malinterpretadas y aclara que sus palabras van en el sentido de evidenciar que “algunos grupos de determinada gente son reclutados por el crimen organizado para protestar y alegar derechos humanos”, aunque dice que se trata de una farsa, porque “no son las organizaciones civiles tradicionales”.

En entrevista con Alcaldes de México, el secretario de Marina hace un balance sobre la participación del personal naval en las acciones de combate a la delincuencia organizada.

“Hemos tenido buenos éxitos porque ha habido varios aseguramientos importantes”, refiere Saynez. Entre éstos se encuentra la operación en Cuernavaca, donde hace dos años falleció el narcotraficante Arturo Beltrán Leyva, a lo que se suman diversos decomisos de precursores químicos y cargamentos de cocaína y marihuana en los puertos de Manzanillo, Altamira y Veracruz, además de detecciones de naves con importantes volúmenes de mercancía ilegal, entre ellos una nave semisumergible con seis toneladas de cocaína.

Para logar esos resultados, el secretario Saynez Mendoza explica que la clave ha sido una eficiente labor de inteligencia, así como el factor sorpresa y la secrecía en la toma de decisiones.

“El éxito de este tipo de operaciones viene cuando uno las planea de manera centralizada aquí en la capital de la república, porque si éstas se realizan en el lugar donde se va a trabajar con las fuerzas que se encuentran destacamentadas, se corre el riesgo de que se filtre la información.” En este sentido, admite que la información nose comparte con otras instancias de seguridad salvo que se requiera de apoyo extra, aunque con cierto nivel de confianza.

Ante la dispersión de las bandas criminales por el territorio nacional, se ha optado por grupos de élite de 20 elementos, apoyados por fusileros paracaidistas, entre otros recursos más. “No apostamos a que sea un contingente grande porque en estos momentos ya no funciona; (los delincuentes) están tan mimetizados con algunas autoridades locales que es difícil disuadirlos.”

ÁREAS DE OPORTUNIDAD

DescargandoCon base en los resultados alcanzados —como los más recientes golpes contra el crimen organizado en Veracruz, donde fue detenida Carmen del Consuelo Sáenz Márquez, alias Claudia, presunta operadora financiera del cártel de Los Zetas y nueve personas más—, el funcionario insiste en que la actual estrategia de seguridad es el camino adecuado, a pesar de las críticas de diferentes sectores de la sociedad.

“Esto no se podía dejar, porque el crimen organizado se había infiltrado tanto dentro de las instituciones, sobre todo locales, que estaban dominando o queriendo dominar, incluso imponiendo su autoridad en algunos de los estados de la república”, comenta.

Los hechos de violencia que a diario afectan al país no son otra cosa que la “respuesta a sacudir un avispero”, sostiene el funcionario, quien desestima la necesidad de hacer cambios, porque en su opinión la estrategia está bien diseñada.

En todo caso, acepta que “algunas de las instancias que participan en este combate quizá no hacen bien la tarea”, lo cual implicaría reforzarlas. “Falta un poco más de investigación en lavado de dinero, por ejemplo, y sanear algunas aduanas, inclusive en puertos.”

También lamenta que sigan en el tintero una serie de iniciativas de seguridad nacional que servirían para apoyar a las fuerzas federales, pero que no han sido aprobadas en el Congreso de la Unión. Reconoce así que la atención social es fundamental para enfrentar el problema —lo cual ya está en marcha—, pero advierte que sus efectos no se verán en el presente sino a largo plazo.

DERECHOS HUMANOS

LanchaEn su balance, el secretario de Marina asegura que otro elemento importante para reforzar las tareas de seguridad pública es la unidad de todos los mexicanos. “Debería haber una cohesión social más hacia el repudio a la delincuencia, más hacia el apoyo de la autoridad para combatirla y eso implica a todo mundo: sociedad, medios de comunicación, autoridades locales, todo mundo debe estar en ese camino.”

Por tanto, considera que una actitud más propositiva sobre cómo contener y abatir las actividades criminales sería más útil que sólo concentrarse en destacar los errores de las fuerzas de seguridad

Se le recuerda al secretario que parte de esos cuestionamientos tienen el propósito de evitar que el Ejército Mexicano y la Armada de México incurran en abusos y violaciones a los derechos humanos, a lo que Francisco Saynez responde que si bien “sí se han cometido errores y sí se han aceptado recomendaciones” de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), la mayoría de las veces no han tenido sustento.

Explica que hay grupos formados por el crimen organizado que son obligados a presentarse frente a un cuartel o un destacamento de fuerzas armadas a protestar y alegar derechos humanos, pero advierte que no son las organizaciones civiles tradicionales. Para reforzar sus palabras asegura contar con videos y testimonios de esa farsa.

VIGILAR 2012

La credibilidad que

Sobre el clima de seguridad pública que se avecina para 2012, año en que se renovará la Presidencia de la República, gubernaturas y otros cargos de elección popular, Francisco Saynez admite que las fuerzas de seguridad nacional están preparadas ante la eventualidad de que las bandas criminales quieran infl uir en el proceso.

“La tentación es grande”, reconoce el funcionario. “Si ellos (los delincuentes) ven la oportunidad de infiltrarse en algunos cargos públicos, tomarlos o condicionarlos, porque puedan fi nanciar las campañas (políticas) e imponer a algunas personas de su grupo, eso sería lo delicado.” Desde su ámbito de competencia, las fuerzas castrenses hacen su parte, pero aclara que también corresponde a otras instituciones vigilar que los recursos de las campañas electorales no provengan de la delincuencia.

Al hacer un corte de caja sobre la operación Veracruz Seguro —una de las incursiones recientes más importantes de los elementos navales—, el secretario de Marina confía en que disminuirá sensiblemente la violencia en el estado —cuyo territorio se disputan el Cártel del Golfo y Los Zetas por la salida al mar para transportar drogas o armas—, lo que estará sustentado en debilitar la estructura logística de las bandas criminales. “Si nosotros logramos controlar el fl ujo de armas o municiones también quedarían desarmados.”

Por lo pronto, Francisco Saynez destaca como avances de Veracruz Seguro el desmantelamiento de la infraestructura de comunicación de Los Zetas, así como la detención de presuntos miembros de sus filas y del Cártel de Jalisco Nueva Generación, autodenominados Matazetas, lo que subraya el funcionario, demuestra que “no hay ningún distingo”, porque “el combate a la delincuencia no se carga a un cártel o a otro”.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: