Detección de pipas pirata para combatir ordeña de ductos.

Publicado Por

Pipa PirataLa extracción de combustibles a través de tomas clandestinas ocasiona pérdidas millonarias y pone en peligro a las localidades por riesgo de fuga o incendio. Tan sólo en 2012, Petróleos Mexicanos (Pemex) detectó 1,467 puntos de extracción ilegales, que le ocasionaron una merma de 7,200 millones de pesos (mdp), es decir, 42 por ciento más que lo que se registró en 2011.

El año pasado, la paraestatal solicitó el apoyo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la Procuraduría General de la República (PGR), la Secretaría de Marina (Semar) y la Policía Federal (PF) para reforzar la vigilancia de sus ductos y disminuir el número de incidencias.

No obstante las acciones de monitoreo, el robo de combustibles continuó a tal grado que, a finales de 2012, Pemex afirmó que el problema se debe a que los sistemas de distribución están “tomados, prácticamente, por bandas del crimen organizado, asociadas a grupos fuertemente armados”, según se lee en su sitio web.

Los estados con mayores afectaciones fueron Tamaulipas, Veracruz, Sinaloa, Nuevo León y Jalisco. Pemex calculó la pérdida de hidrocarburos para ese año en 1.8 millones de barriles, 18 por ciento más que en 2011. En lo que va de este año, el problema no da muestras de ceder. Tan sólo en Tamaulipas se han detectado hasta el momento 32 conexiones ilegales, dos más en Baja California, siete en Sinaloa y cuatro en Coahuila.

UNA TRAS OTRA.

La ordeña no para Agosto 2013Como se sabe, la perforación abrupta de ductos no ha estado exenta de percances. En octubre del año pasado, en Tepeji del Río, Hidalgo, una toma clandestina en una línea que conducía gas LP ocasionó una fuga, lo que provocó la evacuación de al menos mil personas en cinco colonias de la entidad.

Otro caso que es recordado por la magnitud de la tragedia que ocasionó, fue la explosión de un ducto de gasolina en el municipio de San Martín Texmelucan, Puebla, en diciembre de 2010. El siniestro dejó un saldo de 29 personas muertas, 53 lesionados y daños en 80 viviendas. En ese entonces, el director de Pemex, Juan José Suárez Coppel, atribuyó el hecho a una perforación ilegal.

La mayoría de las extracciones irregulares se descubren por denuncias ciudadanas. No obstante, apenas se clausura una perforación clandestina, los delincuentes abren otra para mantener su abasto de combustibles. Pemex reporta que los idrocarburos más robados son gas LP, gasolinas y petróleo.

VIGILAR A DISTRIBUIDORES.

El robo de gas LP y su distribución en pipas “pirata” es uno de los casos que mejor ilustran la rentabilidad del negocio ilícito de las tomas clandestinas. Estos casos se dan con mayor frecuencia en estados delcentro de México, como Hidalgo, Puebla, Tlaxcala y el Distrito Federal, debido a que el mercado de dicho hidrocarburo en la región, cuyo valor es de casi 100 mdp diarios, es el más grande del país.

Para hacerle frente a esta situación desde lo local, Francisco Hernández, presidente de la Asociación de Distribuidores de Gas LP (ADG), recomienda a los gobiernos municipales y a los ciudadanos denunciar ante las autoridades competentes las anomalías que detecten en las redes de suministro y transporte de gas, como unidades repartidoras sospechosas y productos de marcas desconocidas, entre otras, pues podría tratarse de combustible obtenido de manera ilegal.

“Si Pemex reconoce que se descubren al menos dos tomas clandestinas cada semana, el problema es tan grande que los alcaldes deben contribuir con la autoridad federal mediante reportes que den cuenta de cualquier actividad dudosa en la distribución de combustibles”, comenta en entrevista.

Hernández recomienda a los consumidores y a las autoridades locales tomar nota del número de registro de las pipas que consideren sospechosas, el cual se encuentra impreso en el tanque, y cotejarlo con los números oficiales de los 4 mil vehículos que están publicados en el sitio de Internet de la Secretaría de Energía (Sener). Con ello, no sólo es posible ayudar a disminuir el número de autotanques falsos, sino también a detectar “ordeñas” ilegales, agrega.

Octavio Pérez, director general de la Asociación Mexicana de Gas Licuado y Empresas Conexas (Amexgas), considera que, a pesar de que el combate directo a las tomas clandestinas es una tarea que le compete a la Federación, un punto importante para solucionar el problema es el trabajo conjunto entre autoridades de los tres órdenes de gobierno y las empresas distribuidoras. “Si se limita la actividad de las empresas ilegales, no tendrán incentivos para perforar los ductos”, apunta.

Pérez sugiere que los gobiernos municipales y estatales establezcan alianzas con las compañías que reparten combustible para elaborar un registro local de los autotanques que circulan por sus territorios, con el objetivo de mantener un control de los operadores autorizados y detectar a los distribuidores irregulares.

Otra recomendación que hace la Amexgas a los presidentes municipales para prevenir riesgos es evitar la instalación de asentamientos urbanos en zonas bajo las cuales corren ductos de combustible, así como en las cercanías de los derechos de vía delimitados por postes amarillos. Con ello se evitan riesgos a la población en caso de que ocurra un accidente provocado por una toma clandestina.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: