>

“El crimen organizado busca corromper lo mejor de la sociedad”

Publicado Por

HelicopteroUno de los más importantes desafíos, si no es que el primero, que tuvo que enfrentar de modo inmediato el actual Ejecutivo Federal fue el de la seguridad pública, ya que la paz y tranquilidad de la sociedad mexicana se ha visto asaltada por la intensa y dañina actividad de grupos delictivos organizados. Por lo anterior, desde el inicio de la presente administración, bajo una gran expectativa social y con el concurso de los tres órdenes de gobierno y de la sociedad, se han puesto en marcha programas y políticas públicas enfocadas a combatir de manera eficaz a la delincuencia.

Entre los principales responsables de realizar las políticas establecidas para la lucha contra el crimen, el secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, ocupa un lugar en primera fila. El funcionario, con quien conversó Alcaldes de México, tiene una larga carrera en los órganos de inteligencia y seguridad del Estado mexicano.

De sus declaraciones emitidas destaca la referente a las razones que impulsaron el decidido combate contra el crimen organizado, especialmente el enfocado a las bandas dedicadas al narcotráfico, ya que las actividades de éstas están destinadas a corromper y esclavizar a la niñez y juventud mexicanas, lo más valioso de nuestra sociedad.

AVANCES Y FORTALEZAS

¿Cuáles son los avances que se han obtenido, en los últimos seis meses, en seguridad pública?

ManoLo primero que hay que destacar es que en el gobierno federal tenemos estrategia y rumbo para el combate a la delincuencia. Los resultados inéditos que hemos tenido a nivel nacional e internacional son producto de esta estrategia integral que contempla dos vertientes: una operativa, que es el combate en el despliegue territorial, y otra estructural, la cual considera la transformación de las instituciones de seguridad pública con una visión de futuro.

Los esfuerzos conjuntos de las instituciones de seguridad han permitido que durante la actual administración se hayan registrado los siguientes resultados: la incautación de 89 mil 680 toneladas de cocaína, 4 mil 687 toneladas de marihuana, 27 mil 450 toneladas de semilla de marihuana, 50 mil 702 hectáreas de marihuana, 34 mil 599 hectáreas de amapola, 27 toneladas de efedrina, 18 toneladas de pseudoefedrina, 44 millones de pastillas psicotrópicas, 47 mil 150 armas, 5.5 millones de cartuchos, 3 mil 460 granadas, 211 millones de pesos y 342 millones de dólares, la detención de 77 mil 653 personas, la recuperación de 21 mil 193 vehículos y el desmantelamiento de 144 laboratorios para la elaboración de drogas.

Vale la pena destacar los aseguramientos récord, a nivel mundial, y en un solo operativo, que las instituciones de seguridad del país han logrado: 23 mil 500 toneladas de cocaína, en Manzanillo, Colima; más de 11 mil armas en Reynosa, Tamaulipas, y 205 millones de dólares en el Distrito Federal. En la actual administración, el trabajo de inteligencia del gobierno federal ha permitido la detención de 374 presuntos narcotraficantes de alto nivel, pertenecientes a la estructura de mando de sus organizaciones criminales o destacados por su nivel de peligrosidad. Los avances están estrechamente ligados con los ejes establecidos en la Estrategia Integral de Prevención del Delito y Combate a la Delincuencia, la cual fue diseñada con una visión integral de combate al delito desde el inicio de la actual administración.

Por instrucciones del presidente Felipe Calderón, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) diseñó, desarrolló y está implementando la transformación del Modelo Institucional de Seguridad Pública; también puso en marcha la depuración de la Policía Federal, así como el desarrollo de tecnología, por medio de Plataforma México, como una herramienta indispensable para generar inteligencia en contra del crimen organizado.

Los resultados recientes en materia de combate al narcotráfico, como lo demuestra el desmantelamiento de la estructura criminal, la red financiera y las redes de apoyo institucional de La Familia, son producto de la profesionalización de los cuerpos policiales. Éstos, con el apoyo de la tecnología y el despliegue táctico de nuestros elementos y equipo, permitieron ubicar a diversos líderes de la organización criminal y determinar su forma de operación.

La extorsión telefónica y el secuestro, delitos que en los últimos años han afectado de manera importante a la sociedad mexicana, también han logrado combatirse con trabajo de inteligencia apoyado en la tecnología; pero sobre todo con el respaldo valiente de la sociedad, que, por medio de la denuncia ciudadana, anónima en todo momento, ha permitido la captura de importantes criminales. Todas las denuncias hechas por los ciudadanos al Centro Nacional de Atención Ciudadana de la Policía Federal son investigadas, sin importar que al final resulten falsas.

De manera simultánea se trabaja en los centros de reclusión para delincuentes del orden federal. Actualmente está en proceso la ampliación de instalaciones penitenciarias para albergar a más de 5 mil internos; entre ellas la rehabilitación de la Colonia Penal Federal Islas Marías, así como los Complejos Penitenciarios Federales de Papantla, Veracruz; Huimanguillo, Tabasco; Guasave, Sinaloa y Monclova, Coahuila.

Finalmente, con la entrada en vigor de la Ley de la Policía Federal, los agentes federales cuentan con la atribución de investigar para prevenir el delito, lo que permite un combate eficaz que privilegie la tranquilidad de todos los mexicanos.

¿Cuáles son las principales fortalezas del gobierno para combatir el crimen organizado?

Genaro GarcíaVoluntad para combatir al crimen organizado y a la delincuencia, frente a la cual sólo hay dos opciones: administrarla o combatirla. El presidente Calderón asumió el reto de combatirla.

Es importante destacar que la Secretaría de Seguridad Pública federal, a partir del 1° de diciembre de 2006, ha establecido, desarrollado y ejecutado una estrategia de combate frontal a las estructuras criminales, cuyas líneas generales consisten en: acotar la logística criminal, incrementar los tramos de control de la operación policial, estrechar la comunicación con las víctimas de estos grupos criminales y potenciar la capacidad de reacción inmediata para la captura de delincuentes.

Este ataque integral y sistemático a la estructura criminal en sus diferentes niveles abarca los centros de operación de los grupos delictivos, en diversos puntos del país, mediante un trabajo de inteligencia policial sustentado en investigación de gabinete y campo.

El combate va más allá del enfrentamiento, ya que implica una transformación de fondo de las instituciones encargadas de la seguridad pública, así como la formación de policías mejor preparados en el combate a la delincuencia y al crimen organizado, con labores de inteligencia.

Esta transformación del modelo institucional de seguridad pública está diseñada con una visión de Estado, basada en tres ejes estratégicos: cambios al marco legal (reforma constitucional en justicia y procuración de justicia, así como dos nuevas leyes: la General del Sistema Nacional de Seguridad Pública y la de la Policía Federal); recursos humanos, y sistemas, procedimientos y metodología.

Para ello se diseñó Plataforma México, el sistema de datos que integra todos los registros nacionales e internacionales más importantes, relativos a la seguridad pública. Actualmente, dicha herramienta cuenta con 614 sitios conectados en todo el país, desde los que se puede acceder a los más de 320 millones de registros que la componen. Entre ellos se incluyen los que integran el Sistema Único de Información Criminal (SUIC), los informes policiales de los estados, los registros de armas y equipo, y el Registro Público Vehicular, entre otros.

COORDINACIÓN CONTRA LA DELINCUENCIA

¿Están trabajando al mismo ritmo los tres niveles de gobierno (federal, estatal y municipal)?

Además del combate a las estructuras criminales, debe atacarse la evolución criminal. Para luchar contra el secuestro y el narcotráfico no basta con capturar a los delincuentes, sino también que todas las instancias de gobierno combatamos con gran compromiso y responsabilidad a la delincuencia en sus etapas más tempranas.

Un secuestrador no inicia en el plagio, sino con robos menores, asaltos a transeúntes, luego robo de autos y de comercios, y posteriormente se convierte en plagiario. Si atacamos los delitos aparentemente “menores” con energía, vamos a frenar el desarrollo de nuevos delincuentes de alta peligrosidad. Lo mismo pasa en el secuestro.

Para su operación cotidiana, la delincuencia organizada comete también infracciones administrativas, como infracciones de tránsito o violaciones a los bandos de gobierno locales, por ejemplo, los giros negros. Mediante la colaboración y suma de esfuerzos entre las instituciones encargadas de la seguridad pública, será posible desarticular la operación de los criminales organizados.

En el último año se han dado acuerdos importantes en materia de colaboración, como la firma del Acuerdo Nacional sobre la Seguridad, Justicia y Legalidad, el 21 de agosto de 2008, y la entrada en vigor de la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en enero de este año. Ambos han permitido que los tres órdenes de gobierno trabajemos en conjunto para combatir estos flagelos que tanto dañan a la sociedad.

Contar con sistemas homologados de actuación policial en todo el país ha facilitado que, a través de Plataforma México, sea posible intercambiar información entre la Federación, los estados y los municipios.

¿Los cuerpos de policía cuentan con las herramientas y capacitación necesarias para hacerle frente al crimen organizado?

FederalesSí, porque al mismo tiempo que inició la transformación institucional de Seguridad Pública, se trabajó en el modelo de fortalecimiento y profesionalización de los cuerpos de policía.

Como se mencionó, se están aplicando métodos homologados de actuación policial para generar inteligencia y mejorar los procedimientos de combate al crimen. Cabe destacar que Plataforma México juega un papel fundamental en esta tarea. El atraso que por más de 30 años tuvieron las instituciones de seguridad del país impedía un combate eficaz. Ahora, con esta nueva herramienta es posible capturar a un delincuente que cometió un delito en una entidad en cualquier lugar del país; como ejemplo está la recaptura de dos prófugos del penal de Cieneguillas, Zacatecas, en mayo pasado, quienes fueron localizados unos días después de su fuga, en Hidalgo.

Un punto muy importante es que a partir de la entrada en vigor de la Ley de la Policía Federal, los elementos adscritos a esta institución cuentan también con atribuciones para prevenir el delito, una de las tareas fundamentales de la seguridad pública.

¿Cuál ha sido el factor fundamental que ha permitido que los cuerpos de policía sean penetrados por las organizaciones de criminales?

Es un problema derivado de la forma en que se había concebido la seguridad pública en años anteriores. El fenómeno delictivo se ubicaba principalmente en crímenes del fuero común. La transformación de los delitos y la falta de reacción oportuna permitieron la infiltración de la mafia en los cuerpos de policía.

Lo anterior se sumó a la falta de profesionalización y de sentido de pertenencia a la institución. Que los policías no contaran con un proyecto de vida que les garantizara la seguridad a ellos y a sus familias, aumentó el problema. Por eso, uno de los principales objetivos y prioridades de esta administración ha sido impulsar un Sistema Integral de Desarrollo Policial, en el que los elementos de la Policía Federal encuentren un verdadero proyecto de vida.

El Sistema Integral de Desarrollo Policial está integrado por la carrera policial, esquemas de profesionalización, régimen disciplinario y sistema complementario de prestaciones, que les garanticen su desarrollo personal y profesional.

¿Es suficiente el número de elementos de la policía para hacer frente a la delincuencia, sobre todo al narcotráfico?

Más que el número, es importante el perfil y las herramientas con que cuenten para enfrentar a la delincuencia. Hoy en día, la SSP trabaja en coordinación con las mejores instituciones de educación superior del país, para reclutar jóvenes universitarios interesados en formar parte del proyecto de la Policía Federal en el área de investigación e inteligencia. El objetivo es contar con nuevos cuadros con un mejor perfil. La fotografía de cada sociedad es su policía.

En este momento mil 500 jóvenes aspirantes a policías federales reciben capacitación como parte del Curso para Policías Investigadores y de Inteligencia. Estas actividades se llevan a cabo en las instalaciones de instituciones de educación superior del área metropolitana y de las academias de policía de San Luis Potosí y Barrientos, Estado de México, por parte del personal de la SSP, académicos nacionales e instructores internacionales. Los jóvenes que, al concluir los cursos, cuenten con los mejores resultados, serán quienes se incorporen a la institución.

UN COMBATE FRONTAL

Con la situación actual en materia de seguridad pública, ¿está en riesgo la paz social?

SRPor supuesto que no, porque una de las premisas del gobierno federal, desde el inicio de la actual administración, ha sido el combate frontal a la delincuencia organizada, con la finalidad de garantizar la seguridad de la ciudadanía.

La sociedad juega un papel muy importante de colaboración con las autoridades. Muchos de los logros obtenidos han sido gracias a la acción valiente de los ciudadanos que se han atrevido a denunciar ilícitos, lo que ha permitido la acción oportuna de la Policía Federal.

Para ello, también se han desarrollado mecanismos que garanticen la protección y seguridad de los ciudadanos que hacen sus denuncias de manera anónima a través del Centro Nacional de Atención Ciudadana (CNAC) de la Policía Federal.

Las denuncias realizadas por medio del CNAC han sido piezas clave en el combate a delitos como el secuestro y la extorsión telefónica, lo que ha permitido configurar de forma precisa el modo de operación de los delincuentes y desarrollar inteligencia para su combate.

¿Por qué llamarla “guerra contra el crimen organizado”?

El crimen organizado es un enemigo de nuestro país, porque busca corromper y esclavizar a lo mejor de nuestra sociedad, que son los niños y los jóvenes mexicanos. Por eso se decidió llevar a cabo un combate frontal a aquellas organizaciones que ponen en riesgo la tranquilidad y seguridad de lo mejor de México.

¿Sin la intervención del Ejército, se podría ganar esa guerra?

Sin duda es una colaboración importante y valiosa en este momento. La participación conjunta de las fuerzas federales y de las corporaciones policiales ha permitido resultados históricos en la lucha contra la delincuencia organizada.

La presencia de las bandas criminales, ¿qué tanto vulnera la seguridad nacional de México?

Es un flagelo que tiene que combatirse. Por ello, el trabajo de las fuerzas federales no sólo se enfoca a la detención de delincuentes, sino que también ha dado resultados importantes en el desmantelamiento de las redes financieras y de protección institucional, por lo que la seguridad nacional permanece en manos del Estado mexicano.

¿Por qué es necesario el Plan Mérida?

Su importancia radica en que Estados Unidos reconoce su corresponsabilidad en materia de combate al narcotráfico. Este plan se suma a los esfuerzos que el gobierno mexicano realiza en el desmantelamiento de las estructuras criminales.

¿Existe algún plazo para que México se pueda decir libre de esta “guerra contra el crimen organizado”?

MarinaAsí como el narcotráfico es un proceso que se desarrolló durante décadas, su combate es un proceso que implica diversas variables que empiezan desde los valores en el núcleo familiar, hasta la colaboración internacional para su control.

Es tarea del Estado asegurar la protección de sus ciudadanos, de sus organizaciones e instituciones ante las amenazas que atenten contra su bienestar y prosperidad.

¿Cuáles han sido los “peces gordos” que han caído en esta “guerra”?

Entre los detenidos por la Policía Federal, destacan 33 presuntos delincuentes. Entre éstos podemos mencionar a Sandra Ávila Beltrán, la Reina del Pacífico; Juan Espinosa Ramírez, el Tigre; Gustavo Rivera Martínez, el Gus; Ever Villafañe Martínez, Juancho; Eduardo Arellano Félix, el Doctor; Jaime González Durán, el Hummer; Sergio Peña Mendoza, el Cóncord, y Gregorio Sauceda Gamboa, el Caramuela, entre otros.

Adicionalmente, en el combate a La Familia, durante 2009, elementos federales han capturado a más de 120 miembros de esta organización delictiva, entre los que podemos mencionar a los siguientes: Rafael Cedeño Hernández, el Cede; Javier Ortiz Chávez, el Arqui; Óscar Barajas Landa, el Perro; Baltazar Valencia Gutiérrez, el R; Fredy Barragán Baldovinos, y Arnoldo Rueda Medina, la Minsa.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: