Hacia una agenda energética local

Los gobiernos pueden promover el uso de fuentes renovables para generar electricidad, realizar estudios de su potencial e invertir en infraestructura para atraer inversiones

CFE energia heolicaCon el fin de administrar eficientemente su potencial para generar electricidad a partir de fuentes renovables de energía, las entidades federativas y los municipios deben superar diversos retos y obstáculos legales, institucionales y de capacidades que hasta la fecha han retrasado el aprovechamiento de las energías renovables en México.

Un ejemplo son las limitadas facultades de los estados en materia de generación de energía. La única legislación que regula el uso de energías renovables y tecnologías limpias es la Ley de Transición Energética, aprobada en la Cámara de Diputados en diciembre de 2014, pero actualmente congelada en el Senado. De pasar, ésta medida crearía instrumentos e incentivos que permitirían un mayor desarrollo de proyectos a nivel local.

PROMOCIÓN DE FUENTES RENOVABLES

Para que las entidades federativas pudieran suministrar el servicio de alumbrado público, la única opción era que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) les otorgara el servicio. Con la reforma energética ya se permite la participación de entes privados para su generación, comercialización y para crear un mercado mayorista, donde el Estado facilita el proceso ante la Comisión Reguladora de Energía (CRE), para el otorgamiento de permisos de generación dentro de sus demarcaciones.

Los gobiernos locales pueden optar por los servicios generados a través de fuentes renovables, con menores impactos negativos en el medioambiente, la salud y la sociedad.

También pueden impulsar el uso de energías renovables en las industrias, favorecer el acceso a zonas con alto potencial, así como el uso de suelo para tales fines. Sin embargo, aunque lo anterior promueve el uso de energías renovables, la reforma declara como prioridad los proyectos de extracción de hidrocarburos sobre cualquier otra actividad que ocupe el territorio, lo que podría limitar la autonomía de los municipios en el destino de territorios a proyectos sustentables.

Aunque las actividades de generación de electricidad continúan siendo de carácter federal, los gobiernos locales pueden promover el uso de energías renovables y mejores tecnologías, realizar estudios de su potencial renovable e invertir en infraestructura que atraiga inversiones en proyectos que aprovechen las fuentes locales de energía.

ACCIONES PARA ATRAER PROYECTOS

Uno de los principales retos es atraer financiamiento para proyectos de energías renovables. Además de los recursos otorgados por el Gobierno Federal al sector energía y a los estados y municipios, estos últimos también pueden contar con recursos internacionales y nacionales, públicos o privados, destinados a la transición energética, infraestructura, desarrollo rural, cambio climático, entre otros, para superar la falta de información sobre las diversas fuentes de financiamiento disponibles.

De obtener más recursos, incluidos los impuestos por suministro de electricidad, los estados pueden crear incentivos económicos para el uso de tecnologías limpias, que favorezcan tanto a pequeños como grandes productores y hagan frente a las ventajas, políticas y de subsidios por ejemplo, que ya gozan los proyectos de combustibles fósiles.

Debido a la falta de infraestructura, especialmente en zonas remotas, los estados necesitan incorporar proyectos de infraestructura a sus planes de desarrollo, ampliar el acceso a electricidad en comunidades rurales y zonas urbanas marginadas y otorgar incentivos a pequeños generadores de energía.

Debe superarse también la falta de personal capacitado. Los gobiernos locales deben conocer el marco legal y los instrumentos existentes en materia de energía para dar continuidad a los programas de gobierno y llevar a cabo acciones coordinadas.

También deben tener conocimiento de otros temas directamente relacionados, como el medioambiente, por ejemplo, para optar por medidas con mayores beneficios en todos los sectores y sancionar los impactos ambientales resultantes de las actividades del sector eléctrico en su territorio.

Finalmente, para aumentar el acceso a oportunidades de las comunidades locales, la capacitación debe extenderse a la población en general, pues se requiere de personal calificado para trabajar en los nuevos proyectos locales de energías renovables.

* Las autoras son consultoras en temas de energía y cambio climático.

Deja un comentario

No Announcement posts