Mayor recaudación, clave para enfrentar la crisis

Lo mejor que pueden hacer los municipios en el escenario económico actual es fortalecer y optimizar el cobro de impuestos

El 2016 vislumbra retos importantes en materia presupuestal para los municipios del país debido, entre otras cosas, a la disminución de los ingresos de la venta de petróleo, cuyo precio experimentó una caída importante en 2015.

Algunos de los alcaldes que fueron electos en los comicios del pasado 7 de junio, quienes recién inician labores al frente de sus ayuntamientos, se encontrarán con alguna incómoda herencia de sus antecesores: deuda pública, burocracia excesiva o la incapacidad de recaudar impuestos locales, entre otros elementos.

Hasta el cierre de esta edición, el Congreso de la Unión no había aprobado el Presupuesto de Egresos de la Federación de 2016. No obstante, algunos especialistas coinciden en que el próximo año los estados y municipios recibirán menos recursos por parte del Gobierno Federal.

“El recurso federal participable tendrá una disminución que llegará hasta los gobiernos locales, además, las actuales condiciones nacionales e internacionales apuntan a que los municipios tendrán que encontrar otros mecanismos de financiamiento”, expone Manuel Guadarrama, coordinador de Finanzas Públicas del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

Otros expertos, como Kristobal Meléndez Aguilar, investigador del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), opinan que la recaudación fiscal vigente y los ingresos derivados de la venta de combustibles a precios altos en el país han permitido compensar la falta de ingresos derivada de los bajos precios del petróleo en el mundo, por lo que espera que, eventualmente, haya más recursos para los gobiernos subnacionales.

“Se esperaba en 2016 una disminución de los ingresos para estados y municipios por la caída en los precios del petróleo, sin embargo, el Gobierno Federal presenta su paquete económico y da la sorpresa de que los ingresos van a subir para 2016 a través de la recaudación del impuesto sobre la renta (ISR) y el impuesto especial sobre productos y servicios (IEPS), sobre todo en las gasolinas. Entonces, si hay mayores ingresos por cobro de impuestos, los estados y municipios habrán de recibir más, porque la recaudación federal participable incrementó de manera proporcional”, sostiene.

LAS OPCIONES

Pero al margen del dinero que reciben del Gobierno Federal, las condiciones financieras de los municipios del país son muy diversas; existen diferencias en cuanto a los ingresos y los niveles de deuda adquiridos por cada gobierno que los condiciona a buscar nuevas opciones para obtener recursos.

“No sólo los nuevos alcaldes, sino todos los ediles del país tendrán que afrontar la situación económica actual con solamente tres alternativas: acudir al endeudamiento; un aumento en la capacidad recaudatoria, principalmente en lo que se refiere al impuesto predial, y acudir a un reajuste en las áreas administrativas”, comenta Manuel Guadarrama.

El panorama en materia de ahorro y recaudación para las administraciones locales no parece fácil. Los especialistas coinciden en que el recorte a la burocracia podría tener consecuencias de carácter social para los municipios que opten por sanear sus finanzas ajustando sus plantillas laborales.

El especialista del Imco asegura que “en cuanto al crecimiento de los gastos en nómina, se ha registrado un aumento de 211 por ciento en el país y en algunos municipios del estado de Morelos, por ejemplo, muestran un crecimiento de hasta 5 mil por ciento. Este tipo de gasto en pago de personal es insostenible.”

Por otra parte, la contratación de deuda, aunque parece una alternativa poco favorable para el presupuesto, representa una buena opción para los municipios. “En el Imco detectamos que son pocos los municipios que acuden a contratar deuda, de los más de 2,400 que hay en el país, sólo 825 tienen deuda contratada y en el Índice de Información Presupuestal Municipal notamos que sólo 20 municipios son los que concentran 50 por ciento de la deuda que ronda los 55 mil millones de pesos (mdp)”.

Fuera de los municipios más endeudados en el país, el resto de las localidades se encuentran en condiciones de adquirir deuda, la cual debe invertirse en proyectos de desarrollo económico para fortalecer el crecimiento local y garantizar la generación de recursos para el pago de la misma, sin comprometer las participaciones futuras.

CON RECURSOS PROPIOS

No obstante, los expertos mencionan que la opción más viable para que los municipios hagan frente al difícil panorama económico con éxito, es fortalecer la recaudación de impuestos, aunque en dicha materia los avances han sido mínimos.

“Los municipios tienen poco margen de maniobra pero tienen opción de recaudar ingresos propios mediante los impuestos locales. Lo recomendable para recaudar más es aplicar incrementos en el predial, sin embargo, nosotros en el CIEP notamos que habrá una disminución en ingresos que será poco significativa, el Gobierno Federal diseñó su paquete económico para que los programas sociales se vieran poco afectados”, señala Kristobal Meléndez.

Manuel Guadarrama apunta que “estamos muy por debajo del promedio de recaudación que manejan los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que es de 1 por ciento de su producto interno bruto (PIB), incluso estamos peor que Guatemala que recauda 0.17 por ciento con respecto a su PIB, México recauda 0.13 por ciento”.

Deja un comentario

No Announcement posts