Nuevos actores en el mapa político

Diputados y alcaldes independientes, así como fuerzas partidistas de reciente creación se integran a la vida pública del país

urna-voto

FOTO: MARÍA JOSÉ MARTÍNEZ / CUARTOSCURO

Tras el proceso electoral del pasado mes de junio, la distribución política en la Cámara de Diputados se mantiene casi sin cambios. El Partido Revolucionario Institucional (PRI) perdió asientos en la cámara baja, pasando de 214, que es la cifra actual, a un máximo de 203, situación que le obliga a tender alianzas con otras fuerzas políticas y establecer puentes de comunicación que faciliten la puesta en marcha de las reformas estructurales.

Hasta el cierre de esta edición, los resultados son preliminares, en tanto el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), no resuelva de manera definitiva los procesos de impugnación que se encuentran pendientes.

Las fuerzas políticas aliadas al PRI ayudarán a conservar la mayoría en el congreso: entre el PRI, el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y Nueva Alianza, sumarían 263 diputados, cifra superior a los 251 escaños necesarios para que un solo partido alcance la mayoría absoluta.

LAS SORPRESAS

Una de las novedades en este proceso electoral fue el crecimiento del grupo político encabezado por el ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), que recientemente obtuvo su registro como partido político tras el rompimiento con el Partido de la Revolución Democrática (PRD), que perdió fuerza en estas elecciones al bajar su votación del 31.5 por ciento obtenido en los comicios de 2012, a 11.1 por ciento.

Morena logró arrebatar cinco delegaciones en el Distrito Federal, principal bastión del PRD, obteniendo un nivel de votación de 8 por ciento que le permite obtener el control de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), con lo que el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, tendría que establecer una relación cordial con esta nueva fuerza política para ayudar a mantener la gobernabilidad durante su gestión. Asimismo, el partido que encabeza López Obrador logró hacerse con 35 escaños en la Cámara de Diputados.

Por otra parte, los candidatos independientes sentaron precedentes al lograr triunfos y resultados competitivos en este proceso electoral; contando la totalidad de candidaturas de esta naturaleza, la votación que obtuvieron del total nacional alcanzó 9 por ciento.

El caso más representativo es el de Jaime Rodríguez Calderón, “el Bronco”, quien ganó la gubernatura de Nuevo León con 48.9 por ciento de los votos, logrando así el gobierno de uno de los principales polos financieros del país.

Quien logró acaparar la atención internacional por el uso de las redes sociales para realizar su campaña, además del bajo presupuesto con que se financió, fue Pedro Kumamoto, quien conquistó la diputación del Distrito 10 de Zapopan, Jalisco, con 37.6 por ciento de la votación. Otro caso es el de Manuel Clouthier, quien logró una diputación federal por Culiacán, Sinaloa, al sumar 42.3 por ciento de los votos.

En lo que se refiere a presidentes municipales, en Comonfort, Guanajuato, Alberto Méndez ganó con 29.3 por ciento, y en Morelia, capital de Michoacán, Alfonso Martínez se alzó con el triunfo con 27.4 por ciento de los votos, mientras que César Valdés consiguió la alcaldía de García, Nuevo León, con 41 por ciento de la votación, dicho municipio fue gobernado entre 2009 y 2012 por “el Bronco”.

Morena, Encuentro Social y Partido Humanista, fuerzas políticas de reciente creación, en conjunto habrán de gobernar 20 ayuntamientos.

Encuentro Social ganó en los municipios de Juárez, Nuevo León; Ayotlán, Jalisco y Amecameca, Estado de México.

El Partido Humanista ganó Villa Corona, Jalisco; Mazatepec, Jantetelco y Temoac, en el estado de Morelos, aunque en la votación nacional el partido no alcanzó el porcentaje mínimo para mantener su registro.

De los nuevos partidos, Morena fue el que más gobiernos municipales, pues se quedó con cinco delegaciones en el Distrito Federal: Azcapotzalco, Tláhuac, Tlalpan, Xochimilco y Cuauhtémoc, y ocho ayuntamientos: Calkiní, Campeche; Texcoco, Estado de México; Yurécuaro, Michoacán; Chicoasén, Chiapas; Comalcalco, Tabasco; Valladolid, Yucatán, y Tanlajas y San Nicolás Tolentino, San Luis Potosí.

distribucion-camara-de-diputados

PRUEBA DE FUEGO

En este ejercicio electoral se aplicaron las reglas derivadas de la reforma política aprobada en 2014 y los resultados obtenidos en las urnas reconfiguraron el mapa político del país, además de poner a prueba el recién creado Instituto Nacional Electoral (INE) el cual, según el consejero presidente de ese organismo Lorenzo Córdoba, pasó bien la “prueba de fuego” en la organización de las elecciones.

La participación de los 10 partidos con registro ante el INE y 22 candidaturas independientes representaron las alternativas para los ciudadanos a nivel nacional, también se celebraron 16 contiendas locales de las cuales nueve fueron gubernaturas, el ejercicio ciudadano del voto propició la alternancia en más del 30 por ciento de los distritos y en gobiernos de entidades como Sonora, Guerrero, Nuevo León y Michoacán, y comicios muy cerrados en estados como Colima, en donde poco más de 500 votos representan la diferencia entre José Ignacio Peralta y Jorge Luis Preciado, candidatos de PRI y PAN respectivamente, que contendieron por el gobierno.

Deja un comentario

No Announcement posts