Planes municipales de seguridad

Este tipo de herramientas definen el marco y las acciones institucionales pertinentes para inhibir acciones que dañen a los ciudadanos

policia-municipal

FOTO: JUAN JOSÉ ESTRADA SERAFÍN /CUARTOSCURO

La seguridad está estrechamente vinculada a la densificación de las ciudades. Los centros urbanos determinan en buena medida la interacción de las personas y las comunidades e influyen en el tipo de acuerdos sociales que marcarán la convivencia de la sociedad.

Por lo anterior, establecer un plan eficaz de seguridad ciudadana no es algo que se deba tomar a la ligera. Generalmente, los proyectos nacionales de seguridad no contemplan las características culturales de los municipios, sobre todo en aquellos que no se ajustan a los esquemas federales, como los que se rigen mediante sistemas de usos y costumbres o que cuentan con esquemas de policía comunitaria; de ahí la importancia de desarrollar modelos de seguridad que involucren a los ciudadanos, autoridades y organizaciones de la sociedad civil en la elaboración de planes de seguridad que garanticen la convivencia colectiva.

Este tipo de herramientas definen el marco y las acciones institucionales pertinentes para inhibir acciones que dañen a los ciudadanos. Asimismo, garantizan que los acuerdos establecidos entre los actores involucrados en temas de seguridad sean respetados. También, permite institucionalizar los mecanismos que servirán para mejorar sus capacidades de registro y análisis de información.

Miroslava Ortiz, coordinadora de proyectos de la asociación civil Ciudadanos por una Causa en Común, explica que el crecimiento desorganizado de las ciudades y la debilidad de las respuestas de las instituciones afectan la calidad de vida de los ciudadanos y la cohesión social, además de convertirse en caldo de cultivo para la comisión de delitos, las acciones violentas y otras conductas ilegales.

“Un plan municipal de seguridad permite contar con líneas estratégicas de trabajo para ejercer los recursos disponibles (legales, humanos, materiales, políticos y económicos) de manera racional, fortaleciendo la posibilidad de obtener resultados positivos en prevención de la delincuencia; a su vez, facilita la rendición de cuentas y la comprensión de los fenómenos sociales que se viven en cada comunidad”, refiere.

PASO A PASO

Un faro de guía para la realización de un plan municipal de seguridad es el Programa Mundial Ciudades Más Seguras, fundado en 1996, como una propuesta del Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-HABITAT), con la intención de brindar apoyo a los gobiernos locales para generar las soluciones que les permitan hacer frente a los problemas de seguridad, entendiendo que cada población es única en sus características culturales, políticas, económicas y sociales.

El programa está basado en tres grandes ejes que permiten la elaboración de criterios adecuados en cada municipio, según la realidad social que viven. El primero consiste en la movilización y sensibilización de los actores para hacer una valoración preliminar de la situación de seguridad, esto ayuda a detectar a los actores clave así como a los aliados potenciales y a constatar si el tipo de enfoque implementado y el escenario son los adecuados.

El otro eje tiene que ver con la realización de un diagnóstico que proporcione conocimiento fundado y objetivo de la problemática de inseguridad que se pretende abordar, para que las respuestas a las necesidades identificadas sean efectivas y sostenibles en el tiempo.

miroslava-ortiz

Miroslava Ortiz.
FOTO: ROSALÍA MORALES

Miroslava Ortiz destaca que es importante que, una vez realizado el diagnóstico de seguridad del municipio, se establezcan objetivos claros y medibles y que se defina quiénes serán los responsables de cumplirlos, “pues sólo a través del establecimiento y seguimiento de indicadores podemos evaluar si las acciones gubernamentales son eficaces o no, y así tomar decisiones con base en evidencias”, sostiene. La siguiente etapa es la puesta en marcha de estrategias viables, las cuales se reconocen después del diagnóstico. En este punto es preciso recopilar información sobre los resultados obtenidos, para regresar a una etapa de planeación que permita aplicar mejoras al proyecto original para conseguir mejores resultados.

Miroslava Ortiz comenta que un diagnóstico integral para un plan municipal de seguridad debe reunir características sociodemográficas y físicas de la zona donde se va a implementar. “Es necesario que se revisen el tipo de lugares de encuentro, así como las características de la industria establecida en el municipio y la colindancia con posibles zonas conflictivas para conocer qué clase de incidencia delictiva se puede dar en la región.”

ALGUNOS EJEMPLOS

En el país hay municipios que han logrado resultados positivos con la puesta en marcha de planes municipales de seguridad. Recientemente, el municipio de Hermosillo presentó su Plan de Seguridad Pública Municipal, el cual contempla medidas preventivas en accidentes viales e incidencia delictiva. Este instrumento considera la implementación de medidas de vigilancia que ayudarán a prevenir los índices delictivos.

plan-municipal-de-seguridad

Asimismo, durante la administración que concluyó en diciembre de 2015, el ayuntamiento de Naucalpan de Juárez, Estado de México, desarrolló el Plan Municipal de Convivencia y Seguridad Ciudadana de Naucalpan de Juárez (PMCSC).

Dicho plan se conformó a través de la puesta en marcha de un conjunto de estrategias y acciones orientadas a mejorar las condiciones en materia de seguridad. Para su elaboración, se adoptó un modelo donde interactuaron organismos públicos y ciudadanos y está estructurado a partir de siete Líneas Estratégicas: prevención social, prevención situacional, mejora de la normatividad municipal, profesionalización de la acción policial, tecnologías de la información y comunicación para la seguridad ciudadana, cultura de la legalidad y la convivencia, y difusión y comunicación social.

Deja un comentario

No Announcement posts