Remuneraciones de funcionarios, sin sustento

Aunque hay leyes e iniciativas para regular los salarios de los funcionarios públicos en México, éstos no están ligados a metas de crecimiento o al cumplimiento de objetivos, por lo que son asignados de manera discrecional

calculadora-finanzas

FOTO: DREAMSTIME

En México no existen tabuladores a nivel nacional capaces de regular la asignación de sueldos de los presidentes municipales. El ingreso de cada munícipe depende del gobierno de su estado, en específico, de la asignación y autorización de un presupuesto por parte del poder legislativo de cada entidad.

De acuerdo con datos reportados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), 76.2 por ciento de las 993 mil personas que laboran en las administraciones públicas municipales del país perciben menos de 10 mil pesos al mes. Esto implica que la mayoría de los trabajadores de los municipios ganan menos de 10 mil pesos y sólo el 4 por ciento tiene un salario mayor a 20 mil pesos.

no-mas-que-el-presidente“Aunque en México hay legislaciones y organismos que buscan regular los niveles de ingreso de los servidores públicos, el alcance no ha sido tan amplio ni funcional, porque aún hay huecos en la ley, además de la autonomía en los gobiernos estatales y los distintos poderes de la Federación”, dice Andrés Zepeda, director de la División de Gestión Empresarial del Centro Universitario de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad de Guadalajara.

Zepeda, investigador y experto en temas de compensación salarial de funcionarios públicos, afirma que otra de las razones de la discrepancia de sueldos en cargos similares es que los gobernantes se autoasignan de manera discrecional incentivos y compensaciones. “Hay una tendencia a aumentar las percepciones de los altos funcionarios gubernamentales desproporcionadamente, a pesar de la difícil coyuntura económica por la que atraviesa la economía mexicana”, afirma.

NI ESCALAFÓN NI MÉTRICAS

El municipio de Ecatepec, que según datos del Inegi es el de mayor número de habitantes en el Estado de México —con más de 1.6 millones— tiene como tope salarial para el presidente municipal 167 mil 546 pesos mensuales, es decir, cerca de 5 mil 584 pesos al día, a pesar de que ésta es una de las entidades que tiene regulado el nivel de salarios de sus regidores, al igual que Jalisco, Aguascalientes y Guanajuato, por mencionar algunos estados.

Diego Díaz, investigador del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), explica que algunos alcaldes ganan salarios en un rango de entre 60,000 y 70,000 pesos.

“Esto es todavía muy por encima de lo que gana el grueso de los trabajadores de los municipios. Aunque el promedio de las percepciones ronda los 70,000 pesos, hay presidentes municipales que perciben más de 120,000 pesos, que eso es lo que gana en ocasiones un gobernador”, comenta.

Andrés Zepeda agrega que esta situación también ha generado un problema de percepción ante la población pues la sensación de las personas es que los gobernantes cuando han podido se han excedido en el aumento de los sueldos con respecto del aumento del salario mínimo.

A diferencia de los organismos de gobierno, los sueldos en las empresas tienen tabuladores muy claros, dice Ramses Pech, analista de la consultoría política Caraiva y Asociados. “Las empresas valoran el tipo de empleados que tienen: su nivel académico, conocimiento especializado, o experiencia en un área, y eso es parte de su tabulador para asignar una compensación”.

Pero en todos los órdenes de gobierno, asegura, no existe una trazabilidad en las funciones y el rol de cada funcionario porque su compensación salarial no está ligada a metas de crecimiento o al cumplimiento de objetivos.

TIEMPOS DE MERITOCRACIA

Según el Índice de Competitividad Urbana 2016 del Imco, una de las principales debilidades de los gobiernos municipales es la escasez de funcionarios con la suficiente preparación y habilidades para analizar e interpretar información compleja, que es necesaria a la hora de diseñar e instrumentar políticas públicas y operar los servicios.

Los funcionarios de mayor jerarquía en el organigrama municipal son los titulares o secretarios de las distintas dependencias. Los titulares tienen en promedio 13 años de escolaridad, es decir, el equivalente a educación preparatoria, lo que es significativamente menor que el promedio de los titulares estatales (17 años, equivalente a licenciatura).

Sin embargo, esto no es un factor que determine los niveles de salario, explica Zepeda, pues el mérito para poder ocupar las posiciones es consecuencia de compromisos políticos, familiares, o con los camaradas del partido.

“Se incorporan a la función pública muchas veces sin tener las credenciales, la experiencia o el conocimiento para hacer una adecuada gestión y eso genera por un lado crítica social y por otro deficiencias en los resultados en la administración pública”, comenta.

diego-diaz

Diego Díaz. / FOTO: ROSALÍA MORALES

El especialista advierte que para que se dé una profesionalización de la administración pública local o municipal es necesario fijar un sistema en el que se pague según el mérito, lo que implica una calificación, experiencia, nivel de escolaridad, entre otras características.

Además de la discrepancia en los salarios entre un alcalde y un gobernador, entre los mismos presidentes municipales hay quienes ganan mucho y otros cuyos salarios son menores, lo cual tampoco tiene sentido pues las funciones son las mismas.

“De los 2,495 municipios del país, tal funcionario recibe 120 mil pesos y hay otros con 30 mil dado que las funciones son las mismas; esto es reflejo de una mala asignación de los recursos”, comenta.

Para Zepeda esto es consecuencia de que hay discrecionalidad en las asignaciones pese a que existen algunos intentos de regulación.

SIN MÉTRICAS CLARAS

De acuerdo con Andrés Zepeda, en por lo menos 10 entidades federativas del país existe alguna ley o iniciativa que busca evitar que los presidentes municipales ganen más que el gobernador. Estas entidades son: Zacatecas, Querétaro, Colima, Campeche, Morelos, San Luis Potosí, Jalisco, Aguascalientes, Guanajuato y Chihuahua.

En estados como Jalisco y México existe, incluso, un Comité Técnico de Valoración y Transparencia Salarial que se encarga de autorizar los montos de salario a presidentes municipales o bien fijar topes, que el alcalde no gane más que el gobernador.

Sin embargo, afirma Zepeda, la legislación y los mecanismos son insuficientes para regular los niveles de salario pues se han implementado medidas nuevas para evadir los frenos.

En Jalisco, por ejemplo, implementaron el Net 13 que es una prestación del pago de un mes más de salario aunque en el calendario sólo haya 12. Además están los bonos de productividad que hacen exentos de impuestos y con los que los salarios base se multiplican.

En otros casos, agrega Diego Díaz, cuando están sujetos al presupuesto hay una autorización adicional para que el presidente municipal en uso de sus facultades y atribuciones pueda aumentar o disminuir las plazas autorizadas, los sueldos de los servidores públicos, y es ahí donde la regulación deja de funcionar.

“Los presupuestos de egresos municipales únicamente deben ser aprobados por el cabildo, no interviene el congreso estatal a diferencia de la ley de ingresos, de tal manera que son los regidores del mismo municipio quienes pueden modificar de forma discrecional los tabuladores de sueldos lo que genera un incentivo perverso”, comenta.

Es así que la propuesta de los especialistas coincide en que para lograr una regulación eficiente, así como menor disparidad entre los salarios de presidentes municipales y funcionarios públicos, además de una mejor distribución de recursos, que se lleve a cabo una medida de carácter constitucional y a nivel federal, que alcance tanto a los distintos poderes como a los niveles de Gobierno Federal, estatal y municipal.

Deja un comentario

No Announcement posts