Saque partido de Artículos Regionales

Publicado Por

José RoqueAsí como los pueblos creadores del tequila, mezcal, la talavera, entre otros productos, lograron proteger su cultura e idiosincrasia, vía la denominación de origen (DO), los campesinos de Morelos quieren dar la misma categoría al arroz que cultivan en su tierra.

Hoy día, 13 artículos y alimentos han obtenido la DO en México, pero el potencial que tiene el país para obtener más reconocimientos de ese tipo es muy grande.

En aras de aprovechar esa oportunidad, José Rodrigo Roque Díaz, director general del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), refiere que es necesario realizar visitas y pláticas en las comunidades susceptibles de alcanzar ese reconocimiento mundial, ya sea por sus productos artesanales, alimentos o bebidas.

Por el momento sólo está en trámite la solicitud para el arroz de Morelos, pero el funcionario ya visitó a los productores de vinos de Baja California y a las autoridades de dicho estado, con el propósito de hablarles sobre las oportunidades económicas que tendrían al conseguir que su producto sea reconocido como único.

En entrevista con Alcaldes de México, Roque Díaz envía un mensaje a los gobiernos municipales y estatales en el sentido de destacar la importancia de su respaldo a los productores locales, pero les advierte que además de beneficios también hay obligaciones.

“Si las autoridades no están detrás, no se asegura un nivel de organización o financiamiento”, dice el funcionario, quien agrega que la DO respalda asimismo la identidad cultural de una comunidad, municipio, estado o región.

El director del IMPI comenta que el proceso para alcanzar el reconocimiento implica un trabajo informal, político y de campo, como lo han hecho varias entidades. Es decir, los productores tienen que ponerse de acuerdo sobre la pertinencia de obtener el registro. El ejemplo emblemático es Jalisco, porque sus productores “son los que más han aprendido de la experiencia” desde 1977, cuando se protegió el tequila. Otros interesados que lo han hecho son las autoridades de Oaxaca, que tramitaron la DO para el mezcal, o las cajas de Olinalá de Guerrero.

EN CIERNES, REGISTRO 14

Productos con DOAsí como en esos estados se tomó la decisión de proteger un producto, por ser único, las autoridades municipales, estatales o los productores del resto del país, sólo deben buscar si en sus comunidades existe un bien con arraigo cultural, que refleje la idiosincrasia de ese lugar y cuyos insumos sólo puedan encontrarse en el mismo sitio.

Una condición básica es garantizar el origen de la materia prima, como se hizo con el tequila de Jalisco, que sólo puede fabricarse si se produce con agave de cierta edad y de determinados municipios del estado, además de que se certifica que para su elaboración siempre se seguirá el mismo procedimiento.

En el caso del arroz de Morelos, “todo nace desde que se reconoce que hay una tradición de cultivo de arroz y que es una variedad vegetal específica de gran calidad, un producto gourmet”, explica Roque Díaz.

Fueron años de trabajo informal en el que se coordinaron gobierno y productores para garantizar que el arroz ahí producido siempre siga la misma técnica de cultivo y que sólo se considere a la región de Zacatepec. En el segundo trimestre de 2011, el gobierno de Morelos presentó formalmente la solicitud ante el IMPI para pedir la DO.

Con el expediente técnico y jurídico ya listo se analiza si existe algún impedimento para emitir la declaratoria, además de que se abrió una consulta pública, que concluyó en noviembre pasado. Al final del camino, “podríamos tener la declaratoria de una nueva DO, la número 14, para fines de año o principios de 2012”.

CABILDEO LEGISLATIVO

Roque Díaz —quien llegó al cargo en abril de este año en sustitución de Jorge Amigo— informó que se presentará a la Cámara de Senadores un estudio sobre las DO y se les planteará a los legisladores la posibilidad de hacer modificaciones legales para crear nuevas fi guras de protección a productos únicos.

A partir de ese encuentro pudiera adoptarse la clasifi cación de Indicaciones Geográfi cas para muchos productos, porque se protegerían bienes relacionados con ciertos lugares, por ejemplo la cajeta de Celaya, un dulce con características muy especiales que solamente se fabrica en esa región. En este caso no se tendría que exigir que en su elaboración se usara leche devaca del lugar.

Explica que el IMPI no presentará una iniciativa de reforma, sino que esperará a que los legisladores se convenzan de la necesidad de hacer cambios a la ley.

Tanto la DO como la fi gura de Indicaciones Geográfi cas protege a los productos de ser copiados en otros países, gracias a los tratados o acuerdos internacionales que han firmado diversas economías, entre éstas la nuestra.

México se distingue de otras economías emergentes como Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica por el hecho de que “sí se quiere respetar la propiedad intelectual”. China es “un muy mal ejemplo” porque demuestra poco respeto a la propiedad intelectual, comenta Roque Díaz.

No obstante, se encontraron mecanismos para abrir la puerta a productos mexicanos como el tequila, con lo que se garantiza cierta protección en ese país asiático.

Entre las buenas noticias está el repunte en la cantidad de solicitudes de patente que se han presentado, sobre todo de mexicanos. “Aunque todavía no puedo decir cuál es la tendencia, las cifras son crecientes desde 2010 y espero se mantengan en 2011”, asegura el funcionario.

Esa situación mejoró la lista de patentes mexicanas con respecto al monto total de solicitudes, y actualmente una de cada veinte son de nacionales. Roque Díaz advierte que no sólo se trata de registrar patentes, sino de vincularlas con la iniciativa privada para que tengan aplicación comercial y el IMPI establezca estrategias para lograrlo.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: