Boom del poder local en iberoamérica.

Publicado Por

Ciudad El mundo vive un proceso de fortalecimiento del poder local que ha servido para impulsar el bienestar de sus comunidades; sin embargo, es un fenómeno que no está presente en todos los países, asegura Federico Castillo Blanco, secretario General de la Unión Iberoamericana de Municipalistas (UIM).

La nueva ola del protagonismo local se manifiesta en América Latina —México incluido— y en España, a través de ayuntamientos exitosos, cuyo común denominador radica en que sus gobiernos están abiertos a aprender, se relacionan internacionalmente —parten de la máxima “no me importa de dónde venga si me sirve”—, suelen crear agencias de desarrollo y tienen un proceso de liderazgo sostenido.

En Montevideo, capital de Uruguay, o en Rosario, Argentina, y en otras ciudades de la región, podemos ver cómo las administraciones de las alcaldías han sido decisivas en el desarrollo de su territorio, comenta el experto.

Estructura de los principales“En esas ciudades siempre encontramos estas características: son administraciones innovadoras, cambian procesos y escapan a la cultura clientelar. Sus funcionarios son preparados y no necesariamente forman parte del partido político que encabeza la nación. No obstante, este modelo aún no existe en muchos sitios de Latinoamérica.”

CAMISAS DE FUERZA.

Federico Castillo —de nacionalidad española y quien recientemente fue invitado a un foro municipalista en México— hace ver que los ayuntamientos no son uniformes, sino por el contrario, muy diversos.

En este sentido, el papel del gobierno subnacional debe ser igualmente diverso y atender la realidad en la que se encuentra.

No es lo mismo una demarcación rural, donde residen 15 mil habitantes mayoritariamente pobres, a Aguascalientes capital, una ciudad media, cita como ejemplo el especialista.

Alcaldes de EU “No proponemos respuestas como dogmas de fe. Lo que nos interesa es mejorar la calidad de la vida de los ciudadanos, reducir la exclusión social y la pobreza. El gobierno más adecuado para hacer eso es el municipal, pero debemos buscar fórmulas distintas cuando las realidades territoriales y poblacionales son diferentes.”

Refiere que en esta tarea “existen contextos constitucionales que no ayudan”. Pone como ejemplo el caso de México, donde la no reelección de los alcaldes y el mandato limitado a tres años no permiten planificar.

“En ese lapso tan corto, únicamente se pueden hacer pequeños proyectos, y eso está bien, pero no se pude prever a largo plazo”, asegura el directivo de la UIM —una organización internacional que brinda asesoría académica y técnica a funcionarios de gobiernos subnacionales.

FALTAN LÍDERES.

Villarán continuará en LimaA decir de Castillo Blanco, el gran reto de los municipios iberoamericanos es el liderazgo, sobre todo ante una circunstancia económica como la actual, en la que el papel de las alcaldías es vital para promover el desarrollo. “Quien quiera gobernar necesita la política; se requieren líderes con visión”, dice el experto.

Otro punto importante es la redefinición de los poderes locales. En su opinión éstos deben ser “gobiernos del territorio” y no tanto prestadores de servicios públicos, como ocurre actualmente en muchos lugares. Considera que, si bien esa es una de sus funciones, no es su razón de ser principal, ya que para eso no se necesita de un gobierno, sino de un gerente.

Una parte importante de las alcaldías de la región iberoamericana presta servicios públicos, cuando algunos de éstos —como la salud y la educación—, sin perjuicio de la participación de la administración municipal, deben ser garantizados por el gobierno nacional para no provocar desigualdades entre los ayuntamientos, como se ha vivido en Perú o en Chile.

La experiencia internacional demuestra que la descentralización de determinados servicios básicos puede ser negativa, porque las demarcaciones más ricas tienen mejores escuelas y una educación de mayor calidad, mientras que en las más pobres ocurre lo contrario, comenta Castillo Blanco.

El especialista subraya que los gobiernos subnacionales deben tener otro papel, el cual describe como “un rol promotor de la ciudad, de la alcaldía, y para ello hacen falta políticos que tengan visióndel territorio”.

NUEVO MODELO FINANCIERO.

Pese a los avances que reconoce en Latinoamérica —la cual considera que crece en forma sostenida y que así seguirá—, el especialista advierte que al mismo tiempo es la región más desigual del mundo, como lo ha declarado la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En este sentido, Federico Castillo subraya la necesidad de adoptar políticas de redistribución de la riqueza, entre las que destaca el fortalecimiento del poder local. “Tenemos instituciones municipales muy débiles. Su nivel de ingresos propios es muy reducido y es el momento de hacer una reforma financiera, que permita mantener de forma estable las políticas regionales de todos los países de la zona.”

Con una experiencia de 21 años en estos temas, Castillo Blanco propone redefinir las finanzas locales. Refiere que en la mayoría de los países el esquema financiero es muy parecido: los impuestos indirectos sobre los productos, como el impuesto al valor agregado (IVA), suelen aplicarse a nivel nacional.

Federico CastilloLos niveles intermedios de gobierno cobran gravámenes por sucesiones, donaciones, etcétera, que tienen mucho menor poder recaudatorio. Luego están los impuestos locales y ahí siempre se encuentran el predial y distintos tipos de tributos, pero siempre con una baja captación.

“Tendríamos que plantearnos reformar ese sistema, para que las alcaldías participen de forma más decisiva en la recaudación de impuestos. En momentos de crisis financiera, son siempre las instancias subnacionales las más afectadas por su dependencia de las transferencias de los gobiernos federales”, concluye el experto.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: