El desarme, una tarea local.

Publicado Por

En un mundo convulsionado por las crisis sociales, el crimen organizado, el terrorismo y el armamentismo, los mandatarios del nivel subnacional pueden poner su grano de arena para incidir en la agenda de los grandes foros internacionales y promover una cultura de la legalidad.

Jorge Núñez_Diciembre2013Jorge Núñez Alba, representante en México de la organización internacional Alcaldes por la Paz, refiere que por su importancia estratégica, las ciudades son los principales blancos de ataque ante conflictos armados, como pueden ser un atentado suicida o una guerra nuclear.

De ahí la importancia de que las autoridades regionales se sumen a una campaña internacional, para promover que las controversias entre partes se resuelvan sin recurrir a la violencia.

Núñez Alva expone que Alcaldes por la Paz —cuyo secretariado se encuentra en Hiroshima, Japón, y que tendrá una reunión en México programada para el primer trimestre de 2014—, difunde la campaña Visión 2020, que está orientada a la destrucción de las armas nucleares.

Sin embargo, del activismo de Alcaldes por la Paz, también se desprende un discurso sobre la convivencia civilizada entre las sociedades, la cultura de la legalidad y el respeto a las diferencias.

JAPÓN, EUROPA Y CANADÁ, MODELOS
Hoy día nuestro país no enfrenta problemas con misiles ni bombas atómicas —a pesar de que es vecino de Estados Unidos, una potencia mundial—, ni tampoco procesos de guerra con ninguna nación, pero sí batalla con otro tipo de fenómenos —como la violencia de las bandas criminales— que amenazan la seguridad nacional.

En este sentido, Jorge Núñez considera que los presidentes municipales de México pueden contribuir a reforzar la presión política en contra del armamentismo nternacional, pero también tienen la oportunidad de aprender y tomar ideas de aquellas ciudades que han logrado conservar su estabilidad social sin derramamiento de sangre.

Comenta que los clásicos ejemplos de ciudades pacíficas son las de Europa y Canadá, aunque también destacan algunas regiones latinoamericanas, como Costa Rica.

En septiembre pasado, arribó al puerto de Manzanillo, en Colima, el Barco de la Paz, una nave que transporta a los hibakusha o sobrevivientes de la guerra nuclear, por todo el planeta, con el propósito de difundir la abolición de las armas de destrucción masiva y la protección al medioambiente.

“Vinieron nueve personas de edades que van de los 70 a los 90 años y dieron su testimonio sobre lo que sufrieron en la 2ª Guerra Mundial. Realmente fue muy conmovedor”, expresa Jorge Núñez, quien agrega que la experiencia japonesa constituye un gran ejemplo, ya que actualmente los nipones no guardan rencor contra Estados Unidos, ni buscan la revancha, lo que habla de una avanzada noción de la paz y la conciliación social.

VARIOS SUSCRITOS
Armas_Diciembre2013Actualmente, un total de 71 presidentes municipales se han afiliado a Alcaldes por la Paz, pero a nivel global existen 5,759 ciudades de 158 países. La agrupación se creó en 1982 y se registró en 1991 como asociación no gubernamental adherida a la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Jorge Núñez comenta que la oficina de representación se encuentra en proceso de entablar contacto con los ediles mexicanos para invitarlos a participar en la iniciativa, pero comenta que un siguiente paso consistiría en apoyarlas a organizar esquemas de difusión sobre el respeto al estado de derecho y la armonía social.

“Queremos hacer una campaña ad hoc para los alcaldías, casi a la medida de cada quien, con la intención de que puedan aterrizar en sus lugares la campaña global por la paz y que aprendan a administrar su espacio ciudadano”, agrega el experto, quien comenta que por sus frecuentes hechos criminales algunas regiones del territorio nacional, como Michoacán y Tamaulipas, se encuentran prácticamente en un ambiente de guerra civil.

No obstante, refiere que los gobiernos locales del país han demostrado que sí pueden generar un entorno social de certidumbre, como es el caso de Tijuana, Baja California, donde hace cuatro años se dio un giro a las políticas de seguridad pública, lo que dio como resultado que disminuyera la comisión de delitos. “Un elemento importante fue que se involucró a los ciudadanos en las políticas públicas, lo que demuestra que si no se trabaja con los habitantes de una comunidad, no se pueden mejorar las condiciones de vida”, dice Jorge Núñez.

BUSCAR HERMANAMIENTOS
Otro ejemplo es Aguascalientes capital, una ciudad que ha sobresalido por sus bajos índices delictivos, gracias a sus acciones de prevención del delito y de convivencia de calidad entre los ciudadanos, lo que ha permitido que los niños y jóvenes puedan crecer en un ambiente sano.

En opinión de Jorge Núñez, los ayuntamientos deben internacionalizarse ya que pueden obtener asistencia de muchos tipos y entablar alianzas estratégicas. Cita como ejemplo el Distrito Federal (DF) que se encuentra hermanado con Nagoya, Japón, o bien Toluca, Estado de México, y Guadalajara, Jalisco, que han estrechado lazos con las también niponas Saitama y Kioto.

“Si tuvieran un dominio de este tipo de relaciones, los presidentes municipales obtendrían perspectivas de desarrollo que ni se imaginan”.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: