México-Chile, una relación comercial sólida

Publicado Por

Chile es el tercer socio comercial de México entre los países de América Latina y el Caribe; de 1998 a 2014 el comercio bilateral creció 7.1% en promedio al año

Después de superar con éxito la dictadura militar encabezada por Augusto Pinochet en 1973, la República de Chile reestableció relaciones internacionales para empezar una nueva historia.

Chile tiene un sistema presidencial con una duración de cuatro años por periodo de gobierno, y actualmente es administrado por Verónica Michelle Bachelet Jeria, quien el 11 de marzo de 2014 asumió por segunda ocasión la presidencia de esa nación.

Hoy día el país cuenta con una población de 17.5 millones de habitantes, que apenas representa 14.8 por ciento del total de mexicanos (118.5 millones de habitantes) según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Las relaciones económico-comerciales entre México y Chile se reactivaron en 1991 con la suscripción de un Acuerdo de Complementación Económica (ACE). Desde ese momento, los mandatarios de ambos países han realizado visitas de Estado en todos los sexenios, hasta la fecha.

IED EN ASCENSO

Pero fue el 1o de agosto de 1999 que entró en vigor el primer Tratado de Libre Comercio (TLC) México-Chile que, tras 16 años de vigencia, ha permitido un crecimiento promedio anual del intercambio comercial de 9 por ciento, de acuerdo con datos de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales de Chile. En mayo de este año, se realizó en la Ciudad de México la décimosegunda y más reciente reunión de la Comisión Administradora del TLC México-Chile. Ahí se discutieron temas en materia de reglas de origen, medidas sanitarias y fitosanitarias, inversión, transporte aéreo y facilitación del comercio, entre otros.

México forma parte de los 10 primeros destinos de las exportaciones de Chile, ocupa la quinta posición de las importaciones y de bienes de consumo de esa nación, además de ser su octavo inversionista, según ha declarado el titular de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales de Chile, Andrés Rebolledo.

Chile es el tercer socio comercial de México entre los países de América Latina y el Caribe. De 1998 a 2014 el comercio bilateral se ha incrementado en más de tres veces, al pasar de 1,177 millones de dólares (mdd) a 3,546 mdd, lo que representó una tasa de crecimiento promedio anual equivalente a 7.1 por ciento, según cifras de la Secretaría de Economía (SE).

La inversión extranjera directa (IED) materializada en Chile proveniente de México ascendió a 1.8 mil mdd en el periodo comprendido entre 1974 y 2014. Al año pasado, el stock de inversiones chilenas acumuladas en México fue de 1,463 mdd, constituyendo 0.47 por ciento del total invertido por compañías nacionales en el mundo, que entre 1990 y 2014 alcanzó la suma de 99 mil 959 mdd, según cifras de Direcon.

Asimismo, el 26 de enero de 2006 entró en vigor el Acuerdo de Asociación Estratégica (AAE) con el que se creó un Consejo de Asociación para incluir las áreas de asuntos políticos, cooperación y libre comercio; dicho Consejo se ha reunido en cinco ocasiones. El AAE contempla la organización de foros de la sociedad civil, con el fin de incentivar el diálogo político, económico, cultural, educativo y social entre ambos países.

En 2014, el intercambio comercial entre Chile y México totalizó 3, 756 mdd, con una disminución de 3 por ciento con respecto al año anterior. Sin embargo, se observaron importantes alzas del país andino en las ventas de salmón (45 por ciento), de productos de la industria metálica básica (87 por ciento), así como forestales y muebles de madera (6 por ciento), que contrarrestaron gran parte de las caídas en las ventas de productos metálicos, maquinaria y equipos, entre otros. Las importaciones chilenas desde México totalizaron el año pasado 2,447 mdd.

El último ACE entre los dos países, fue el número 41, referente al comercio transfronterizo de servicios con el objeto de “garantizar que toda medida que cada parte adopte o mantenga, en relación con los requisitos y procedimientos para el otorgamiento de licencias o certificaciones a los nacionales de la otra parte, no constituya una barrera innecesaria al comercio. Cada parte procurará garantizar que dichas medidas: se sustenten en criterios objetivos y transparentes, tales como la capacidad y la aptitud para prestar un servicio; no sean más gravosas de lo necesario para asegurar la calidad del servicio; y no constituyan una restricción encubierta a la prestación transfronteriza de un servicio”, según dicta el propio acuerdo.

Deja un comentario

No Announcement posts